*

X

Así se ven años después las sedes en ruinas de las Olimpiadas (FOTOS)

Por: pijamasurf - 09/01/2014

Mala planeación, presupuestos absurdos y construcción de infraestructura para deportes poco populares para los locales son algunas de las explicaciones para el abandono y ruina de estas (alguna vez magníficas) olvidadas sedes de juegos olímpicos

Los Juegos Olímpicos son la utopía de la Tierra unida durante unos meses: los atletas esperan con ansias la oportunidad de medirse con sus adversarios del mundo entero y levantar el cuello con el preciado oro, con orgullo, desde el podio.

Pero cuando las luces se apagan y el último vigilante se jubila, las instalaciones de estos magnos eventos tienden a convertirse en ruinas, o se utilizan para propósitos para los que no fueron expresamente creadas (como la guerra). Aquí, algunos de ellos:

 

Olimpiadas de Invierno, Sarajevo 1984

Sarajevo fue la primera ciudad comunista en albergar unos Juegos Olímpicos, en un supuesto intento del comité olímpico por ser esta "ONU" informal que todos conocemos e integrar a los países de ideologías contrapuestas y enfrentadas. Así se veía el salto de ski del monte Igman, recién inaugurado:

%20Sarajevo%201984%20Winter%20Olympics

Así se ve hoy:

En los 90, la guerra explotó en Yugoslavia y Sarajevo fue sede de brutales enfrentamientos armados. Lugares que 10 años antes habían servido para exaltar la concordia de los pueblos se convertirían en trincheras, nidos de francotiradores y campos minados:

Podio de premiaciones:

Desde este punto de observación, los jueces podían ver el desempeño de los atletas; años después, los francotiradores se apostaban aquí mismo para ver a sus enemigos:
%20

El carril de los trineos sirvió maravillosamente como bodega de municiones y trinchera:

Graffitti:

Villa Olímpica:

Olimpiadas de Atenas 2004

Fuente de la entrada principal.

Grecia gastó 15 mil millones de dólares en instalaciones que hoy se encuentran inutilizadas. La alberca olímpica se veía así durante los juegos:

Así se veía en 2012:
Arena de volleyball:
 
El hockey de estadio no fue popular durante los siguientes años:
Ni el de softball:

Estación de trenes abandonada, de los Juegos Olímpicos de Munich 1972:

%201972%20Munich%20Summer%20Olympics%20Abandoned%20Train%20Station

Así se vio la apertura de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 (en cuya organización el gobierno chino gastó 40 mil millones de dólares):

2008%20Beijing%20Summer%20OlympicsAsí se ve el "nido de pájaro" hoy en día:
Estadio de volleyball de playa en 2008:
Así se ve hoy:
Los canales de remo:
Hoy en día:
 
Estadio de baseball:
Pista de BMX:

Olimpiadas de Berlín 1936

Villa Olímpica:
1936%20Berlin%20Summer%20Olympics
También conocidas como "las Olimpiadas de Hitler":
Anfiteatro principal:
Juegos Olímpicos de Helsinki 1952
Sede de natación:
Hoy en día:
%20Helsinki%201952%20Summer%20Olympics
 

Tal vez en unos años las instalaciones de Sochi 2014 se vean así de cadavéricas: ruinas de una modernidad urgente que produce más de lo que es capaz de aprovechar.

Vía Distractify.

Mira lo que hizo David Lynch con el cinematógrafo de los hermanos Lumière (VIDEO)

Por: pijamasurf - 09/01/2014

Dos modelos, paradigmas o géneros cinematográficos enfrentándose en 54 segundos de histórica filmación

En 1995, 41 directores de cine tuvieron la oportunidad de filmar lo que quisieran utilizando el cinematógrafo original de los hermanos Lumière. El resultado son cortometrajes a escala, películas en tuit: la limitación creativa –fecunda en manos de artistas— de los 52 segundos de rollo de filmación a los que cada uno tenía derecho consiguió plantear juegos de convención estrictos, fascinantes.

No importaba si eras Spike Lee, Peter Greenaway, Costa-Gavras o David Lynch: no más de tres tomas de cada escena, sin sonido sincronizado y sin rollos adicionales. El ejercicio quedó grabado en Lumière and Company, donde los fans de Lynch pueden reconocer “ese particular tipo de ironía donde lo muy macabro y lo muy mundano se combinan de manera que el primero revele la perpetua contención del segundo” que, en palabras de David Foster Wallace, sólo es posible en el universo de Lynch.

Podríamos agregar que, en esta dinámica entre lo macabro y lo mundano, la fantasía tiene las de ganar: como en sus películas, series y trabajos híbridos (del yoga a la publicidad), Lynch se obsesiona con la fantasía que se realiza, sólo para revelar su insoportable realidad como aquello que Freud llamaba lo siniestro: el peligro que emana de lo que antes fuera familiar.