*

X

Ahora que la marihuana se vuelve legal, los presos por consumo deberían ser perdonados

Por: pijamasurf - 04/03/2015

La reciente despenalización del uso de la marihuana en Connecticut, Estados Unidos, abre la posibilidad de revisión de cientos de casos de personas encarceladas por un acto que ya no es delito

pos

Desde 2012, Connecticut es uno de los pocos estados en Estados Unidos en donde el consumo de marihuana es legal, por el momento sólo con fines médicos (como en California), pero quizá pronto se apruebe también con fines recreativos (como en Colorado y Washington).

Entre las implicaciones de la medida existe una quizá menos evidente pero aun así importante, la cual se relaciona con la retroactividad de la ley. Como sabemos, hay ocasiones en que una legislación puede aplicarse también retroactivamente, sobre todo cuando supone un beneficio para el ciudadano, y entonces aplicarse para casos del pasado que fueron juzgados bajo otras normas. Si así sucede, los tribunales de Estados Unidos podrían enfrentar una oleada de revisiones para personas que fueron encarceladas por un acto que, al menos en Connecticut, ya no es delito.

Ese es el sentido de la apelación pedida por Nicholas Menditto, un hombre de 31 años que en 2009 fue arrestado por posesión de marihuana y que hace unos meses llevó su caso hasta la Suprema Corte por considerar que su condena fue injusta a la luz del matiz entre “legalización” y “despenalización” (para traducir la palabra “decriminalization”). Menditto argumenta que ahora que llevar consigo hasta media onza (14gr) de marihuana no es un delito penal, no hay razón para que él siga en la cárcel. Hace unas semanas, la corte de Connecticut falló en favor de Menditto y ordenó eliminar los cargos que se le imputaron.

Screen shot 2015-04-03 at 4.30.50 PM

 

El caso sin duda es interesante, sobre todo en Estados Unidos, país en el que la criminalización de la marihuana y el negocio de construir y administrar cárceles se ha convertido en una combinación secretamente fructífera para unos cuantos. Más de 50% del total de los prisioneros en el enorme sistema penitenciario estadounidense cumplen condenas por ofensas ligadas a las drogas; 29% de estos está ahí por marihuana. Esto crea una laguna legal profunda, al menos en el aspecto de derechos humanos, a lo que debemos añadir que existe un componente racial: la mayoría de los presos por posesión y venta de drogas son minorías (negros e hispanos, sobre todo). 

27.8

Se espera que Connecticut (el llamado "preppy state") pueda sentar un precedente y se esparza una ola de perdones en la misma proporción en que se propaga la ola de legalización. Sería una señal de justicia (poética) psicoactiva retroactiva.

También en Pijama Surf:

8 países que han experimentado con la decriminalización de las drogas

Álter-instructivo: guía de derechos y responsabilidades legales para consumidores de drogas en México

¿Te atraen los hombres de barba y tatuajes? Hay una razón científica para ello

Por: pijamasurf - 04/03/2015

Un estudio realizado en la Universidad del Oeste de Australia revela por qué los hombres se dejan la barba y se tatúan y por qué te sientes atraída o atraído hacia ellos

tumblr_mx3m22sSmD1shhauno1_500Más allá de las modas, la barba y los tatuajes han sido dos distintivos históricos de la masculinidad, la primera como un signo más o menos ineludible de la transformación del niño en hombre y los segundos como una especie de marca voluntaria sobre el cuerpo (una que, además, duele cuando se realiza). En esto, como en otros aspectos del “ser hombre”, mucho tiene que ver la cultura, pero según parece la ciencia también tiene algunas cuantas palabras al respecto.

Hace poco, Cyril Grueter y otros investigadores de la Universidad del Oeste de Australia realizaron un estudio de corte psicosocial sobre 154 especies de primates, incluida la nuestra. Como es sabido, en general los primates evolucionamos para vivir en comunidades, algunas sencillas y de pocos integrantes (como el caso de los monos araña) y otras más bien numerosas y complejas (como sucede con los gorilas, los chimpancés y el Homo sapiens). En estas últimas, la competencia es mayor en varios aspectos, y sexualmente los machos están obligados a destacarse para las hembras.

De acuerdo con el estudio mencionado, los primates que habitan en sociedades jerárquicas desarrollaron también formas de hacer visible su “identidad, rango, dominancia o atractivo” para las hembras del grupo. Grueter lo explica así:

En grupos numerosos en donde los individuos están rodeados de extraños, necesitamos una herramienta rápida y confiable para evaluar la fuerza y calidad del otro, y es ahí donde entran estos elaborados ornamentos.

La conclusión, entonces, es sencilla: los hombres se dejan la barba y se tatúan para llamar la atención. Sexualmente. Las mujeres se sienten atraídos por estos "ornamentos",  ya que evolutivamente son una forma económica de detectar a un macho con características atractivas para aparearse --o formar una pareja-- cuando se necesita hacer una evaluación veloz o no se cuenta con el tiempo o una cantidad mayor de información. Las barbas y los tatuajes son una forma en la que, entre la multitud, un hombre se distingue para rápidamente llamar la atención a su masculinidad y sugerir que tiene una genética adecuada para tener hijos. Algunos investigadores teorizan que incluso los comportamientos más sofisticados --como la poesía o las matemáticas-- son herramientas cortejo con las que el ser humano busca agenciarse su primordial meta biológica. Incluso el cerebro humano, con toda su complejidad, podría ser equivalente a la cola iridiscente del pavo real.

 

También en Pijama Surf:

Ilusiones ópticas en la piel: impresionantes tatuajes 3D que creerías imposibles

¿Cómo se verán tus tatuajes cuando seas viejo? Estas fotos pueden resolver tus dudas