*

X

Mar de nubes sobre el Mediterráneo: impresionante serie fotográfica de Jakob Wagner

Por: pijamasurf - 07/12/2013

Si en el universo es posible establecer la noción de correspondencia, probablemente uno de los ejemplos más elocuentes que existen al respecto se encuentra en el mar y en el cielo, ese doble espejo en el que uno y otro se asoman para mirarse mutuamente, ese “dolce color d'orïental zafiro” de Dante que a su vez encuentra reflejo en Góngora: “Que espejo de zafiro fue luciente”. El mar y el cielo que en el horizonte se confunden y se mezclan, un punto de unión que por inalcanzable se adivina simultáneamente inexistente pero posible.

En un ejercicio fotográfico que denota una persistente sensibilidad por estas cualidades poéticas intrínsecas a ambas potencias de la naturaleza, Jakob Wagner realizó recientemente una serie que tituló “Mar de nubes”, en la cual se observan las formaciones que coronan el Mediterráneo, sin duda uno de los cuerpos de agua más emblemáticos tanto del planeta mismo como de la historia de la humanidad.

Al final, la contemplación de estos paisajes sugiere que quizá el vínculo que da sentido a los fenómenos de nuestra realidad es esencialmente estético.

También en Pijama Surf:

7 increíbles formas de nubes (FOTOS)

Nubes que parecen cosas: una compilación de la sociedad de la apreciación de las nubes (FOTOS)

Imágenes vía My Modern Met

Te podría interesar:

¿Cómo reacciona el cerebro a un rompimiento romántico?

Por: pijamasurf - 07/12/2013

La doctora Xiaomeng Xu, de Brown University, ha llevado a cabo una investigación que responde a esta pregunta.

12newsci_466040s
Cuando estás atravesando un rompimiento te sientes como una persona diferente. Tus hábitos alimenticios, de sueño y de concentración (por mencionar algunos) son completamente distintos a los que normalmente tienes. Te encuentras pasando demasiado tiempo extrañando a tu ex, checando sus estatus de Facebook, recordando los más remotos detalles… Este cambio de patrones de pensamiento puede ser causado por cambios neuronales que ocurren después de un rompimiento. 

“Estudios de neuroimagen han encontrado que ser rechazado, incluso por un extraño, activa muchas de las mismas regiones en el cerebro que cuando experimentamos dolor físico”, apuntó la doctora

En uno de los estudios reclutaron a algunos valientes participantes para escanear su cerebro mientras miraban fotografías de las personas que los desecharon. Los participantes mostraron actividad cerebral aumentada en distintas regiones asociadas con la recompensa, la motivación, la adicción y el desorden obsesivo-compulsivo. Esto puede ayudar a entender por qué cuesta tanto trabajo dejar ir a alguien cuando una relación termina.

Para algunas personas, el dolor puede continuar por meses después de haber cortado. Un grupo de investigadores alemanes, estudiando a un pequeño grupo de personas que seguían sufriendo por sus ex después de seis meses de haber terminado, también encontraron patrones consistentes con la depresión, tales como actividad reducida en la ínsula y en las regiones de la corteza cigulada anterior y posterior.

Aunque estos estudios muestren el dolor de un rompimiento como una serie de asociaciones cerebrales que son bastante anticipables, su importancia reside en que demuestran que el dolor, como todo, es temporal. Y que los químicos detonados o bloqueados por el trauma vuelven a la normalidad a su debido tiempo.

[ScientificAmerican]