*

X

Campaña en Noruega buscará regular consumo de LSD y psicodélicos como un derecho humano

Por: pijamasurf - 05/18/2015

En Noruega, el MDMA es llamado "Emma". EmmaSofia es el nombre de una pequeña organización que busca cambiar las rígidas leyes del país para que se permita experimentar médicamente con sustancias controladas, como estrategia contra el tráfico de drogas

 lsd

Pål-Ørjan Johansen es un psicólogo noruego que ha emprendido una empresa quijotesca: cambiar las leyes de su país para regular el consumo, producción e investigación de sustancias alucinógenas, entre ellas el LSD y el MDMA. No se trata de que la psicodelia haya llegado medio siglo tarde a Noruega, sino que el país escandinavo tiene una de las políticas antidrogas más férreas del mundo.

El interés de Johansen en los psicodélicos se remonta a décadas atrás: hoy tiene 42 años, pero en entrevista con el New York Times recuerda cómo el LSD y el MDMA le ayudaron a dejar atrás un problema de alcoholismo y tabaquismo, además de un desorden de estrés postraumático y depresión, gracias a la psilocibina. Incluso ha creado una campaña en Indiegogo para hacerlo una realidad: "Ya no estamos en los 60, hemos avanzado. Esta es una cuestión de derechos humanos básicos".

Existen investigaciones en curso acerca de los beneficios de estas sustancias para tratar desordenes de tipo psicológico y alcoholismo, así como para el alivio de estrés postraumático derivado de experiencias extremas, como guerras o violaciones. Sin embargo, Noruega ha tratado de sellarse históricamente contra el tráfico de drogas, y su industria farmacéutica tiene controlado incluso el acceso a la aspirina.

Sin importar esto, el proyecto de Johansen pretende alentar la discusión en torno a los psicodélicos con una vertiente radical: asociarse con compañías farmacéuticas para producir sustancias de excelente calidad, para utilizarse bajo estricta supervisión médica.

emmasofia-e1430860374520

Ina Roll Spinnangr, del partido liberal, cree que los esfuerzos de EmmaSofia sólo llegarán a buen término si se asume una estrategia paternalista que involucre activamente al gobierno: "Debes utilizar el argumento de la niñera: el gobierno necesita tomar el control y regular el mercado en lugar de dejárselo a los criminales". Aunque es sólo un primer paso, Spinnangr cree que, de todas formas, "el argumento donde tú decides por ti mismo lo que pones en tu propio cuerpo nunca funcionará en Noruega."

Según los consultores políticos y legales de Johansen no deberíamos hablar en este caso de "legalizar", ni siquiera de "liberalizar" las sustancias como el LSD, sino de regularlas.

Ketil Lund tiene 75 años y es un juez retirado de la suprema corte de justicia noruega. Según él, "la actual política de narcóticos en Occidente tiene muchos efectos nocivos. Estos deben balancearse frente a los propios efectos nocivos de las drogas". El juez no tiene ningún interés en las drogas en sí mismas, pero está consciente de que "la gente ha utilizado psicodélicos por siglos", y se remite a la carta vikinga: según Johansen y los miembros de su proyecto, incluso los vikingos consumían hongos alucinógenos durante ciertos rituales, así que la campaña noruega en pro de los psicodélicos adquiere un carácter de "retorno a las raíces".

Kim Kardashian: cuando las selfies devuelven la mirada (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/18/2015

El poder de Kardashian sobre su propia imagen es incluso un golpe revolucionario "a la historia de la propiedad masculina de las imágenes de la mujer"

kim-kardashian-selfie

Existe un complemento para Chrome y Firefox que te permite eliminar de tu navegador todo lo relacionado con Kim Kardashian. Pero aunque hagamos como que no sepamos bien quién es o qué hace exactamente para ser tan famosa, lo cierto es que su millonaria imagen es una presencia incesante no sólo en internet sino en televisión también: su reality show Keeping Up with the Kardashians va por la décima temporada, y ha logrado consolidar una sólida marca de ropa, perfumería e incluso videojuegos móviles (Kim Kardashian: Hollywood ha recaudado 1.6 mil millones de dólares desde su lanzamiento).

