*

X

Mexicoleaks, MVS y Carmen Aristegui: crónica de un ataque contra la libertad de expresión

Por: pijamasurf - 03/16/2015

MVS y Carmen Aristegui protagonizaron un nuevo episodio en la historia de los ataques a la libertad de expresión en México a causa de la alianza entre el equipo de la periodista y la plataforma Mexicoleaks
cons

Imagen: Enrique Ordóñez/ Cuartoscuro

El pasado 10 de marzo la plataforma Mexicoleaks inició operaciones formalmente con un anuncio público en donde además de explicar sus fines ―un sitio para filtrar información que ayude a revelar actos de corrupción, delitos y violaciones a derechos humanos, se dio a conocer los medios que de manera independiente aceptaron formar alianza con el proyecto, entre otros el sitio Animal Político, el semanario Proceso, la revista Emeequis y la Unidad MVS/Aristegui.

Sin embargo, como bien dice una nota del Washington Post, esta versión mexicana de Wikileaks ha causado controversia aun antes de su primera filtración. ¿Por qué? Porque uno de dichos medios involucrados, la cadena MVS, presidida por Joaquín Vargas, decidió deslindarse de la iniciativa arguyendo que la decisión había sido toma sin conocimiento de la administración de la empresa y, más allá de esto, quienes usaron la marca para tal fin habían incurrido en “un muy lamentable abuso de confianza”. Ese primer comunicado sorprendió a Carmen Aristegui, la periodista con el noticiero más escuchado de MVS y sin duda una de las principales entusiastas de la plataforma Mexicoleaks.

 

El enfrentamiento fue inevitable: por un lado la empresa que, desde su posición oficial, no aceptó bajo ninguna condición ligar el nombre y la marca MVS con la plataforma independiente Mexicoleaks; por otro, Carmen Aristegui y su equipo (en especial la Unidad Especial de Investigaciones, encabezada por Irving Huerta y Daniel Lizárraga), para quienes dicho proyecto representa un canal importante de participación ciudadana y periodística en el combate a la corrupción, un ejercicio de libertad de expresión que merecía recibir atención y apoyo.

Las posturas fueron irreconciliables y derivaron en decisiones terminantes. El 12 de marzo MVS anunció el despido de Irving Huerta y Daniel Lizárraga por pérdida de confianza; en respuesta a esto, Aristegui prefirió mantenerse al aire con todo su equipo, en parte porque MVS tomó dicha decisión unilateralmente y también porque dichos periodistas ―que destacaron recientemente por la exposición de la "Casa Blanca" de Enrique Peña Nieto y la red de trata de mujeres y prostitución asociada con el expresidente del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre― son una de las piezas más importantes del noticiero. Además de su negativa a aceptar la determinación de la empresa, Aristegui condicionó su permanencia en MVS a la recontratación de Huerta y Lizárraga.

 

MVS, sin embargo, rechazó el ultimátum de la periodista y la noche del domingo terminó la relación laboral con Aristegui. La medida y, en general, este episodio, han sido tomados como un ataque a la libertad de expresión debido a que Carmen Aristegui se ha caracterizado por ejercer un periodismo crítico e independiente, dos características poco comunes en los medios mexicanos.

 

Lógica mexicana: Descubren conflicto de EPN, su esposa y Videgaray en compra de casas. ¿A quién despiden? A los periodistas que lo descubren

— JORGE RAMOS (@jorgeramosnews) March 14, 2015

Esta lógica perversa y empobrecedora orquestada por los oligopolios mexicanos que viven en simbiosis con el gobierno, anteriormente había producido una situación similar, cuando en 2011 Aristegui fue despedida por MVS ante directas presiones del gobierno panista. En ese entonces, el Secretario del Trabajo, Javier Lozano, habría amenazado a la cadena diciéndole a Vargas que a su proyecto de televisión "se lo llevaría la chingada" de mantener relaciones laborales con Aristegui, según Proceso. El historiador Arnold Toynbee escribió: "Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo". Ese recuerdo del pasado en ciertos casos significa tomar ciertas medidas, una memoria no pasiva. Una bandada de periodistas, incluyendo a Lorenzo Meyer y Denise Dresser, ha decidido renunciar a la cadena MVS.

Esa es la realidad del periodismo en México, un país en donde después de los dos monstruos mediáticos ―Televisa y TV Azteca, alineados totalmente con los intereses de la clase gobernante, el resto de los medios sobrevive en medio de la presión del poder político, el económico e incluso el criminal. En ese contexto, hay quienes optan por ejercer un periodismo que no hace más que reproducir las versiones oficiales de los hechos, que se conforma con esa primera explicación, que prefiere no profundizar por temor a afectar los intereses de personas importantes o poderosas. Otros, los menos, en el mismo contexto, deciden ejercer un periodismo comprometido, arriesgado, trascendente, útil a la consolidación de una conciencia pública democrática y crítica. Por eso Aristegui es tan especial e importante.

 

El estudio que hace realidad brutales fantasías de violación a personajes de videojuegos (NSFW)

Por: pijamasurf - 03/16/2015

Un polémico y minoritario género conocido como "non-con" pone a prueba la capacidad de resistencia de la fantasía de violación. En realidad es la encarnación más reciente del hentai hardcore de los 90 y, al igual que el sexo con monstruosos demonios, tampoco apela al gusto masivo

maxresdefault

Dentro de la industria del cine para adultos es común encontrar remakes eróticos de películas taquilleras del cine comercial: desde Piratas del Caribe hasta producciones más bizarras como E.T. el extraterrestre, esta relación entre una película y su émulo XXX tiene décadas de existencia, y las variedades alcanzan lo absurdo (por ejemplo, durante los 90 fue famosa una versión porno de los Pitufos). Pero en uno de los cajones más recónditos del porno (no por ello menos explorado) existe una brumosa categoría llamada "non-con", la abreviatura de non consensual en inglés. Sexo no consensual, digamos, como el que ocurre en una violación.

