*

X

El monstruoso hongo de miel de Oregon es el organismo vivo más grande del mundo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/18/2011

Un hongo de miel que se encuentra en Oregon tiene el tamaño de 1665 campos de futbol y encabeza la lista de los organismos más grandes del mundo

El organismo viviente más grande del mundo es un hongo, Armillaria ostoyae, que se encuentra en el Bosque Nacional de Malheur, en Oregon, Estados Unidos. Este organismo, conocido como hongo o seta de miel, empezó de un sola espora demasiado pequeña para ser vista sin un microsocopio hasta llegar a extenderse 880 hectáreas, o cerca de 1665 campos de futbol.

El monstruo de Oregon, como a veces se le dice, ha esparcido sus filamentos rizomórficos a lo largo del bosque por unos 2400 años matando cientos de árboles al crecer, ya que es un organismo saprófito.

El descubrimiento de este organismo ocurrió después de que la científica Catherine Parks investigara la muerte masiva de árboles en el bosque nacional y extrajo muestras de ADN de 112 raíces distinta. Parks descubrió que en 61 de las muestras había material genético correspondiente al mismo ADN: el melífluo monstruo de Oregon.

En la superficie este hongo brota como un fungi de múltiples sombreros dorados que surgen en otoño, los cuales son comestibles aunque no tienen un sabor muy cotizado.

En 1992 se había encontrado otro Armillaria ostoyae en el estado de Washington, de un poco más de la mitad del tamaño del monstruo de Oregon, el cual en su momento fue el organismo vivo más grande.

Algunas personas consideran al Gran Arrecife de Coral de Australia como un superorganismo, sin embargo la ciencia considera que es un agrupamiento de distintos organismos.

El álamo temblón forma colonias de árboles genéticamente idénticos conectados subterráneamente por un  solo sistema de raíz. El sistema de álamos completamente conectados más grande que se conoce es el llamado Pando en Utah, que cubre .43 km2 (106 acres) y constituye el organismo vivo más grande en cuanto a masa.

Es posible que algún día, sin embargo, nos demos cuenta que el organismo vivo más grande es la Tierra entera, en una época posterior al atomismo de la ciencia y a la ficción del ego y quizás, como en la película Avatar, descubramos que siempre fuimos parte de un bosque bioneuronal inalámbrico en el que cada organismo enriquece y afecta la experiencia de la conciencia colectiva y de cada uno de sus nodos (nosotros). Tal vez después de esa época dorada –de los hombres de miel- nos encontremos con el entendimiento definitivo de que el universo entero es un solo organismo, un único animal de luz.

Organismos vivientes más grandes del mundo

 

Medusa inmortal podría tener la clave de la fuente de la juventud

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/18/2011

El proceso de transdiferenciación de la medusa Turritopsis Nutricula la hace teóricamente una especie inmortal; su regeneración celular está siendo estudiada para ser aplicada en el ser humano.

Además de su belleza casi extraterrestre y su inigualable capacidad de proliferación, las medusas cuentan con una singular especie que es naturalmente inmortal: la Turritopsis Nutricula,  una medusa originaria del Caribe que es capaz de regresar a su estado juvenil después de alcanzar la madurez sexual y reproducirse. Esto ocurre a través de un fenómeno llamado transdiferenciación, el cual sucede cuando un órgano regenera su tejido después de sufrir un daño y que se detona en estas medusas al verse amenazadas. La Turritopsis Nutricula lleva este fenómeno hasta el infinito “como una mariposa que pudiera volver a convertirse en oruga”.

Esta especie regresa a su estado de pólipo gracias al más poderoso mecanismo de defensa que la biología ha descubierto, una regresión que le permite, en teoría, vivir para siempre. De este estado de pólipo la medusa vuelve a obtener la madurez sexual una vez que las condiciones son favorables y se reproduce otra vez.

La transdiferenciación es un proceso biológico en el que una célula (sin ser una célula madre) puede convertirse en otra célula completamente distinta, aunque no se sabe si en el caso del Turritopsis son todas las células las que pueden convertirse en cualquier otra célula o solamente algunas células específicas.

Científicos empiezan a estudiar y aplicar la transdiferenciación en el ser humano con ciertos resultados, específicamente en el ámbito de la regeneración corporal. El Dr. Deepak Srivastava, por ejemplo, ha logrado utilizar este proceso para transformar células de corazón en personas que han sufrido un ataque cardiaco.

El blog Singularity Hub explora la posibilidad de que la transdiferenciación eventualmente nos permita regenerarnos de la misma forma que esta medusa, hasta el punto de que solo moriríamos por un acto de violencia externa pero no por la decadencia natural de nuestro cuerpo.

Cuando logremos esta hipereficiencia biológica tal vez, como  la Turritopsis Nutricula que  se expande por todos los océanos de la Tierra, con su extraña apariencia y su silencioso linaje de especie inmortal, podríamos empezar a explorar otros mundos, superando las enormes distancias del cosmos, conquistadores antes de nuestro propio espacio interior.

[Singularity Hub]