*

X
Cientos de gráficos e ilustraciones de Eduardo Salles muestran una cara irónica de todos; no se salva nadie. Tumbona Ediciones ha hecho una selección de los mejores

PORTADA-CINISMO-loQuizá sin darnos cuenta, con la cultura digital mutó nuestro lenguaje, autocrítica y aspiraciones. Vamos usando palabras como selfie, taggear, stalkear, y acomodando nuestra cotidianidad en función de compartir todo aquello que disfrutamos –tal vez incluso sin dejar espacio para disfrutarlo verdaderamente antes nosotros mismos–. Pero aunque la cultura digital tiene, como todo, aspectos cuestionables, también es cierto que ha abierto las posibilidades para muchos de nosotros en numerosas ramas.

¿ Y qué hay del humor en la red? El sabroso sarcasmo y la aliviante ironía que nos hacen ver la vida con más ligereza, con más perspectiva, que nos vuelven autocríticos pero también equilibrados. La frase de “todo es una ilusión” va aleccionándonos de que, en realidad, todo es cultura: si todo lo que pensamos y creemos prácticamente tiene una raíz cultural, entonces esta puede mutar a nuestro antojo; podemos moldearla, transformarla, verla de lejos, cuestionarla, ironizarla. 

Eduardo Salles es un publicista y cuentista que ha desarrollado una gráfica muy particular para mofarse con inteligencia de nosotros mismos, de nuestro tiempo, de nuestras creencias y aspiraciones. Ha hecho cientos de ilustraciones sobre nuestra cultura digital que aparecen en su blog.

Es uno de esos casos en que un blogger va acumulando seguidores a partir de su versión de la vida. También es uno de esos casos en que lo digital desplaza por completo, o casi por completo, a lo impreso; porque también lo impreso tiene un carácter de pieza, de curaduría, de objeto preciado; por ello, Tumbona Ediciones ha hecho el libro Cinismo Ilustrado: una colección de ilustraciones, gráficos y mucho humor de este también activo usuario de Twitter, @sallesino.

El libro hace mucho sentido porque registra aquello que se pierde en la premura de los tiempos interneteros donde todo parece efímero y producto de la coyuntura, de tal suerte que parecen perderse algunos trabajos eclipsados con el advenimiento de otros. Además de gráficos, Cinismo Ilustrado documenta fragmentos de Facebook y Twitter: esas frases que vamos dejando todos --en el caso de Salles, con un ingenio estimulante.

Más de 100 gráficos que igual te sacarán una carcajada como te harán pensar: ¿Qué vamos haciendo? ¿Qué significan nuestras creencias? Más allá de los tecnicismos nuevos, algunos bastantes frívolos y ensimismados como las selfies infinitas, ¿por qué no cuestionarnos la realidad desde el humor creativo? Si todo es efímero, ¿no es por sí mismo liviano?

Puedes encontrar el libro Cinismo Ilustrado aquí.

Si quieres conocer el blog de Salles, da clic aquí.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

 

Papa Francisco sobre el Big Bang: "Dios no tiene una varita mágica"

Por: pijamasurf - 10/27/2014

"El Big Bang, que en nuestros días se coloca como el origen del mundo, no contradice el divino acto de creación, sino que lo requiere", aseguró el Papa Francisco

el-papa-franciscoLa ciencia y la religión han sido nociones divergentes, cuando no francamente contrapuestas. Sin embargo, la historia de sus desaveniencias ha llegado al punto donde buscar un campo de acuerdo entre la evidencia y la fe se vuelve necesario en beneficio de la investigación científica y la religión. Al menos ese parece ser el nuevo empeño del polémico Papa Francisco.

El lunes pasado, el Papa se reunió con prelados y científicos en la Academia Pontificia de las Ciencias, donde hizo declaraciones que buscarían reconciliar los dogmas creacionistas con la teoría del Big Bang:

Cuando leemos en Génesis el relato de la Creación, nos arriesgamos a imaginar a Dios como un mago, con una varita mágica capaz de hacerlo todo. Pero no es así. El Big Bang, que en nuestros días se coloca como el origen del mundo, no contradice el divino acto de creación, sino que lo requiere. La evolución de la naturaleza no contrasta con la noción de la Creación, pues la evolución presupone la creación de los seres que evolucionan.

El objetivo del congreso es producir un documento que ayude a mejorar la educación de científicos y educadores católicos para reconciliar la ciencia y el dogma de fe, noción problemática e incluso incompatible con la del ateísmo. Y no faltan motivos para levantar estas sospechas: después de todo, la Iglesia es una institución caracterizada por su trato despectivo y criminal hacia los científicos. Basta recordar la excomunión de Galileo en el siglo XVII por su modelo heliocéntrico, que echaba por tierra las pretensiones de un universo ordenado donde el hombre ocupaba el centro de la creación (evento a menudo referido como la primera gran herida narcisista de la humanidad, seguido por la inflingida por otro hombre de ciencia, Charles Darwin, que coloca al hombre dentro de un orden trivial en la evolución de las especies).

Sin embargo, el punto de vista reformista de la Iglesia en el siglo XXI busca puntos de acuerdo con la ciencia, ya sea por una legítima voluntad de resolver los inminentes problemas ecológicos y sociales del mundo, ya sea por perpetuar su existencia dentro de las instituciones de poder, evolucionando, irónicamente, en su planteamiento del mundo como obra divina, "mágica".

Los Papas Pío XII y Juan Pablo II realizaron tibios intentos de reconciliación entre dogma y ciencia. Benedicto XVI puso la reversa (teólogo, finalmente) al declarar en 2011 que "el Universo no es resultado del azar, como algunos nos querrían hacer creer. Al contemplarlo, se nos invita a leer algo profundo en él: la sabiduría del Creador, la incansable creatividad de Dios".

Pero el Papa Francisco se ha hecho famoso por ser pieza clave en la búsqueda de puntos de acuerdo entre la religión católica y el mundo actual, por lo que en su intervención declaró que el trabajo científico debe continuar, no para hacer que todo encaje en el dogma, sino para ayudar a la humanidad.

El concepto bisagra de esta reconciliación es la libertad ("libre albedrío") que, según Francisco:

lleva al hombre a nombrarlo todo y a avanzar por la historia. Esto lo hace responsable de la creación, de modo que pueda dominarla para desarrollarla hasta el fin de los tiempos. De este modo, el científico, y sobre todo el científico cristiano, debe adoptar un acercamiento de proponer preguntas relativas al futuro de la humanidad y de la Tierra, y, de modo libre y responsable, ayudar a prepararla y preservarla, al eliminar riesgos al medio ambiente de naturaleza tanto natural como humana.

Con información de The Daily Beast.