*

X

Este nuevo modelo amenaza el sistema bancario tradicional

Por: pijamasurf - 05/21/2015

Un banco y una plataforma de créditos P2P consuman una alianza que podría convertirse en una verdadera pesadilla para el sistema bancario tradicional

20100626_g20-vandalism-A

Dale un arma a un hombre y podrá robar un banco. 

Dale un banco a un hombre y podrá robar el mundo. 

Banksy

A estas alturas no se necesita un gran despliegue de sensatez o sapiencia para darnos cuenta de que el actual sistema financiero está no sólo plagado de vicios, sino esencialmente mal diseñado –esto si consideramos la igualdad y la justicia como criterios primordiales. Pero hace mucho que la denuncia dejó de ser suficiente, y lo que hoy se requiere son alternativas viables que puedan reemplazar o al menos debilitar gradualmente a este sistema. 

Recién se ha consumado una alianza entre dos entidades financieras del Reino Unido que proponen explorar un nuevo modelo de préstamos bancarios. Recordemos que los bancos, y sus créditos, son actores protagónicos del aberrante escenario económico que nos rige. A grandes rasgos se trata de un acuerdo establecido entre un nuevo banco, el Metro Bank, y Zopa, una plataforma digital que habilita créditos mediante un esquema de peer to peer (es decir, un usuario conectado a esta red presta dinero a otro usuario) y que, al parecer, es utilizada para mover millones de libras esterlinas cada mes.

Actualmente un banco recibe el dinero que sus clientes ahorran y lo presta a otros clientes que solicitan un crédito. Los intereses que cobra en esta movida son suficientes para compensar a los ahorradores y luego obtener jugosas ganancias por intermediar. El éxito de Zopa se debe a que suprime la figura bancaria como un intermediario de préstamos y básicamente se limita a cobrar una comisión por enlazar a dos personas: un potencial prestador y un prestatario. Obviamente la comisión de Zopa es mucho menor a los intereses que nos cobran los bancos, y ahí radica su principal ventaja competitiva. Además, las transacciones relativamente se humanizan y la dinámica apela más a una noción comunitaria que a una relación sodomita entre una sombría institución y una persona.

Por su lado Metro Bank, fundado en 2010, se ha caracterizado por promover una nueva filosofía en la relación cliente-banco, y se ha distinguido por desafiar a los grandes bancos (a quienes incluso ha considerado como un gran cártel, en alusión a su mafioso proceder). 

Pero la noticia importante es que tras esta alianza Metro Bank se incorporará como cliente de Zopa junto con su cartera de clientes, lo cual provocará un aumento sustancial en el volumen de transacciones que procesa Zopa. Esto podría traducirse en un crecimiento masivo de adeptos al nuevo esquema lo cual, sin duda, debilitaría a los grandes bancos de este país y los obligaría a repensar sus procedimientos actuales. Finalmente, el éxito de esta alianza sugeriría una alternativa palpable al actual modelo bancario y podría ser replicada en otros países.

En el comunicado emitido por ambas compañías se advierte:

Zopa y Metro Bank consideran que esta alianza es un gran ejemplo de cómo dos desafiantes y disruptivos actores financieros pueden colaborar para ofrecer un valor adicional y revolucionar el sector bancario del Reino Unido. 

 

bankers

¿Es posible hacer triunfar cualquier empresa siguiendo el ejemplo del Cartel de Sinaloa?

Por: pijamasurf - 05/21/2015

La retórica del éxito económico dentro del capitalismo también puede aplicarse a negocios como el Cartel de Sinaloa, el cual, a pesar de su ilegalidad, comparte características con otras empresas que generan ganancias millonarias

DOMINICAN REP-FRANCE-DRUGS-SEIZURE

Para algunos, el Cartel de Sinaloa es una de las “empresas” más exitosas de los últimos tiempos. Desde un punto de vista puramente económico, dejando de lado la legalidad o la moralidad, su éxito es patente: hace poco más de 20 años era un negocio casi familiar, con un alcance mínimo o de acuerdo con sus recursos iniciales, pero ahora sus operaciones abarcan cuatro continentes por ganancias que rondan los 20 millones de dólares de ganancia por equivalente en tiempo completo (en ese mismo parámetro, las ganancias de Google son de 270 mil dólares por empleado y las de Apple de 460 mil dólares).

El éxito de dicho negocio se debe a muchos factores, algunos elementales (como la relación oferta-demanda) y otros quizá un tanto más complejos (el papel de la ilegalidad o la corrupción de las instituciones públicas), sin embargo, en cualquiera de los casos es evidente que sólo en el capitalismo su existencia es posible bajo la forma con que lo conocemos. Dicho de otro modo: si un negocio como el de Coca-Cola y otro que implica tráfico de drogas generan ganancias millonarias y por ello se consideran “exitosos”, esto se debe casi totalmente al modelo económico en el cual se desarrollan, lo cual de algún modo hace pensar que lo mismo podría suceder con otras empresas.

Al menos esa es la premisa de la cual parte Devin Liddell, colaborador del sitio Co.DESIGN que hace unos días publicó un post sobre “lecciones de negocios” que pueden aprenderse del Cartel de Sinaloa:

1. Credo/ Según Liddell, un “credo” es importantísimo en toda empresa, una suerte de doctrina que haga saber a los miembros de dicha organización “quiénes son, qué hacen y qué no hacen”. El Cartel de Sinaloa tiene su propio código no escrito en el que, por ejemplo, se incluye la prohibición de agredir a personas comunes y corrientes.

2. Improvisación/ La improvisación no es un proceso, sino una forma de operar. No es algo que requiere análisis, estudios, reuniones de consejo y demás, sino un principio rector de la operación cotidiana. En el caso de los carteles, la improvisación es imperativa por causa de la ilegalidad del negocio: considérese, a manera de ejemplo, las muchas formas que estas organizaciones han encontrado para transportar su mercancía, de las tristemente célebres “mulas” a los túneles que el Cartel de Sinaloa cavó por primera vez bajo la frontera entre México y Estados Unidos.

[caption id="attachment_95622" align="alignright" width="283"]sin Imagen: Steve McNiven / R. Kikuo Johnson[/caption]

3. Menos es más/ Aunque el Cartel de Sinaloa trafica drogas y otras mercancías en América, Europa, Asia y Oceanía, su plantilla de empleados es más bien pequeña: aproximadamente 150 personas. De nuevo la ilegalidad del negocio obliga a que la operación sea discreta, pero según Liddell, los grupos pequeños se caracterizan por su eficacia y su énfasis en el “hacer”.

El ejercicio de Liddell es polémico, sin duda, y puede leerse desde distintas perspectivas. Por un lado puede parecer ingenuo despojar a organizaciones como los carteles de los métodos para hacer prevalecer su negocio, que implica muerte, secuestros, amenazas, extorsión y más, lo cual Liddell, candorosamente, prefiere no tomar en cuenta.

Sin embargo, también podemos tomar dicha falta de suspicacia y entenderla con malicia; podemos pensar que, después de todo, negocios como Coca-Cola y el Cartel de Sinaloa no son muy distintos entre sí, pues su éxito en el contexto del capitalismo resulta de prácticamente los mismos mecanismos económicos.