*

X

Turista mata y cocina rara especie de pulpo que no se veía desde 2008

Por: pijamasurf - 07/27/2013

Vacacionando en Grecia, un turista de origen estadounidense encontró una rara especie de pulpo de 6 tentáculo del que solo se conocía otro ejemplar encontrado en 2008; sin saber de esta característica, el hombre lo mató y lo comió junto con su familia.

o-CLOSEUP-570

En un desafortunado ejemplo de los efectos nocivos del turismo sobre el medio ambiente, un turista de origen estadounidense mató y cocinó junto con su familia una rarísima especie de pulpo de la que se conocía apenas otro ejemplar, visto hace 5 años, en 2008.

Los hechos ocurrieron en Papa Nero, una playa en la península de Pelión, en Grecia, adonde Labros Hydras, un ingeniero mecánico de 49 años residente en Washington, D.C., acudió a vacacionar en compañía de sus hijos.

Hydras buceaba cuando dio con el cefalópodo, un pulpo de 6 tentáculos, una característica extraordinaria en estos animales que usualmente tienen 8. Al ingeniero, sin embargo, esto no le causó ningún tipo de extrañeza y sin pensarlo dos veces lo tomó, lo sacó del agua, lo golpeó contra una roca para matarlo y lo llevó a una taberna cercana para pedirle al cocinero del lugar que lo preparara. Este, sin embargo, se negó, por lo cual el hombre lo frió por su cuenta con un poco de jitomate y limón y pasó a engullirlo con su familia.

r-PLAYING-WITH-OCTOPUS-large570

o-COOKED-HEXAPUS-570

“Viajamos a Grecia cada año y cuando atrapamos un pulpo hacemos siempre lo mismo, así que simplemente no lo pensamos”, declaró Hydras a un periódico inglés luego de que se le hiciera saber la particularidad del pulpo que tan descuidadamente había engullido.

El anterior pulpo de 6 tentáculos del que se tenía noticia fue encontrado en 2008 en Gales, Inglaterra, donde fue capturado con vida y llevado al Blackpool Sea Life Centre. En aquella ocasión el ejemplar fue bautizado como "Henry the Hexapus", en alusión a Enrique VIII, el rey inglés célebre por haber tenido 6 esposas.

En cuanto a Hydras, espera que su error se compense con la difusión tanto del hecho como de las fotografías que tomó del cefalópodo, con lo cual quizá el accidente no se repita por otras personas.

En Ecoosfera: Turistas se toman fotografías junto a delfín encallado en playa de China en vez de ayudarlo

[Huffington Post]

Modelos hermosas a las que nunca te parecerás porque ellas tampoco se parecen a sí mismas

Por: pijamasurf - 07/27/2013

Si el ideal de belleza en nuestro tiempo está basado en las fotografías que vemos en revistas, hay un verdadero desfase que explica por qué hay tanta insatisfacción cuando de vanidad se trata. Por más que uno se arregle, que las mujeres se maquillen o que luzcan sus mejores ropas, nunca estarán siquiera cerca de las celebridades o las modelos que ven retratadas en las páginas de Vogue, porque tampoco ellas se ven así.

En una nota escrita por Denise Salceda, blogger, diseñadora gráfica y también modelo, queda en evidencia el abismo de diferencia que hay entre la fotografía original y lo que finalmente se publica en una revista. El contraste es increíble. No es sólo borrar un grano o alisar la piel de imperfecciones, sino que llegan al extremo de enflacar, aumentar el busto y modificar las rodillas para esconder las protuberancias de los huesos. Esas imágenes deben ser tomadas como una representación de la realidad, como ficción o como alegoría, pues no tienen nada que ver con la fotografía, digamos, documental.

El carácter objetivo de la fotografía nos da la ilusión de realidad o de verdad, objetivo en el sentido de que hay un objeto entre nosotros y lo que se quiere representar: la cámara. Sin embargo una fotografía puede estar tan manipulada que podría parecerse más a una caricatura que a una fiel representación de la realidad.

Ejemplos de modelos antes y después de ser fotografiadas por un profesional y retocadas en uno o varios programas de computadora sirven para desarrollar una suerte de coeficiente intelectual visual que ponga en perspectiva el bombardeo de imágenes fantásticas que parecen reales. Esto no quiere decir que dejemos de ver o de disfrutar esas fotografías, sino que estemos conscientes del juego estético del que hacen uso, y así evitar dejarnos influenciar o hasta deprimirnos por no poder llegar a ese nivel de belleza. Para mantener una salud mental es mejor saber que ese mundo es ilusorio, y que ni siquiera quienes aparecen en esas fotos se ven así. 

[Big Think