article-2720320-205F47A100000578-274_634x882

Un breve retrato de "Kim K": reina/inventora (según algunos) de la selfie, estrella de las redes sociales (+32 millones de followers en Twitter e Instagram) y, según otros, un ruido visual, un subproducto engorroso y culposamente deseable de la era de la información. La publicación del libro Selfish (juego gráfico-sonoro entre "selfish", egoísmo, y selfie, en una de cuyas presentaciones fue increpada por defensores de los animales), donde se exponen más de 300 fotos, sólo incrementará su influencia y sus legiones de imitadoras que copian, consciente o inconscientemente, sus poses, gestos, filtros, en fin, su duckface.

Kim+Kardashian+Kim+Kardashian+Signs+Copies+KIsyNy6bx6nl

Este fenómeno puede dar pie a interpretaciones que no carecen de interés. Según la muy entusiasta reseña de Reuven Blau, el poder de Kardashian sobre su propia imagen es incluso un golpe revolucionario "a la historia de la propiedad masculina de las imágenes de la mujer", desde la tradición de "musas" hasta la objetificación radical. Contrastado con aquello que decía Virginia Woolf sobre la imagen ("la publicidad en una mujer es detestable"), "el genuino logro de Kardashian puede ser que se ha convertido en una productora exitosa y propietaria de su propia imagen, y de su imagen nada más". Pero ha sido esa capacidad de resiliencia (de identificación con el capitalismo o de cooperación sin fronteras) la que le ha permitido capitalizar su imagen incluso en el contexto de las filtraciones de desnudos y sex tapes, otra socorrida fuente de celebridad.

e46c901558d5e0ff30447c27a350503d

La publicación de este libro aparentemente tan ocioso nos permite pensar también en la relación entre las tecnologías y la representación de la imagen de una forma inesperada, pues las primeras imágenes que se incluyen datan de 1984 y fueron tomadas con una cámara desechable. Una subtrama que puede seguirse fácilmente en el libro es la de las cámaras fotografiándose a sí mismas, como si además de ser un recorrido por las diferentes versiones que Kim K presenta de sí misma, sus dispositivos electrónicos contaran la historia secreta del pixel, la edición rápida e incluso aspectos como el tono, iluminación y composición, que resultan después en modelos a seguir para su larga cohorte de admiradores. Su tipo de cuerpo (nuevo prototipo de Venus) y la manera de presentarlo conforman ya un nuevo tipo de mujer (que no un tipo de sujeto) al que se dirigen los esfuerzos de los publicistas y mercadólogos: identificarse con la celebridad es, en nuestros días, asumir un lugar en la cadena alimenticia del consumo.

Drew Millard de Vice escribió sobre el lugar privilegiado que tiene Kim K para generar cambios positivos en su zona de influencia (y no estamos solamente hablando de su trasero): si su tracción mediática se debe, entre otras cosas, a su éxito en redes sociales, resulta un buen signo que ella utilice su fama para atraer interés sobre temas de salud mental en la era de las redes sociales.

En una vieja historia contada por Ovidio, el cazador Acteón observa (casi) sin querer a Diana mientras esta toma un baño junto a sus ninfas. En el mismo instante, sabe que ver a los dioses desnudos constituye una tremenda insolencia, por lo que echa a correr. La diosa lo alcanza y, por haberla visto sin su autorización, lo convierte en ciervo. Los perros de Acteón, creyendo que se trata de una presa, corren tras de él y le dan muerte. La moraleja es que, en los viejos tiempos, los mortales tenían prohibida la contemplación del rostro de los dioses; durante siglos los emperadores eran figuras semiocultas y enigmáticas que se presentaban en público sólo bajo estrictas medidas de seguridad (lo que no ha cambiado mucho).

kim_kardashian_640

 

El hecho de que la celebridad de una persona en nuestros días dependa del grado de exposición que está dispuesta a ofrecer al público sobre su vida privada, sólo indica que ya no somos sujetos que pueden hacerse cargo de la mirada que depositan en el otro: el sujeto ha desaparecido de la selfie: sólo queda la fantasmagórica imagen de los smartphones retratándose interminablemente a sí mismos. El abismo de la cámara transformada en ojo.