*

X

Los hongos "producen viento" para que se esparzan sus semillas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/27/2013

Un reciente estudio encontró que los hongos tienen la capacidad de "crear viento" para que este se lleve sus esporas a lugares húmedos y protegidos.

946912_521919084540910_1800593924_n

El mundo de los hongos es un mundo discreto y lleno de extrañeza. Varios científicos se refieren al reino Fungi como “la materia negra de la biología”, porque hay muy poco que se sabe de ellos. Apenas hace poco descubrieron, por ejemplo, que gracias a unos hongos que se añaden a las raíces de los árboles, éstos pueden comunicarse entre ellos y enviarse nutrientes unos a otros. Pero además de que permiten la comunicación arbórea, los hongos también pueden producir viento para que lleve sus esporas a otras partes del bosque.

Por mucho tiempo se pensó que los hongos se reproducían pasivamente tirando sus esporas al suelo para que una corriente de aire las recogiera y las depositara en otro lugar. Pero este nuevo estudio muestra como el fungi es mucho más activo al esparcir sus semillas.

Para “crear viento”, los hongos sólo tienen que dejar que su humedad se evapore. Esta evaporación les permite enfriarse ya que el cambio de fase de agua líquida a vapor usa energía calórica. El aire frío es más denso que el aire caliente y tiene tendencia a fluir y esparcirse.

Esta habilidad para crear viento es lo que les permite nacer adentro de troncos, en hendiduras de árboles, debajo del pasto: lugares donde el viento común no llega fácilmente. Según uno de los investigadores, si llevas una linterna al bosque en la noche podrás ver esporas moviéndose en grandes nubes, con su propio viento.

Delfines se drogan de manera recreacional, según documental de la BBC

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/27/2013

Documental sugiere que los delfines buscan drogarse con una neurotoxina producida por los peces globo.

1delfines

Los delfines son famosos por presentar una serie de conductas complejas al punto, de que algunos científicos sugieren referirse a ellos como personas o como dueños de ciertas características propias de una personalidad. Entre ellas se incluyen el bullying, la violación, el asesinato, el llamarse por su propio nombre y ahora posiblemente la de intoxicarse de manera voluntaria.

Un nuevo documental de la BBC, Dolphins: Spy in the Pod sugiere que los delfines buscan consumir una neurotoxina que producen los peces globo. "Hasta los humanos más brillantes han sucumbido a la atracción de las drogas, parece que los delfines no son distintos", dice el diario The Sunday Times sobre la misma historia que aparece en la BBC. Según se relata, el equipo de documentalistas observó a un grupo de delfines asediar a un pez globo hasta aparentemente obtener la tetrodotoxina que producen estos peces a manera de defensa. "Después de masticar el pez globo y pasarlo entre ellos, empezaron a actuar de manera extraña, merodeando con sus narices en la superficie como si estuvieran fascinados por su propio reflejo", dijo el zoólogo Rob Philey, uno de los productores del documental, que asume que los delfines intencionalmente experimentan con esta neurotoxina.

Esta "intencionalidad" es discutida por Discover Magazine, en tanto a que la tetrodotoxina no parece ser la droga más agradable. Si bien los delfines son naturalmente curiosos, es poco probable que quisieran experimentar de manera regular con esta sustancia y podría tratarse sólo de un "high" ocasional, de la misma manera que un niño podría comerse un hongo o una flor psicoactiva. En dosis muy bajas, esta sustancia produce un estado de entumecimiento, cosquilleo y ligereza similar al que se asocia con el fugu, la preparación de la cocina japonesa del pez globo. La tetrodotoxina no cruza la barrera sanguínea del cerebro y no parece alterar la percepción o aumentar las sensaciones. Muchas personas se envenenan con esta sustancia y nadie busca repetir la experiencia. A la vez, esta sustancia es miles de veces más tóxica que la cocaína, por lo cual una adicción sería rápidamente letal.

Es posible que los documentalistas exageraran el consumo de los delfines de los puffer fish (en inglés existe un juego de palabras entre pez globo, puffer fish, y una bocanada de un porro, puff... puff the magic fish) para generar más interés por su trabajo. También es posible que esta neurotoxina en el cerebro de los delfines se experimente de manera un poco distinta, suficiente para hacer una experiencia más placentera que en el ser humano y que incluso los delfines aprendan a modular su uso para poder repetir su consumo. De cualquier forma todo esto es especulación, como son la mayoría de los casos de otros animales que se han encontrado consumiendo sustancias psicoactivas. Y quien sabe, tal vez utilizan el spice secretado por los peces globo para teletransportarse.