*

X

El Sol realiza naturalmente estos trazos sobre el cielo (descubre aquí por qué)

Por: pijamasurf - 04/14/2014

A lo largo de un año un par de físicos solares grabaron con una cámara especial el movimiento del Sol durante un año, registrando estos inquietantes trazos.

sol_8

Alcé la cara al cielo,
inmensa piedra de gastadas letras:
nada me revelaron las estrellas.

-Octavio Paz, "Analfabeto"

El cielo nos ofrece signos que actualmente, las más de las veces, nos parecen incompresibles. Y no se trata sólo de aquella significación esotérica que alguna vez se le atribuyó al movimiento de los astros y el fluir del firmamento, sino incluso a esas señales que, racionalmente, nos hablan del clima y las condiciones meteorológicas, de la hora del día en que nos encontramos y más.

Por otro lado, hay otro tipo de signos que se nos escapan. Por ejemplo, aquellos que por distintos motivos nos son imperceptibles. Los rayos del Sol cuyas frecuencias simplemente no podemos ver.

Durante un año, de marzo de 2013 a marzo de 2014, los físicos polacos Maciej Zapiór y Łukasz Fajfrowski capturaron tomas de 1 minuto del cielo, tres veces al día, desde un balcón de Wrocław, la ciudad más grande del este de Polonia. Lo hicieron sin embargo con un dispositivo especial, una cámara estenopeica que, en términos generales, se trata de una cámara fotográfica sin lente, de uso común para registrar eclipses solares.

Y si bien se trata de un fenómeno conocido por los científicos, no por ello es menos sorprendente. El tránsito del Sol desde nuestro punto de observación, la Tierra, forma estos “ochos” que corresponden a los altibajos que experimenta en distintas épocas del año: arriba en el verano, abajo en el invierno. El nombre técnico de dichas figuras es analema o lemniscata.

En cuanto a las sutiles variaciones de color en el trazo lumínico, éstas se deben al papel donde fue revelada la imagen y las condiciones de temperatura y humedad de cada momento del año en que esto ocurrió.

“Me interesan las conexiones entre la ciencia y el arte, y los aspectos estéticos de la ciencia. La solarografía y especialmente este proyecto de analemas es una esencia de eso”, declaró al respecto Zapiór.

Auroras boreales: una guía multimedia (ciencia, mitología, sonidos, fotos y videos)

Por: Javier Barros Del Villar - 04/14/2014

Un breve compendio sobre este sublime fenómeno que sin duda podría incluirse dentro del más distinguido repertorio de magia natural.

Screen Shot 2014-04-13 at 1.38.27 PM

La naturaleza siempre viste con los colores del espíritu.

-Ralph Waldo Emerson

De pronto, en sintonía con la fría atmósfera que domina el ambiente, el cielo comienza a exhalar colores. Un fantasmal halo verde, azul, rojo o multicromático reta la oscuridad nocturna y, sin mucho esfuerzo, su brillo se consagra. Así son las aurora boreales (o luces del norte), así aparecen.

A diferencia de otros grandiosos fenómenos naturales, por ejemplo el arcoíris, ellas no respetan carriles ni formas agendadas, simplemente se desdoblan en cuerpos inesperados, bajo una coreografía siempre inédita. Su estructura tiende más al aliento que a la figura geométrica, y su espontáneo colorido generalmente toma por sorpresa aun a aquel que las espera –quizá esta afinidad con el caos, que nos remite a una liviana libertad, acentúa su esplendor.

Más allá de un acercamiento "poético", este ejercicio se trata de recorrer información textual, visual y sonora, alrededor de uno de los espectáculos más sublimes de la naturaleza. Así que a continuación trataremos de envolvernos en un viaje multimediático por las causas, la naturaleza y las distintas manifestaciones de las auroras.

Norte profundo

Screen Shot 2014-04-12 at 11.37.50 PM

En las latitudes más próximas al Polo Norte es frecuente la aparición de estas luces. El norte de los países escandinavos es uno de los mejores sitios para verlas, así como la región de Fairbanks, en Alaska, algunos puntos del noroeste de Canadá, Islandia, y Groenlandia, entre otros. Sin embargo, las tormentas solares no sólo intensifican la frecuencia de este fenómeno, también permiten que pueda ser apreciado en regiones más bajas, por ejemplo a la altura de Boston o Nueva York. 

* El equivalente de estas luces en regiones cercanas al Polo Sur, son las llamadas auroras astrales. 

El 'azar' a favor de la estética

El engranaje implícito detrás de una aurora boreal involucra una notable cantidad de elementos: vientos solares, corrientes eléctricas, campos magnéticos y, quizá, algo de ventura a favor de la belleza. En términos más o menos simples, las auroras emergen a partir de este proceso: los vientos que emana el sol, tras viajar durante unas 40 horas, llegan a la Tierra y se someten a los flujos magnéticos que emite el centro de nuestro planeta, para luego deslizarse a la magnetósfera y fluir. Una vez ahí, los electrones se encuentran con átomos de oxígeno y nitrógeno, y gracias a esta interacción es que se gestan los coloridos halos. 

Delirio colorido

Untitled-1

Dependiendo de la altura a la que se dé el encuentro entre partículas cargadas y átomos, y si estos últimos son de oxígeno o nitrógeno, se definen las tonalidades que irradiará el aliento. Las auroras verdes evidencian que un electrón golpeó un átomo de 0 a 150 millas de distancia, si el choque es más lejano a nuestra ubicación entonces serán rojas, mientras que las azules anuncian el encuentro con un átomo de N a unas 60 millas de altitud, y las violetas también involucran ese mismo elemento, sólo que a una distancia mayor.   

