*

X

¿Es el Hot Dog Pizza una señal de que se avecina el fin de la civilización occidental?

Por: pijamasurf - 06/11/2015

¿Comida de Frankenstein o una formidable invención que combina lo mejor de dos mundos?

imrs

El Hot Dog Pizza ha llegado como un Mesías de la comida de confort, y no sin controversia. Algunos ven en este invento de Pizza Hut una forma creativa de ofrecer pizza, uno de los alimentos más populares del mundo y quizás también, en las versiones que ofrecen las grandes corporaciones de fast food, uno de los menos sanos del mundo. A esto se le suma el clásico hot dog, en este caso una pizza con un halo de 28 mini hot dogs, una corona angelical de harina, queso y salchicha --para algunos, el cielo está en una pizza. Otros seguramente le verán más cara de monstruo a esta pizza.

Los puristas reclaman que este concepto tal vez ni siquiera debería ser considerado una pizza, pero un prestigioso pizzero, según The Atlantic, ha confirmado que se trata de una pizza (no viola la esencia, el arquetipo, la forma platónica de la eterna pizza). En el Washington Post se preguntan si es una señal del final de la civilización occidental (¿pagados por Pizza Hut?). ¿Somos una armada de zombies con serios problemas de sobrepeso marchando hacia nuestra propia destrucción? O, ¿quizás deberíamos de aprender a relajarnos y disfrutar de la vida (y de la fritura) sin tanta moralina, de lo mejor de Alemania e Italia en la masa de Estados Unidos: el Hot Dog Pizza, la gran creatividad de la mente humana?

El Hot Dog Pizza recuerda los spoofs de Saturday Night Live de Taco Bell: tacos que eran también hamburguesa, pizza y hot dog, todo en uno, en una ciencia alimenticia a la Frankenstein.

Lo peor de todo es que de manera oscura, para algunas personas ya salivando, víctimas de la programación mental y la concupiscencia, este post sobre el Hot Dog Pizza servirá como un anuncio. Quizás para dejar algo positivo, valdría recordar que un mundo donde existen cosas como el Hot Dog Pizza no debe tomarse muy en serio (es como si hubiera caballos con cabeza de cerdos y alas), de hecho, quizás pueda servir como la señal perfecta para recordarnos que es un sueño, como suelen repetirse algunos monjes budistas constantemente, para despertar de la ilusión.

Síndrome del "ojo fantasma": pacientes sin un ojo que siguen viendo cosas con él

Por: pijamasurf - 06/11/2015

Este síndrome es sin duda el más interesante y perturbador de los fenómenos de miembro fantasma

369378_detail

Cada uno de nuestros cinco sentidos tiene su fantasma. Hay los que uno escucha, los que siente con el cuerpo, los que prueba en la lengua, los que se pueden oler o, desde luego, los que puede ver. Ahora: todos estos fantasmas, específicos de los sentidos, son reportados con mucha más frecuencia por personas que han perdido una parte del cuerpo, lo que los médicos llaman “miembro o dolor fantasma”.

El más común de estos es el fantasma por amputación, cuando el amputado sigue sintiendo la parte que falta y, por ejemplo, si le amputaron una mano, intenta recoger algo con esa mano antes de recordar que ya no la tiene. Pero parece haber uno aún más perverso y perturbador: el síndrome del "ojo fantasma”.

El síndrome del ojo fantasma ha sido estudiado en el pasado pero ahora la psicóloga Laura Hope-Stone, de la Universidad de Liverpool, retomó el caso y condujo el estudio más exhaustivo de este síntoma hasta ahora.

Los investigadores encuestaron a 239 pacientes que habían perdido un ojo. Los pacientes compartieron detalles acerca de su vida monocular, y aquí es donde entran los fantasmas:

 

  • -       Mujer de 82 años: “Una figura caminando a mi lado”.
  • -       Hombre de 78 años: “Imágenes de personas en movimiento. Desaparecen cuando volteo a la derecha”.
  • -       Hombre de 77 años: “Gente pasando y cosas y artículos que no están allí”.
  • -       Mujer de 77 años: “En la oscuridad puedo ver gente”.
  • -       Hombre de 52 años: “Como si nadara bajo el agua entre algas”.
  • -       Mujer de 70 años: “Una vez desperté para encontrar a una persona no identificada al lado de mi cama”.

 

La encuesta no es la mejor manera de saber cómo funciona el síndrome del ojo fantasma, pero sí nos da un atisbo de lo que sucede cuando un ojo deja de existir pero sigue mandando señales al cerebro porque en su lugar está el fantasma de la costumbre.

De todos los miembros fantasma el más siniestro es, sin duda, este. Extraños atravesando nuestro campo de visión. Imaginemos eso.