*

X

¿Religión 2.0? Conoce cómo los internautas se conectan con la divinidad en Internet

Por: pijamasurf - 03/21/2014

El Internet es un lugar para la fe. Te lo mostramos con un recuento de algunos sitios para la adoración y el culto virtual.

churchoffools

El Papa ofrece indulgencias por Twitter. El Dalai Lama lleva su mensaje de compasión hasta Silicon Valley. El Internet es ya en sí mismo un sitio de culto donde la fe y las creencias (pero también la ignorancia) pueden ahondarse hasta extremos insospechados. Sin embargo, con el auge de las redes sociales, el culto religioso y los estilos de vida que promueven no dejaron de ser aprovechados por los internautas para construir redes de comunicación con otros fieles.

Uno de los primeros ejemplos del culto online fue Church of Fools en el 2004. Con una interfaz similar a SecondLife, los feligreses podían crear un avatar personalizado y asistir a misas diarias. Los feligreses siguen el sermón y las oraciones respondiendo vía texto, aunque ritos como la comunión –que implica la transustanciación del cuerpo de Cristo en la ostia consagrada– requieren un poco más de imaginación para realizarse correctamente.

Si no tienes mucha imaginación para el asunto de la Comunión, existen bendiciones pregrabadas para que disfrutes del cuerpo y la carne de Cristo desde la comodidad de tu hogar. 

Por desgracia, el costo de mantener vivo un servicio semejante superó la capacidad de la revista cristiana Ship of Fools, de donde nació el proyecto, aunque la iglesia se mudó a Facebook en 2012 como St. Pixels, donde puedes acceder a una sala de chat con el sermón del día y reunirte con otros adeptos.

Como dice Rachel Holbrook, una de las directoras, la religión se trata de un grupo de personas que se reúnen para alabar el objeto de su culto, aunque esta reunión (que remite al religare, al volver a unir) no sea necesariamente en el terreno físico.

livechurch

Pero este ejemplo se queda muy corto comparado con la producción de  Lifechurch.tv. En la vena más corporativa y espectacular del cristianismo, Lifechurch posee 18 iglesias físicas en Estados Unidos, cuyos servicios religiosos son transmitidos 50 veces a la semana por la web.

krishna

Lifechurch también cuenta con una sala de chat y efectos multimedia (?) que te harán sentir como si estuvieras en la iglesia. Si te sientes generoso, puedes picar cuantas veces quieras un botón llamado GIVE (dar), para entregar limosnas a través de tu tarjeta de crédito.

¿Pero qué hay de las demás religiones?

Si lo tuyo es el hinduismo, puedes descargar la app Virtual Hindu Temple; si eres judío y no puedes ir a Jerusalem, este sitio te permite hacer un tour virtual por el Getsemaní, el muro de los lamentos y otros lugares de interés religioso desde tu computadora. Aunque los musulmanes tienen menos opciones que los cristianos o los anglicanos, existen algunos sitios como éste que permiten escuchar sermones pregrabados y recitaciones del Corán.

Una parte importante de toda fe religiosa es que el creyente se conecte con aquello que da sentido a su visión de mundo, por lo que no debe parecernos descabellado que al menos las principales religiones del mundo tengan sedes diplomáticas virtuales en el ciberespacio. Después de todo uno lleva su fe a donde vaya –al igual que su smartphone.

Hijos en subterráneo del divorcio

Por: Maite Azuela - 03/21/2014

En México, la salud psicológica de los niños está permanentemente expuesta durante y después de un divorcio, porque la ley no tiene suficientes elementos para protegerlos y las instituciones responsables de su seguridad no están capacitadas para resguardarlos de las condiciones adversas ocasionadas por sus padres. Carecen del acompañamiento del Estado.

skilsmisse_kortUn manto acuífero es agua subterránea que se aloja bajo la superficie de la tierra. El volumen del agua que se alberga debajo es mucho más importante que la masa de agua retenida en lagos o circulante, aunque menor al de los glaciares. Normalmente se piensa que el agua subterránea circula por cavidades y galerías, pero no es sólo así, se puede encontrar en sedimentos, poros y grietas de la tierra que contienen el agua como si fueran esponjas.

Las emociones de los niños cuando sus padres se separan pueden ser percibidas como aguas subterráneas que sólo se hacen evidentes cuando hay lágrimas o conflictos exteriorizados. Pero, igual que los mantos acuíferos, éstas suelen ser profundas y no siempre están a la vista.

Con su película Manto Acuífero, el guionista y director Michael Rowe proyecta con total naturalidad el desconcierto, la confusión y el dolor de Carolina, una niña de 7 años que tras el divorcio de sus padres es alejada de su papá, sin que su madre le permita tener comunicación alguna con él. 

La mayoría de las separaciones y divorcios se dan en contextos agresivos y de disputa por los bienes materiales. En esa dinámica, los hijos y sus necesidades se pueden invisibilizar o, lo que es peor, se pueden convertir en la moneda de negociación con la que los padres buscan conseguir sus objetivos.

Carolina es una niña suave, que no hace demasiadas preguntas, se refugia en el jardín explorando entre las plantas y levantando bichos de colección. Extraña a su papá todo el tiempo, lo recuerda con rituales cotidianos, lo imagina, lo dibuja, lo busca tras la ventana. Su madre apenas nota su nostalgia, está ocupada viendo cómo fastidia al exesposo e intentando reconstruir su vida con una nueva pareja. 

En México, la salud psicológica de los niños está permanentemente expuesta durante y después de un divorcio, porque la ley no tiene suficientes elementos para protegerlos y las instituciones responsables de su seguridad no están capacitadas para resguardarlos de las condiciones adversas ocasionadas por sus padres. Carecen del acompañamiento del Estado.

De acuerdo con las cifras del INEGI 2011, la tasa de divorcios en México se disparó 75% y el número de matrimonios disminuyó casi 20% entre el 2000 y el 2011. El incremento no es malo o bueno. Quienes entendemos el divorcio como un derecho a la disolución de una relación por acuerdo de ambas partes no calificaríamos la posibilidad como negativa en sí misma, sino incluso como una oportunidad para que los hijos crezcan lejos de discusiones cotidianas entre sus padres. Pero hay pocos datos sobre el impacto que ocasionan las negociaciones de la separación que involucran a menores. Lo realmente importante es tener cifras y elementos sobre los hijos que son botín de los desencuentros. 

En muchos casos los menores tienen que presentarse al menos una vez a la semana al juzgado de lo familiar y presenciar los pleitos entre los padres o testificar a favor de uno y en contra del otro. Colocarlos en estas condiciones vulnera aún más su estabilidad emocional. De modo que no es sólo un asunto privado en el que los padres debamos estar alertas constantemente de las reacciones evidentes o no de los pequeños, sino que deben existir políticas públicas ex profeso, con la intención de limitar lo más posible el abuso emocional de los menores.

Recorrer los días en que Carolina experimenta su duelo y presenciar su adaptación a una rutina desconocida nos muestra, como lo dice el propio Michael Rowe, cómo los niños no están exentos de los conflictos internos. Su trabajo cuidadosísimo manifiesta el mundo interior de una niña que sufre, como cualquier adulto. Nuestros mantos acuíferos pueden estar ocultos, pero no por eso el agua deja de correr en las profundidades subterráneas.

 

Twitter de la autora: @maiteazuela

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.