Estructura danzante

Uno de los aspectos más encantadores de las luces del norte es su movimiento. Los halos jamás dejan de moverse, reforzando la percepción de un cielo que exhala. Esto se debe a que las reacciones antes descritas están permanentemente variando, lo cual dota a la aurora con ese hipnótico movimiento. 

Mitología y cultura popular: 

El nombre de este fastuoso fenómeno se debe a Aurora, la diosa romana del amanecer, mientras que en la mitología escandinava se asocian a las Valkyror, vírgenes guerreras ataviadas con armaduras, que al galopar sobre sus inquietos corceles van despidiendo chispas que iluminan la bóveda celeste.

Entre los inuits, habitantes del extremo superior de Norteamérica, las auroras boreales son veneradas como parte del discurso sagrado (aunque en realidad todo lo natural integra para ellos esta misma retórica). Y existe la creencia de que si les silbas a las luces, o te quedas demasiado tiempo observándolas, "te quitarán la cabeza y jugarán con ella".  

Sonidos 

Cualquier fenómeno que se pueda registrar en este universo libera información. Y esta data, mediante los procesos adecuados, puede traducirse a un formato perceptible para nuestros oídos (como la música de los planetas, o también los sonidos emitidos por plantas). Stephen P. McGreevy, dentro del proyecto Natural Radio, documentó el sonido de distintas auroras que aparecieron en Canadá y Alaska. Básicamente captó las ondas electromagnéticas presentes durante estos fenómenos y las tradujo mediante un receptor ELF-VLF. La grabación se realizó utilizando un equipo McGreevy WR-3, con un receptor WR-4b E-Field VLF, y una antena vertical de tres metros.

La música producida por las auras boreales se manifiesta en forma de complejas texturas que dan vida a una especie de caos sonoro dentro del cual, sin embargo, puede intuirse una intrigante narrativa.

Manitoba, Ca. 30 de Agosto, 1996, 16:52 UTC 

Poesía

Entendiblemente las auroras han inspirado múltiples líneas y sensaciones entrañables a lo largo de la historia. Referencias a ellas en los mitos de distintos grupos, así como atisbos sensibles en fragmentos poéticos y literarios son parte de la elegante impronta que han dejado en la mente colectiva. A continuación una muestra de ello, un poema de Herman Melville, escrito en 1865:

Aurora Borealis

What power disbands the Northern Lights
After their steely play?
The lonely watcher feels an awe
Of Nature's sway,
As when appearing,
He marked their flashed uprearing
In the cold gloom--
Retreatings and advancings,
(Like dallyings of doom),
Transitions and enhancings,
And bloody ray.

The phantom-host has faded quite,
Splendor and Terror gone--
Portent or promise--and gives way
To pale, meek Dawn;
The coming, going,
Alike in wonder showing--
Alike the God,
Decreeing and commanding
The million blades that glowed,
The muster and disbanding--
Midnight and Morn.

Time-lapses

Los instrumentos de documentación de la naturaleza ostentan cada vez más una mayor fidelidad. Esta evolución tecnológica permite registrar eventos con una calidad hasta hace poco inédita. Un buen ejemplo de esto es la gloriosa nitidez de este video timelapse. Aunada a una gran edición y a una sensibilidad evidentemente impresa, por parte del autor, en la data visual, la calidad de esta pieza, titulada Celestial Lights, es memorable. El material fue captado por el noruego Ole C. Salomonsen, en diversos puntos de su país, de Finlandia y Suecia, donde documentó auroras entre 2011 y 2012. 

Galería de imágenes

La Red está afortunadamente inundada de fotografías de auroras boreales. Gracias a aquellas personas que han suspendido momentáneamente la hipnosis que teje el espectáculo para tomar una cámara y documentarlas, millones tenemos hoy acceso a largos paseos visuales a través de paisajes que exudan esencias oníricas. Por está razón, más allá de sólo mostrar una selección del exquisito bestiario, me propuse compartir aquí imágenes especialmente bellas o registradas en circunstancias particulares, por ejemplo dialogando con su reflejo en la superficie de un lago, captadas desde el espacio sobre la Tierra (como manto mántrico), o incrustadas en, por ejemplo, la atmósfera de otros planetas.

[gallery ids="75033,75034,75035,75036,75037,75038"]

 *Índice de imágenes:

1. Aurora captada desde la Estación Espacial Internacional.

2. Aurora suspendida en la atmósfera de Saturno.

3. Juego óptico de una imagen auroral aludiendo a la perspectiva desde el asteroide donde vive El Principito.

4. Aurora captada junto a un volcán en erupción, Islandia, 2010.

5. Una de las imágenes más hermosas captadas de una aurora boreal, en Noruega, por Ole Christian Salomonsen.

6. Aurora reflejada sobre el Lake Superior, en Michigan. 

Bibliografía recomendada

The Northern Lights: Secrets of the Aurora Borealis Paperback de Syun-Ichi Akasofu, 2009.

Aurora Watcher's Handbook de Neil Davis, 1992.

Northern Lights: The Science, Myth, and Wonder of Aurora Borealis de Calvin Hall, 2001.

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis