*

X

Una solución sorprendentemente simple para las mujeres que no alcanzan el orgasmo

Salud

Por: pijamasurf - 10/18/2012

¿Es la disfunción orgásmica en las mujeres un problema fisiológica o solo una consecuencia de la monotonía y la ignorancia del componente erótico que todos

Desde cierta perspectiva, la sexualidad y el erotismo son conceptos diferentes: mientras que uno se refiere a la parte instintiva que nos integra, la meramente animal que nos impulsa a reproducirnos, evolutiva y culturalmente hemos desarrollado todo un aparato que recubre dicha función biológica y le otorga otro significado, tanto subjetiva como socialmente.

De ahí que los problemas de sexualidad cobren, con cierta frecuencia, un dimensión  erótica en conflicto. En este ámbito nuestra fisiología puede quedar limitada por nuestras capacidades cognitivas o, en sentido opuesto, estas pueden ampliar las capacidades de su contraparte corporal.

En un estudio reciente sobre la dificultad de ciertas mujeres para alcanza el orgasmo, se encontró que esta supuesta deficiencia sexual en casi todos los casos se debe a una pobre estimulación integral, es decir, que en la mayoría la relación sexual con la pareja se centra en la zona genital y el tradicional pero potencialmente monótono juego de fricción entre el pene y la vagina.

De acuerdo con el estudio llevado a cabo por Adena Galinsky, de la Universidad de Chicago, una mujer no sufre disfunción orgásmica solo porque no pueda alcanzar este estado con facilidad. Estadísticamente, se debe a que antes del coito existe poca o ninguna interacción con el resto del cuerpo: ningún contacto sexual, ningún beso, ninguna exploración en ese sentido que quedara cristalizado en el verso de Octavio Paz: “voy por tu cuerpo como por el mundo”.

En la misma investigación queda claro, por otra parte, que esta no es una situación exclusiva de las mujeres. Casi 1 de cada 5 hombres contemplados en dicha muestra también reportaron dificultad para alcanzar el clímax sexual (en el caso de las mujeres la proporción fue de 1 de cada 3).

¿Por qué es tan importante esa preparación para el momento cumbre de una relación sexual? En cierta forma, podríamos responder, porque es una condición de la vida misma. No deja de ser paradójico que en otros aspectos de la vida nos preparemos tanto para conseguir algo y, en el caso de lo sexual, creamos que basta el mínimo esfuerzo para obtener una gran recompensa.

Se trata, en suma, de una circunstancia totalmente metafórica, perteneciente por esta misma razón al campo de lo erótico: el contacto previo al orgasmo es importante por lo que esto representa, ese lenguaje que, siendo todavía humano, trasciende por un instante las palabras, anula o confunde las significaciones y dice con un gesto lo que nos tomaría días o años enteros explicar.

La sexualidad puede ser una función instintiva, que realizamos sin que nadie nos diga cómo hacerlo, pero el erotismo, que de algún modo nos hace humanos, es una práctica que se cultiva.

Con información de Alternet

Escritores tienen el doble de probabilidades de suicidarse

Salud

Por: pijamasurf - 10/18/2012

El escritor como un ser, en esencia, trastornado mental, está lejos de ser un cliché y, por el contrario, podría tener un amplio sustento real, al grado de que junto con otras enfermedades como la esquizofrenia y la bipolaridad, los escritores tienen el doble de probabilidad de cometer suicidio.

Convencionalmente, la impresión que se tiene de un escritor es la de un ser singular, atormentado en ocasiones, con habilidades sociales disminuidas, introvertido, de comportamientos excéntricos, solitario o francamente misántropo, neurótico y, en casi todos los casos, con una intensa vida interior, mucho más vívida que la del común de las personas.

Se trata de una concepción en buena medida romantizada que, sin embargo, podría tener un sustento real.

De acuerdo con una investigación llevada a cabo por investigadores del Instituto Karolinska, que se encuentra en Suecia, existe un vínculo entre enfermedades mentales y la llamada vocación artística o, dicho con menos solemnidad, las ocupaciones creativas.

Analizando los datos pertenecientes a poco más de 1 millón de personas con algún tipo de trastorno mental —esquizofrenia, depresión, ansiedad, alcoholismo, drogadicción, autismo, déficit de atención e hiperactividad, anorexia y suicidio— encontraron correlación entre alguno de estos y las actividades artísticas.

Así, según los científicos, el desorden bipolar fue el único diagnóstico que prevaleció entre pacientes que se dedicaban a alguna carrera artística (aparte un estudio previo encontró que las familias con un historial de esquizofrenia o bipolaridad tendían a generar personas creativas).

Sin embargo, si los datos se manejaban de tal modo que, dentro de estas actividades, solo se tomaran en cuenta los escritores, entonces se observaba una sobre-representación de pacientes con esquizofrenia, depresión, bipolaridad, ansiedad y problemas con abuso de sustancias. Finalmente, los escritores mostraron casi el doble de probabilidad de suicidarse comparados con el resto de la población.

Por otro lado, parece ser que los parientes cercanos de personas con alguna de esta enfermedad mental también son más proclives a desarrollarse en algún ámbito artístico.

Y si bien estudios como este fortalecen ese cliché en torno a la figura del escritor como un desequilibrado mental (en sentido amplio), también hacen ver que esta percepción social de la enfermedad mental en ocasiones olvida que una persona en dichas condiciones no es, necesariamente, un ser disfuncional, un anormal que pide a gritos la reclusión y el encierro. En ciertas circunstancias, una persona puede trascender dichos trastornos, trascender sus limitaciones y en cierto modo incluso a sí misma y el nombre técnico con que otros intentan definirla, y transmutar esa supuesta enfermedad en otra cosa.

[The Atlantic]