Una de las productoras más socorridas durante los últimos años es StudioFOW, quienes saltaron a la fama (y a las carpetas de favoritos de millones de internautas) con el infame Lara in Trouble, opus maldita donde, durante más de 17 minutos, la heroína de la franquicia Tomb Raider es violada multitudinariamente. Ha sido vista más de 2 millones de veces solamente en XVideos y descargada incontables veces más. A esta siguieron adaptaciones non-con de otros videojuegos populares como Arena of Depravity, un corto ubicado en el universo de World of Warcraft donde una multitud de orcos viola repetidamente a una Draenei. Es la famosa regla 34 del internet: existe porno de cualquier tema, y si no existe aún, alguien lo está haciendo (o no has buscado bien).

¿Se trata de una apología de la violación, de la puesta en escena de una fantasía de violación donde, en rigor, no existe ninguna víctima? Uno de los fundadores de StudioFOW, Darkcrow, afirmó en entrevista con Kotaku que en realidad "no existen razones morales o filosóficas detrás de la formación del estudio. Pienso que dada la naturaleza de nuestro contenido hasta ahora, naturalmente llenamos un vacío dentro de la comunidad".

En una de las secuencias iniciales de Tomb Raider, el spin-off de 2013, la heroína encalla en una isla donde ella y su equipo de arqueólogos son hechos prisioneros por un culto malvado. En una de las escenas más polémicas del juego, uno de ellos forcejea con Lara y le pasa la mano por el cuerpo de manera lasciva. En realidad el juego no muestra más que eso. Existen escenas de Mass Effect 3 e incluso Grand Theft Auto con mayor contenido gráfico, pero los fans se quedaron pensando: ¿qué hubiera pasado si los atacantes hubieran ido más lejos? ¿Qué hubiera pasado si Lara Croft fuera, en realidad, la sobreviviente de una violación tumultuaria?

Los tráilers no te preparan en absoluto para lo gráfico de estos videos (que seguramente sabrás encontrar si te interesa). 

¿Provocación o perversión?

Es curioso, pero con el auge de las categorías amateur, el porno tradicional poco a poco fue resultando repetitivo e irrelevante para las audiencias. StudioFOW ofrece sus contenidos a través de esquemas de financiamiento por crowdsourcing, así que cuando la película está lista, los "inversionistas" que han puesto 5 o 10 dólares en la producción disfrutan un contenido producido especialmente para ellos. El motor gráfico es propietario de Valve (Source Filmmaker), lo que garantiza calidad y disminuye dramáticamente costos de producción. En este esquema tanto como en los guiones de producción garagera de /soc/ la regla es que, si no contribuyes, no avergüences a la gente por sus fantasías.

El material distribuido por StudioFOW definitivamente no es para todos --tampoco pretende serlo. Sus creadores crecieron observando producciones japonesas de hentai hardcore (porno animado) con sus propias reglas, géneros y convenciones. Pero muchos de estos estudios no sobrevivieron la vuelta del siglo y terminaron sus días en el olvido, dejando un hueco en el mercado de porno de nicho que StudioFOW ha conseguido explotar. Según los fans, no es nada distinto que la fan fiction de Harry Potter, por ejemplo: se trata de expandir los límites de un universo narrativo. Expandirlos hasta que se vuelva doloroso, incluso.

Pero como toda fan fiction, los recursos son reducidos. Esto no es todavía un negocio, al menos no del tamaño de la industria pornográfica estándar, que generó entre 500 y 1,800 millones de dólares anuales desde 2001, solamente en Estados Unidos. Los subgéneros de nicho suelen estar ligados a microcomunidades que no sólo los consumen, sino que los producen. Un ejemplo de esto es el género swinger. Dentro del nicho mismo de los videojuegos existen artistas eróticos como Sam Denham que realiza porno gay basado en el shooter Team Fortress 2, por ejemplo.

Lo que más llama la atención del non-con, sin embargo, son los entresijos de la consensualidad. En términos legales, debería quedar claro que un "no" de cualquiera de los involucrados debería ser suficiente para detener el escarceo sexual. Sin embargo, en la fantasía ese "no" toma muchos matices que serían ilegales en la vida real. Los fans del género en realidad son moralistas, en el sentido en que tratan de encontrar el momento en que la liga de la moralidad se rompe a fuerza de estirarse. No son "Marqueses de Sade", pero la idea es la misma. En un contexto donde la industria de los videojuegos ha atravesado acalorados debates sobre la representación de las mujeres en los mismos, el non-con parece tanto una provocación como un imaginativo escape. No es constructivo, no es bonito, y no, no es para todos.

En algunos casos, el non-con tiene una perspectiva apasionada. A los ojos del fan, el sexo forzado es una suerte de "anticipación del deseo" del otro, un placer impuesto que el otro termina agradeciendo. En el caso de la película non-con de Lara Croft y otra de Kasumi (del popular juego de peleas Dead or Alive), ambas anuncian cuando están a punto de llegar al orgasmo, en ocasiones se masturban y, después de ser brutalizadas una y otra vez, parecen comportarse como ninfómanas más que como víctimas. La fantasía en realidad no radica en violentar el cuerpo de las mujeres, sino en el hecho de que ellas consientan en ser violentadas eventualmente.

Probablemente esta misma lógica es la que lleva a muchos hombres a la cárcel y produce dolor y sufrimiento reales en muchas personas. Pero en el universo ficticio, el juego de las posibilidades permite mantenerlo todo dentro de la impunidad del juego. Como dijimos, este tipo de entretenimiento no es para todos. Ni tiene por qué serlo.