*

X

8 de agosto: hoy se celebra el Día Mundial del Orgasmo Femenino

Por: pijamasurf - 08/08/2013

Este 8 de agosto se celebra el Día Mundial del Orgasmo Femenino, una fecha que nos recuerda la capacidad transformadora de la sexualidad, la oportunidad que nos brinda para conocernos a nosotros mismos y propiciar nuestra propia evolución.

dia_orgasmoEste 8 de agosto se celebra por séptimo año consecutivo el Día Mundial del Orgasmo Femenino, una efeméride que nació en Brasil y desde ahí se extendió a otros países del planeta, en una tendencia celebratoria totalmente justificada y comprensible hacia el que quizá sea uno de los actos más extraordinarios de la existencia.

Y si bien la fecha se aprovecha sobre todo para festejarla en la práctica, también es posible aprovecharla para reflexionar sobre el orgasmo (y, en general, sobre nuestra sexualidad)como una práctica que se construye día a día, que de algún modo requiere reflexión al mismo tiempo que nos otorga conocimiento sobre nosotros mismos. Puede decirse que la mujer conoce una parte sumamente importante de sí durante el orgasmo, conocimiento que no podría obtener de otra forma. 

En Pijama Surf nos unimos a la celebración, entre otras formas, compartiendo con nuestras lectoras y lectores las siguientes notas, porque creemos que la sexualidad va indeleblemente relacionada con la información a partir de la cual la ejercemos.

El sexo como herramienta evolutiva

El orgasmo femenino como una oportunidad de decisión y encuentro

10 senderos hacia el orgasmo femenino

Una solución sorprendentemente simple para las mujeres que no alcanzan el orgasmo

 

¿Qué dicen de nosotros las bebidas que elegimos? Un brindis visual (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/08/2013

James Bond suele pedir su vodka martini "agitado, no revuelto", esto es, apenas con el movimiento suficiente en la coctelera para que los ingredientes se mezclen sin que la rudeza del cantinero deje desagradables anillos de espuma en la superficie. Sin embargo, la distinción cuando Bond pide un trago revela más sobre su propio carácter que el trago mismo.

El alcohol ha estado presente en las civilizaciones humanas desde los albores de esta; la fermentación permitió conservar el exceso de las cosechas, y las propiedades estimulantes de las bebidas promovieron el solaz de la embriaguez y el culto dionisiaco. Sobre todo, no bebemos lo mismo por las mismas razones: nuestras bebidas son una pantalla en la que proyectamos nuestros deseos y expectativas, y en el que, al menos en lo que dura la embriaguez, estos deseos y expectativas se materializan.

En la exposición fotográfica The Drinking Show, los curadores Sasha Wolf, Matthew Pillsbury y Peter Kayafas recorrieron diferentes galerías y archivos fotográficos para reunir en un mismo espacio imágenes de diferentes sujetos y sus bebidas. 

Desde la siempre glamourosa Marilyn Monroe hasta personajes montados en una escena de resaca, la bebida sirve como pararrayos y espejo: la bebida, ese lubricante social, aporta su presencia fantasmal a la escena, produciéndola a su vez para el fotógrafo y evidenciando al sujeto. Tal vez sea precisamente eso lo mejor y lo peor del alcohol: su capacidad para hacer que las máscaras caigan y los deseos --admitidos o no-- salgan a la superficie.

Por eso, mejor moderación.

Salud.

[Slate]