*

X
En el proceso colectivo de madurez digital, parece que finalmente estamos listos para tomar medidas a favor de la privacidad y en contra de la censura.

privacy

Hace poco repasábamos algunas de las principales tendencias tecnológicas de este año. Curiosamente, dos de las seis que seleccionamos, tenían que ver con el anonimato y la propiedad de nuestra data, aquella que resulta de nuestra actividad en línea. Tras la primera fase de Internet, cuando asociábamos la "red de redes" con una especie de risueña pradera, lista para ser recorrida libremente por millones de contenidos y sus generadores, pasamos a una etapa de resaca. Facebook ya no era sólo esa novedosa plataforma para reencontrarnos con viejos amigos y estar en contacto con nuestros conocidos, Google dejó de ser esa compañía que rompía lúdicamente con los paradigmas laborales y que nos abría las arcas de la información, y el espejismo de una Red, como tal, que en un principio aparentaba ser descentralizada y gratuita, su fue gradualmente diluyendo.

Los constantes escándalos sobre cómo Facebook capitaliza nuestra información, el espontáneo 'targueteo' de publicidad puntualmente sintonizada con el último correo que enviamos por nuestro Gmail, la filtración de la estructura y actividades de PRISM, una red de espionaje global –encabezada por el gobierno estadounidense con la cooperación de algunas de las mayores compañías interneteras–, parece que finalmente se traducirán en acciones concretas por parte de los usuarios.   

Actualmente, de acuerdo con un reporte de GlobalWebIndex, al menos un 56% de los usuarios de la Red afirma sentir su privacidad amenazada mientras navegan, mientras que un 28% (equivalente a 415 millones) advirtió que ya está tomando medidas al respecto, recurriendo a herramientas diversas para ocultar su ubicación o identidad. Por otro lado, de acuerdo a estas cifras, se calcula que poco más de 45 millones de personas estarían utilizando Tor, uno de los instrumentos más efectivos para circular por Internet de manera anónima. 

Uno de los recursos más populares tanto entre los usuarios que procuran la protección de sus datos, como entre los que desean eludir barreras o bloques de sus gobiernos o empresas, son las VPN (red privada virtual, por sus cifras en inglés), que "permiten una extensión segura de la red local (LAN) sobre una red pública o no controlada como Internet (así como) que la computadora en la red envíe y reciba datos sobre redes compartidas o públicas como si fuera una red privada con toda la funcionalidad, seguridad y políticas de gestión de una red privada." Y aunque parecen un poco elevadas las cifras, de acuerdo con GWI, en Vietnam 38% de las conexiones se realiza mediante una VPN, 36% en Brasil y Tailandia, 34% en México, India y China, y 32% en Argentina. Estos datos sugieren una tendencia mediante la cual millones de usuarios están tomando medidas para fortalecer su privacidad y evitar la censura, y quizá podría tratarse de la punta de lanza de una nueva forma de entender nuestro uso de Internet.

Afortunadamente, al menos, hoy podríamos afirmar que estamos por dejar atrás el estado de shock, para adentrarnos en una nueva fase de la vida digital: utilizar Internet de forma anónima, para dejar de ser el producto que comercian agencias de marketing y publicistas, así como defender nuestra privacidad ante la intromisión de las autoridades, y reclamar el derecho a la exclusividad  de esta data ante las marcas y compañías. Sin embargo, también debemos de notar que hasta ahora, este abanico de servicios supuestamente gratuitos que utilizamos a diario, desde gestores de correos electrónicos, hasta plataformas de blogging o redes sociales, en realidad los hemos estado pagando con una nueva divisa: nuestra información. El punto es que esta dinámica jamás nos fue explicitada, y por lo tanto no ha sido regulada ni reglamentada.  

En síntesis, llevamos poco menos de dos décadas familiarizándonos con el uso cotidiano de Internet, lo cual implica que nos encontramos inmersos en un franco proceso de maduración –algo que sería útil que hiciésemos consciente. Precisamente dentro de este camino, parece que estamos listos para dar un paso importante. Practiquemos pues el anonimato, reclamemos el derecho exclusivo sobre nuestra data, y no aceptemos premisas que censuren el libre flujo de información. Y simultáneamente, reconozcamos que la libertad conlleva una responsabilidad proporcional, un aspecto en el cual deberíamos ser impecables, pues cualquier abuso podría traducirse en un argumento difícil de sortear a favor del control.  

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Moverte puede modificar tus neuronas y salvarte la vida

Por: pijamasurf - 01/23/2014

Los hábitos y rutinas afectan la estructura de nuestro cerebro a nivel neuronal. Si nuestro cerebro no se ejercita, nuestro cuerpo sufrirá las consecuencias.

gimnasia-laboral

A diferencia de una muy difundida leyenda urbana, hoy sabemos que el cerebro y las neuronas son capaces de producir nuevas células y modificar su fisiología mucho más allá de la edad adolescente. Y según un estudio publicado en la Journal of Comparative Neurology, el cerebro también se modifica a nivel celular a causa de los periodos de actividad e inactividad.

A pesar de que el estudio fue realizado con ratones, los investigadores de la Wayne State University creen que la zona analizada (la médula rostral ventrolateral, encargada de los movimientos de la respiración y la constricción de las venas en el sistema circulatorio) presenta similaridades en su funcionamiento con la de los cerebros humanos.

A un grupo de ratones se les permitió correr durante tres meses en ruedas, con lo que pronto corrían distancias mayores y mayores; a otro grupo de ratones, por otro lado, se les mantuvo aislados durante el mismo periodo, sin que tuvieran mayor actividad motriz que caminar sin obstáculos.

A todos los animales se les inyectó una sustancia que tiñe ciertas neuronas: la resonancia electromagnética reveló notorias diferencias en la médula rostral ventolateral de ambos grupos. Esta médula regula el sistema nervioso simpático, que entre otras cosa controla minuto a minuto el flujo sanguíneo según lo requiera el cuerpo, de manera que pudiéramos hacer esfuerzos considerables en poco tiempo (como escapar de un depredador) sin desmayarnos por la súbita subida de pulso. Pero si no se estimula, dicha médula comenzará a presentar curiosas modificaciones.

Las neuronas de un cerebro sedentario comienzan a desarrollar pequeñas ramificaciones, muchas más de las que presentaron las neuronas del grupo de ratones "activos"; estas ramificaciones vuelven a la neurona más sensible a los estímulos, como si se esforzara por recibir un estímulo que cree que falta. Como resultado ocurre una sobreestimulación del sistema nervioso simpático, que potencialmente podría incrementar la presión sanguínea y contribuir al desarrollo de enfermedades en el corazón. 

El profesor de fisiología Patrick Mueller cree que su estudio demostrará que la inactividad puede cambiar la estructura y funcionamiento del cerebro de los individuos y que, del mismo modo, la actividad física puede ayudar a mantener el cerebro en forma.