*

X

El monstruoso hongo de miel de Oregon es el organismo vivo más grande del mundo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/18/2011

Un hongo de miel que se encuentra en Oregon tiene el tamaño de 1665 campos de futbol y encabeza la lista de los organismos más grandes del mundo

El organismo viviente más grande del mundo es un hongo, Armillaria ostoyae, que se encuentra en el Bosque Nacional de Malheur, en Oregon, Estados Unidos. Este organismo, conocido como hongo o seta de miel, empezó de un sola espora demasiado pequeña para ser vista sin un microsocopio hasta llegar a extenderse 880 hectáreas, o cerca de 1665 campos de futbol.

El monstruo de Oregon, como a veces se le dice, ha esparcido sus filamentos rizomórficos a lo largo del bosque por unos 2400 años matando cientos de árboles al crecer, ya que es un organismo saprófito.

El descubrimiento de este organismo ocurrió después de que la científica Catherine Parks investigara la muerte masiva de árboles en el bosque nacional y extrajo muestras de ADN de 112 raíces distinta. Parks descubrió que en 61 de las muestras había material genético correspondiente al mismo ADN: el melífluo monstruo de Oregon.

En la superficie este hongo brota como un fungi de múltiples sombreros dorados que surgen en otoño, los cuales son comestibles aunque no tienen un sabor muy cotizado.

En 1992 se había encontrado otro Armillaria ostoyae en el estado de Washington, de un poco más de la mitad del tamaño del monstruo de Oregon, el cual en su momento fue el organismo vivo más grande.

Algunas personas consideran al Gran Arrecife de Coral de Australia como un superorganismo, sin embargo la ciencia considera que es un agrupamiento de distintos organismos.

El álamo temblón forma colonias de árboles genéticamente idénticos conectados subterráneamente por un  solo sistema de raíz. El sistema de álamos completamente conectados más grande que se conoce es el llamado Pando en Utah, que cubre .43 km2 (106 acres) y constituye el organismo vivo más grande en cuanto a masa.

Es posible que algún día, sin embargo, nos demos cuenta que el organismo vivo más grande es la Tierra entera, en una época posterior al atomismo de la ciencia y a la ficción del ego y quizás, como en la película Avatar, descubramos que siempre fuimos parte de un bosque bioneuronal inalámbrico en el que cada organismo enriquece y afecta la experiencia de la conciencia colectiva y de cada uno de sus nodos (nosotros). Tal vez después de esa época dorada –de los hombres de miel- nos encontremos con el entendimiento definitivo de que el universo entero es un solo organismo, un único animal de luz.

Organismos vivientes más grandes del mundo

 

La poesía de una lengua de colibrí libando una flor (cunnilungis solar)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/18/2011

Colibrí extrae el néctar de una flor en alta velocidad demostrando una prodigiosa y poética habilidad para robar el tesoro del jardín

Tal vez no parezca demasiado impresionante ver a un colibrí tomar agua. Nada del otro mundo. Pero cuando ves este video te das cuenta de lo impresionante que son los detalles y de la belleza singular de estas aves, casi insectos, conectados con la divinidad del sol y con un espacio secreto en un jardín que escapa del tiempo. Como diría Octavio Paz, el colibrí no se detiene en el aire, se detiene en el instante.

Además del dulce visual de este video, los investigadores que grabaron a los colibríes con cámaras de alta velocidad descubrieron que los colibríes toman néctar de otra forma: no usan acción capilar sino atrapan el agua dulce enrollando su lengua de una forma altamente eficiente. El pico de colibrí penetra la flor y su lengua se extiende etéreamente para robar la miel secreta en un acto sublime.

Los colibríes baten sus alas hasta 90 veces por  segundo y su corazón excede los 1200 BPM (beats por minuto). Para poder lograr esta actividad frenética, lo colibríes  dependen de una dieta rica en néctar y consumen en un día más que su masa corporal en esta sustancia.

Los investigadores creen que la alta velocidad con la que los colibríes beben néctar podría servir para desarrollar aplicaciones en robots que necesitan extraer liquidos.

Quizás podríamos extender una metáfora sexual a la prodigiosa lengua de estas aves, conocidas como chupaflores, y que extraen con enorme habilidad el néctar de las flores como si realizaran un experto cunnilungis solar para obtener la miel femenina que los energetiza.

[Wired]