*

X

¿Qué tan falsas son tus memorias?

Por: pijamasurf - 11/22/2013

Los resultados de este experimento nos hacen dudar incluso del famoso personaje de Borges, Ireneo Funes, el memorioso.

phrenologychart

Aunque no es algo nuevo decir que la memoria humana constantemente se equivoca, sí lo es demostrarlo científicamente. En efecto, sólo basta platicar con dos personas distintas que fueron al mismo evento para comprobar, entre otras cosas, que la memoria humana no sólo es selectiva, sino que incluso puede albergar recuerdos falsos. Éste es un hecho tan conocido que los psicólogos ya no ven como un simple error un recuerdo distorsionado dentro de la narración de una persona, sino que han incluido el análisis de esos "errores" como una herramienta muy útil para elaborar el psicodiagnóstico del paciente: ¿por qué recuerda las cosas precisamente así? ¿cuáles son las causas que lo llevan a equivocar esto y no aquéllo? ¿por qué no mencionó algo tan relevante como esto? Sabemos que la memoria nos engaña cuando, por ejemplo, nos encontramos en una reunión familiar y nuestra hermana jura y perjura que alguno de nosotros, vegetariano, ama el pavo de navidad porque ella dice recordar cómo la delectación con que lo engullía el entonces joven pariente, a quien, si le preguntan, dirá que tal cosa no pudo haber sido nunca verdad. 

En resumidas cuentas, la falibiliad de la memoria humana se materializa a cada momento. No obstante, en el sistema de justicia actual se le otorga un gran peso a los testimonios de testigos y en la vida cotidiana se libran verdaderas batallas conceptuales cuyos argumentos se basan en la "certeza" que tienen los que discuten acerca de sus recuerdos y experiencias. 

Entonces, lo que hicieron siete investigadores de la Universidad de California en Irvine fue poner a prueba a un grupo de personas con una memoria autobiográfica altamente superior (HSAM, por sus siglas en inglés), en un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos. Sí, existen (pocas) personas que tienen una capacidad impresionante para recordar eventos de su vida, incluso eventos muy lejanos. Tomemos como ejemplo a Frank Healy, una de las cincuenta personas confirmadas con HSAM en E.U., que, al preguntarle una fecha al azar, digamos 25 de marzo de 1996, puede reconstruir sus acciones de aquel día, incluyendo las más insignificantes: qué desayunó, qué canción sonaba en la radio mientras se dirigía a su trabajo, etc. Bueno, pues incluso entre este grupo de personas con memoria autobiográfica excepcional se encontró que su cerebro reconstruye recuerdos incorporando eventos posteriores a éstos (es decir, "contaminando" el recuerdo inicial), y que también usan asociaciones para recordar, lo que necesariamente introduce desinformación o variantes en lo que "verdaderamente" haya sucedido.

El resultado del experimento se reduce a una frase: nadie es inmune a tener falsos recuerdos. Lo que ya sabíamos ahora es comprobado científicamente, evento que puede significar una amenaza para todas la actividades que se basan en la memoria de sucesos pasados como herramienta principal. 

Al final, lo que se destaca una vez más es que la identidad del ser humano, íntimamente ligada a la memoria, es una actividad narrativa, y como tal, cambiante, según las perspectivas desde que se la aborde (situaciones emocionales, distancia temporal, deseos y expectativas que se tienen sobre uno mismo, etc.).

Te Enseño a Andar en Bici: la mujer que enseña a otras a pedalear la Ciudad de México

Por: ps mexico - 11/22/2013

La mexicana Laura Endoqui comenzó a enseñar a sus conocidas a andar en bici trazando rutas viables para desplazarse en la Ciudad de México. A partir de esto, ha enseñado a mujeres a montar una bici, perder el miedo y usarla como medio de transporte citadino.

biciTal vez damos por hecho que uno de los principales retos para que las ciudades del mundo puedan recorrerse en bici son los provenientes de una planeación urbana pensada exclusivamente para el uso del coche, o bien, de una carencia de cultura de movilidad integral que permite que los ciclistas reciban malos tratos y peligros de parte de los automovilistas. Pero hay una realidad que la mexicana Laura Bustos Endoqui encontró y es que hay muchas personas, por lo menos en nuestro país, que no saben andar en bici, y  muchas de ellas son mujeres, pues recordemos que, culturalmente, el uso de ésta era visto mayormente como un hábito masculino.

Ante esta situación, en sus días libres, esta economista comenzó a enseñar a mujeres que quisieran hacer de la bici su medio de transporte, lo anterior, motivada por la sensación de libertad y autonomía que le da recorrer distancias en su bicicleta; su labor se ha enfocado en hacer que más personas puedan disfrutar de estas mismas sensaciones, que afortunadamente enriquecen la experiencia cotidiana, y que, además, permiten que el flujo de la ciudad sea más dinámico y disminuyan los niveles de contaminantes.

Hoy, Laura participa en Insolentes, un grupo de mujeres que enseña a otras a usar la bici e incluso a hacerlo en vestido y tacones, pues, aunque sea ridículo, todavía hay empleos que demandan que la ropa que se use sea estrictamente formal. No obstante, siendo esto una realidad, estas mujeres sacan provecho de la situación y encuentran un enfoque simpático; se puede y además, dicen: “Nos acompañan un par de buenas piernas y la coquetería; así, nos ves y volteas”. 

Probablemente entre las aportaciones más importantes de Bustos Endoqui en sus dos proyectos, Te Enseño a Andar en Bici: Muévase usted misma. e Insolentes, es su trazo de rutas; ella y otras mujeres, están creando vías inteligentes para recorrer la ciudad, acortar los tiempos y mejorar los recorridos, ubicando centros estudiantiles y zonas residenciales por ejemplo, o creando estrategias de movilidad factibles, que animen a más personas a que usen la bicicleta, sobre todo aquellas que tienen miedo a la peligrosidad de la ciudad y sus automovilistas. A fin de cuentas nadie dijo que las grandes ciudades no fueran una selva, pero incluso éstas pueden ser explotadas en el mejor sentido de la palabra, mientras, a la par, se crea una cultura de respeto al peatón y al ciclista.