*

X

Neurocientíficos descubren diferencia entre la memoria y la imaginación

Por: pijamasurf - 09/01/2014

La imaginación y la memoria se entrelazan en el origen del pensamiento, pero un nuevo estudio ha notado sutiles diferencias para estas facultades cognitivas, ubicando por primera vez el lugar en el cerebro donde ocurre la imaginación

mri_1

Siendo las dos funciones más elevadas de la mente, la memoria y la imaginación tienen una estrecha relación en el pensamiento humano. Muchas veces estas dos facultades se han confundido, no sin razones: muchos han creído que la imaginación es sólo otro aspecto de la memoria.  En este sentido, un estudio realizado con personas amnésicas mostró que su capacidad de realizar un ejercicio de imaginarse en una serie de situaciones y lugares se vio comprometida, lo cual resulta lógico ya que, sin memoria, no tenemos la materia prima, la cosa mentale para completar un escenario imaginario.

Por otro lado se ha comentado, con cierta ironía, que en realidad la memoria es una forma de imaginación, ya que al recordar recreamos lo que vivimos, a veces hasta el punto de almacenar recuerdos completamente falsos; ciertamente, cada vez que llevamos a la mente un recuerdo, que lo imaginamos, lo hacemos otro, incluso al nivel del cableado sináptico. Al procesar información y almacenarla, siempre interviene la observación que altera lo observado.

Hasta hace poco se creía que la memoria y la imaginación eran procesadas por la misma parte del cerebro y formaban una misma tarea cognitiva, pero un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Brigham Young ha descubierto que la parte del cerebro donde ocurre la imaginación es funcionalmente distinta de un proceso relacionado como la memoria. El estudio observó la actividad cerebral de personas recordando experiencias específicas y colocándose en situaciones novedosas bajo resonancias magnéticas.

Según Stefania Ashby, quien propuso el estudio, el interés era determinar "si la imaginación es sólo tomar memorias pasadas y combinarlas de manera diferente para formar algo que nunca se ha experimentado". 

Observando las resonancias magnéticas de sujetos haciendo tareas de memoria o de imaginación se pudo determinar que, si bien ambas funciones ocurren en áreas cercanas en los centros profundos del cerebro, existen importantes variaciones en las regiones del hipocampo que se activan. El hipocampo parece distinguir entre el acto de recordar el pasado y el de imaginar el futuro; en el caso de la imaginación se activan las regiones frontales y en el caso de la recordación, el área del parahipocampo y la región del cíngulo. 

Históricamente,la memoria y la imaginación han sido consideradas como las facultades mentales más altas. La importancia de la memoria puede apreciarse en que la diosa Mnemósine, personificación de la memoria, es la madre de las musas y a través de ellas es que podemos hablar e inspirarnos, según la mitología griega. Platón consideraba a la memoria como una cualidad divina: el conocimiento mismo no era más que el recuerdo, el registro activado de las ideas o formas con las que se creó el mundo.

La imaginación --diferenciada de la fantasía--, por su parte, fue considerada como un órgano de percepción capaz de acceder a los mundos sutiles, al reino celestial, y como tal participa de la divinidad, según la filosofía neoplatónica.

Según John Holland, padre de los algoritmos genéticos, "la verdadera esencia de una ventaja competitiva, sea en el ajedrez o en la actividad económica, es el descubrimiento y la ejecución de jugadas en un escenario ficticio". Si bien existe cierta diferencia, queda claro también que la imaginación se alimenta de la memoria, y poder acceder de manera diáfana a recursos mnemónicos aumenta la capacidad de imaginar y simular escenarios útiles.

 

 

Una diatriba contra el trabajo: la carta de Bukowski al hombre que le pagó por escribir

Por: pijamasurf - 09/01/2014

En esta carta, escrita a los 66 años, Charles Bukowski emprende una furiosa arenga en contra del caracter alienante del trabajo, con motivo del golpe de suerte que tuvo al encontrarse con un mecenas de la publicidad que le pagaba 100 dólares mensuales por dedicarse a escribir

bukoLa condición existencial del trabajo es paradójica. Por un lado, el discurso de la normalidad dicta que es necesario trabajar para vivir, trabajar para ganar el dinero que nos permita sostener una vida, trabajar para emplear nuestro tiempo y nuestra energía en algo productivo. Pero, desde otra perspectiva, parece pertinente citar el título de la novela de Milan Kundera y decir que “la vida está en otra parte”. Si es cierto que el ser humano está llamado a realizarse, a ser más que los confines que lo limitan, quizá el trabajo no sea la mejor manera de conseguirlo.

A mediados de la década de 1980, Charles Bukowski se encaminaba ya a los 70 años. Para entonces era, irónicamente, un autor respetado, un escritor que de las márgenes del vagabundeo y la vida desenfrenada se asentó en el canon de la literatura estadounidense, no con plena comodidad, pero había ganado ese lugar y lo defendía con suficiencia.

