*

X

Científicamente, ¿cuál es la mejor hora para beber café?

Por: pijamasurf - 12/07/2013

Tal vez te guste beber café a cualquier hora, pero un poco de farmacología te dice por qué no sería buena idea hacerlo si quieres permanecer despierto y alerta.

cafe

El café es una droga en el sentido en que su ingesta produce modificaciones en el metabolismo del cuerpo, y la hora en que lo tomamos, además de ser un ritual, altera nuestro sentido de alerta. La cronofarmacología entra en nuestro auxilio al analizar los efectos de las sustancias que consumimos durante nuestros ritmos biológicos. De estos, el ritmo circadiano es el más importante: se encarga de regular la maquinaria que nos pone de pie por la mañana y nos lleva a los brazos de Morfeo por la noche. Los ávidos consumidores de café lo prefieren por la mañana y hay personas que prefieren evitarlo por la noche para que no interfiera con su ritmo de sueño, ¿pero cuál es, según esta ciencia, la mejor hora para tomarlo?

Si bebes mucho café por la mañana, probablemente te hayas dado cuenta de que necesitas más de una taza para sentirte despierto y alerta; esto es porque entre las 8 y 9 de la mañana la concentración de cortisol en la sangre alcanza su punto culminante. El cortisol es la "hormona del estrés", que naturalmente nos mantiene alertas durante las primeras horas del día. Al tomar café por la mañana, lo que hacemos es de alguna forma sobreestimular la sensación de alerta en el cuerpo, por lo que vamos generando resistencia a los efectos de la cafeína y eventualmente necesitamos beber más café.

En otras palabras, tomar café cuando tu cuerpo ya está naturalmente alerta, neutraliza los efectos que buscamos al beberla.

El cortisol se eleva naturalmente no sólo por la mañana, sino también entre el mediodía y la 1 pm y posteriormente entre 5:30 y 6:30 pm. Los farmacólogos recomiendan por ello beber tu primera taza de café entre las 9:30 am y las 11:30 am, justo cuando tus niveles de cortisol están disminuyendo pero necesitas seguir alerta.

Otro buen consejo matutino para mantener afinado tu reloj circadiano es evitar utilizar gafas oscuras de camino al trabajo, especialmente si vas en automóvil. Esto se debe a que la luz del sol estimula el tracto retino-hipotalámico, el cual le indica a tu cerebro que es hora de despertar y comenzar a producir cortisol a un ritmo más rápido.

Prepara un perfecto martini seco, con la receta de Luis Buñuel

Por: pijamasurf - 12/07/2013

El cineasta Luis Buñuel confeccionó una receta para preparar, acupuntúricamente, un martini seco.

Evening Martini

Difícil negar que el martini es uno de los tragos con mayor linaje. La estética de su figura, color y aroma, aunado a su potencial psicoactivo, lo convirtió en una de las bebidas favoritas de múltiples personajes, entre ellos Humphrey Bogart, Roosevelt, y Clark Gable, quienes quizá encontraran en el martini un vehículo para surfear con éxito los azares de la noche.

Otro de los legendarios bebedores de este elixir, fue el cineasta surrealista Luis Buñuel. La devoción del español por el martini era tal, que incluso le llevó a promover su receta para elaborar un 'perfecto' martini seco:   

En un bar, para inducir y mantener el ensueño, hay que tomar gin inglés. Mi bebida preferida es el Dry Martini. Dado el papel primordial que ha desempeñado el Dry Martini en esta vida que estoy contando, debo consagrarle una o dos páginas […]. Básicamente se compone de gin y unas gotas de vermouth, preferentemente Noilly-Prat.

Permítaseme dar mi fórmula personal, fruto de larga experiencia, con la que siempre obtengo un éxito bastante halagüeño. Pongo en la heladera todo lo necesario, copas, ginebra y coctelera, la víspera del día en que espero invitados. Tengo un termómetro que me permite comprobar que el hielo está a unos veinte grados bajo cero. Al día siguiente, cuando llegan los amigos saco todo lo que necesito. Primeramente, sobre el hielo bien duro echo unas gotas de vermouth y media cucharadita de Angostura, lo agito bien y tiro el líquido, conservando únicamente el hielo que ha quedado, levemente perfumado por los dos ingredientes. Sobre ese hielo vierto el gin puro, agito y sirvo. Esto es todo, y resulta insuperable.

Vale la pena advertir que el martini, como digno embajador de la ginebra, es un abridor de vórtices, los cuales, tras ser atravesados, hacen del destino un juego aleatorio. Así que si prefieres evitar jugar un poco de neuro-ruleta, lo mejor sería consumir el "martini zen", que en palabras de PJ O'Rourke, consiste en: "un martini sin siquiera una pizca de vermouth, pero tampoco de ginebra", es decir, un martini de aire e intención.