*

X

Este nuevo modelo amenaza el sistema bancario tradicional

Por: pijamasurf - 05/21/2015

Un banco y una plataforma de créditos P2P consuman una alianza que podría convertirse en una verdadera pesadilla para el sistema bancario tradicional

20100626_g20-vandalism-A

Dale un arma a un hombre y podrá robar un banco. 

Dale un banco a un hombre y podrá robar el mundo. 

Banksy

A estas alturas no se necesita un gran despliegue de sensatez o sapiencia para darnos cuenta de que el actual sistema financiero está no sólo plagado de vicios, sino esencialmente mal diseñado –esto si consideramos la igualdad y la justicia como criterios primordiales. Pero hace mucho que la denuncia dejó de ser suficiente, y lo que hoy se requiere son alternativas viables que puedan reemplazar o al menos debilitar gradualmente a este sistema. 

Recién se ha consumado una alianza entre dos entidades financieras del Reino Unido que proponen explorar un nuevo modelo de préstamos bancarios. Recordemos que los bancos, y sus créditos, son actores protagónicos del aberrante escenario económico que nos rige. A grandes rasgos se trata de un acuerdo establecido entre un nuevo banco, el Metro Bank, y Zopa, una plataforma digital que habilita créditos mediante un esquema de peer to peer (es decir, un usuario conectado a esta red presta dinero a otro usuario) y que, al parecer, es utilizada para mover millones de libras esterlinas cada mes.

Actualmente un banco recibe el dinero que sus clientes ahorran y lo presta a otros clientes que solicitan un crédito. Los intereses que cobra en esta movida son suficientes para compensar a los ahorradores y luego obtener jugosas ganancias por intermediar. El éxito de Zopa se debe a que suprime la figura bancaria como un intermediario de préstamos y básicamente se limita a cobrar una comisión por enlazar a dos personas: un potencial prestador y un prestatario. Obviamente la comisión de Zopa es mucho menor a los intereses que nos cobran los bancos, y ahí radica su principal ventaja competitiva. Además, las transacciones relativamente se humanizan y la dinámica apela más a una noción comunitaria que a una relación sodomita entre una sombría institución y una persona.

Por su lado Metro Bank, fundado en 2010, se ha caracterizado por promover una nueva filosofía en la relación cliente-banco, y se ha distinguido por desafiar a los grandes bancos (a quienes incluso ha considerado como un gran cártel, en alusión a su mafioso proceder). 

Pero la noticia importante es que tras esta alianza Metro Bank se incorporará como cliente de Zopa junto con su cartera de clientes, lo cual provocará un aumento sustancial en el volumen de transacciones que procesa Zopa. Esto podría traducirse en un crecimiento masivo de adeptos al nuevo esquema lo cual, sin duda, debilitaría a los grandes bancos de este país y los obligaría a repensar sus procedimientos actuales. Finalmente, el éxito de esta alianza sugeriría una alternativa palpable al actual modelo bancario y podría ser replicada en otros países.

En el comunicado emitido por ambas compañías se advierte:

Zopa y Metro Bank consideran que esta alianza es un gran ejemplo de cómo dos desafiantes y disruptivos actores financieros pueden colaborar para ofrecer un valor adicional y revolucionar el sector bancario del Reino Unido. 

 

bankers

La inolvidable (y última) entrevista de Carl Sagan en el programa de Charlie Rose (VIDEO)

Por: pijamasurf - 05/21/2015

Sagan se mantiene con una refrescante actitud de apertura y asombro, prueba de que el espíritu científico, desde el punto de vista de la conciencia, no es una barrera para la sensibilidad

 SaganCrop1

Mayo 27 de 1996: Carl Sagan, uno de los mayores astrónomos y divulgadores científicos del mundo, ofrece su última entrevista en el programa televisivo de Charlie Rose, durante una recesión de la mielodisplasia que terminará con su vida en diciembre del mismo año. Es por eso que en la entrevista vemos a un Sagan desmejorado en cuanto a apariencia física, pero como rejuvenecido por la conciencia del proceso que atraviesa su cuerpo y que no inhibe (sino al contrario) su capacidad retórica y su humor.

Hacia el final de su vida, Sagan trató más que nunca de referirse a temas de interés popular pero vistos desde un punto de vista científico, como si la ciencia fuera más una herramienta para observar los fenómenos que para entenderlos a cabalidad o para dar una conclusión al respecto. De esta forma puede tocar asuntos como la relación entre la ciencia y la política y el papel de los científicos en la construcción de leyes más justas para la gente, pero del mismo modo puede hablar sobre la religión y los peligros de literalizar las enseñanzas espirituales, además de los hoax, las teorías de conspiración y la vida extraterrestre.

El papel del escepticismo activo es especialmente importante para Sagan, como queda demostrado en la presente entrevista: no importa tanto el tema en cuestión sino la adopción de una distancia escéptica, más como un gesto del pensamiento frente al horizonte del prejuicio que como una salida infalible para dar cuenta de problemas cuando no está presente toda la información necesaria para pronunciarse sobre ellos con toda certeza, como en el caso de los fantasmas (14:10) o el monstruo del lago Ness (16:19). 

Sagan diferencia poderosamente el conocimiento científico así como todas las fases de producción de la adopción de creencias (fortalecidas por el hábito personal y el contexto social), desechables muchas veces en presencia de evidencia. Incluso a punto de enfrentarse a la muerte --al menos a través de las incisivas preguntas de Rose, Sagan se mantiene con una refrescante actitud de apertura y asombro, prueba de que el espíritu científico, desde el punto de vista de la conciencia, no es una barrera para la sensibilidad sino, al contrario, permite redirigir el asombro hacia la vía de la investigación y el conocimiento, que debe ser por naturaleza compartido.

Una lectura final de las respuestas de Sagan acerca de los más diversos temas (desde qué es un universo hasta la importancia de la educación científica en los planes de estudio de los países democráticos) permite leerlas como una invaluable advertencia para el futuro (nuestro presente): dejar en manos de minorías ignorantes las decisiones políticas que afectan a las mayorías es nocivo no solamente para el desarrollo de la ciencia sino para las relaciones sociales basadas en las interpretaciones populares y desinformadas (como cuando se deja la ciencia en manos de fundamentalistas religiosos), que pueden tener consecuencias funestas.

La elección al final resulta de lógica elemental: mantener a las masas ignorantes de manera que sean fácilmente manipulables por interdicción de los "comités de expertos" o poner herramientas educativas en sus manos, tanto de datos duros como en el arte de aprender a pensar. Para ambos objetivos, Carl Sagan resulta siempre un invaluable y refrescante punto de partida.