A esa época pertenece la carta que ahora compartimos. Grosso modo, se trata de una disertación en torno al trabajo y sus consecuencias sobre el ser humano —así, casi filosóficamente. Bukowski eligió este tema porque el destinatario fue John Martin, publicista de Black Sparrow Press que en 1969 le hizo una proposición extraordinaria: le pagaría 100 dólares mensuales con tal de que Bukowski renunciara a su trabajo y se dedicara únicamente a escribir. Bukowski, que llevaba casi 15 años trabajando como cartero para el servicio postal de Estados Unidos, aceptó de inmediato y un par de años después entregó a Black Sparrow Press su primera novela: Post Office (traducida como Cartero en español).

¿Un golpe de suerte? Probablemente. Quizá tan importante como tener el talento suficiente para responder a eso. O, por lo menos, el deseo de hacerlo.

 

12 de agosto de 1986

Hola, John:

Gracias por la carta. A veces no duele tanto recordar de dónde venimos. Y tú conoces los lugares de donde yo vengo. Incluso las personas que intentan escribir o hacer películas al respecto, no lo entienden bien. Lo llaman “De 9 a 5”. Sólo que nunca es de 9 a 5. En esos lugares no hay hora de comida y, de hecho, si quieres conservar tu trabajo, no sales a comer. Y está el tiempo extra, pero el tiempo extra nunca se registra correctamente en los libros, y si te quejas de eso hay otro zoquete dispuesto a tomar tu lugar.

Ya conoces mi viejo dicho: “La esclavitud nunca fue abolida, sólo se amplió para incluir todos los colores”.

Lo que duele es la pérdida constante de humanidad en aquellos que pelean para mantener trabajos que no quieren pero temen una alternativa peor. Pasa, simplemente, que las personas se vacían. Son cuerpos con mentes temerosas y obedientes. El color abandona sus ojos. La voz se afea. Y el cuerpo. El cabello. Las uñas. Los zapatos. Todo.

Cuando era joven no podía creer que la gente diera su vida a cambio de esas condiciones. Ahora que soy viejo sigo sin creerlo. ¿Por qué lo hacen? ¿Por sexo? ¿Por una televisión? ¿Por un automóvil a pagos fijos? ¿Por los niños? ¿Niños que harán justo las mismas cosas?

Desde siempre, cuando era bastante joven e iba de trabajo en trabajo, era suficientemente ingenuo para a veces decirle a mis compañeros: “¡Eh! El jefe podría venir en cualquier momento y echarnos, así como así, ¿no se dan cuenta?”.

Ellos lo único que hacían era mirarme. Les estaba ofreciendo algo que ellos no querían hacer entrar a su mente.

Ahora, en la industria, hay muchísimos despidos (acererías muertas, cambios técnicos y otras circunstancias en el lugar de trabajo). Los despidos son por cientos de miles y sus rostros son de sorpresa:

“Estuve aquí 35 años…”.

“No es justo…”.

“No sé qué hacer…”.

A los esclavos nunca se les paga tanto como para que se liberen, sino apenas lo necesario para que sobrevivan y regresen a trabajar. Yo podía verlo. ¿Por qué ellos no? Me di cuenta de que la banca del parque era igual de buena, que ser cantinero era igual de bueno. ¿Por qué no estar primero aquí antes de que me pusiera allá? ¿Por qué esperar?

Escribí con asco en contra de todo ello. Fue un alivio sacar de mi sistema toda esa mierda. Y ahora estoy aquí: un “escritor profesional”. Pasados los primeros 50 años, he descubierto que hay otros ascos más allá del sistema.

Recuerdo que una vez, trabajando como empacador en una compañía de artículos de iluminación, uno de mis compañeros dijo de pronto: “¡Nunca seré libre!”.

Uno de los jefes caminaba por ahí (su nombre era Morrie) y soltó una carcajada deliciosa, disfrutando el hecho de que ese sujeto estuviera atrapado de por vida.

Así que la suerte de, finalmente, haber salido de esos lugares, sin importar cuánto tiempo tomó, me ha dado una especie de felicidad, la felicidad alegre del milagro. Escribo ahora con una mente vieja y con un cuerpo viejo, mucho tiempo después del que la mayoría creería en continuar con esto, pero dado que empecé tan tarde, me debo a mí mismo ser persistente, y cuando las palabras comiencen a fallar y tenga que recibir ayuda para subir las escaleras y no pueda distinguir un azulejo de una grapa, todavía sentiré que algo dentro de mí recordará (sin importar qué tan lejos me haya ido) cómo llegué en medio del asesinato y la confusión y la pena hacia, al menos, una muerte generosa.

No haber desperdiciado por completo la vida parece ser un logro, al menos para mí.

Tu muchacho,

Hank

[Traducción de Juan Pablo Carrillo Hernández]

 

También en Pijama Surf:

Si el dinero no fuera importante, ¿buscarías lo que realmente deseas? Cómic retoma esta inquietante pregunta de Alan Watts

Aire, luz, tiempo y espacio no tienen nada que ver con la creación artística: adaptación gráfica de un demoledor poema de Bukowski

Si vas a renunciar a tu trabajo, hazlo con estilo: mira el ejemplo de Faulkner