*

X

Entretenidos hasta la muerte: inquietante comparativo entre las distopías de Orwell y Aldous Huxley

Por: pijamasurf - 06/27/2013

¿Quién tenía razón? ¿Aldous Huxley o George Orwell? ¿De qué manera triunfa el Poder absoluto: por la vía de la sutileza o siguiendo el camino de la brutalidad?

orw_hux

Sin duda entre las distopías que pueden encontrarse en la literatura dos de las más emblemáticas son Brave New World, de Aldous Huxley (1932), y Nineteen Eighty-Four, de George Orwell (1949), ambos escritores ingleses que en parte por haber vivido el horror dela Segunda guerra mundial y la amenaza del totalitarismo, imaginaron un futuro opresivo, sociedades dominadas por el miedo y la tiranía, la hipervigilancia cotidiana, el letargo de la conciencia civil, el freno a las libertades y, en general, un mundo caracterizado por el sometimiento del individuo ante el Poder.

Y si bien puede decirse que ambas narraciones llegan a conclusiones similares, lo cierto es que lo hacen por caminos muy distintos, casi opuestos, un contraste que ha sido resumido con lucidez en este comparativo gráfico elaborado por el ilustrador Stuart McMillan a partir de Amusing Ourselves to Death: Public Discourse in the Age of Show Business (Entretenidos hasta la muerte: Discurso público en la era del espectáculo), un libro en el que Neil Postman examina la posibilidad “de que Huxley y no Orwell tenga la razón”.

¿Por qué? Esencialmente porque en el futuro que vislumbra Huxley la dominación se sirve de recursos mucho más sutiles que los que propone Orwell. En Huxley, por ejemplo, es el placer y no el miedo lo que mantiene adormecida a la población, de modo tal que esta cree encontrarse en un sueño satisfactorio y no en medio de una pesadilla.

En suma, se trata de una síntesis que más que hacernos pensar sobre nuestro futuro, acaso nos confronta con nuestro presente.

Aquí una traducción libre del gráfico:

Orwell temía que los libros se censuraran; Huxley, que no habría razón para la censura, pues a nadie le importaría leer.

Orwell temía a quienes nos privaran de información; Huxley, que el exceso de información nos reduciría a la pasividad y el egotismo.

Orwell temía que la verdad nos fuera ocultada; Huxley, que esta se ahogaría en un mar de irrelevancia.

Orwell temía que la nuestra se volvería una cultura cautiva; Huxley que esta sería más bien trivial.

Como Huxey notó en Brave New World Revisited, los libertadores civiles y racionalistas que están en alerta constante contra la tiranía, “fracasaron en tomar en cuenta el apetito casi infinito del ser humano por las distracciones”.

En 1984, la gente es controlada al infligirle miedo; en Un mundo feliz, por la vía del placer.

En suma, Orwell temía que lo que odiáramos nos arruinara; Huxley, que lo amaríamos sería nuestra condena.

Por cierto, en este post de Biblioteca Pijama Surf puedes encontrar estos y otros libros de utopías, distopías y relatos contrafácticos digitalizados y listos para descargar.

[All That Is Interesting]

¿La mayor destrucción de contenidos de la historia moderna? LeaseWeb borra archivos de Megaupload

Por: pijamasurf - 06/27/2013

LeaseWeb, compañía holandesa con la que Megaupload tenía 630 servidores donde alojaba contenido, decidió eliminar estos archivos ante la falta de resolución legal en torno al destino del sitio de Kim Dotcom.

megaupload

En enero de 2012 el FBI ordenó el cierre de Megaupload, uno de los mayores sitios de intercambio de contenidos en Internet, propiedad de Kim Dotcom, quien desde entonces vive exiliado en Nueva Zelanda por la demanda que enfrenta en Estados Unidos por violación a derechos de propiedad intelectual.

Desde entonces el vasto contenido del sitio permanecía albergado en 630 servidores de LeaseWeb, compañía con sede en los Países Bajos, en una suerte de limbo propiciado por la situación legal tanto de Megaupload como del propio Dotcom.

Sin embargo, parece ser que LeaseWeb no pudo esperar más y so pretexto de “reprovisionar los servidores”, eliminó todos los archivos que se encontraban en Megaupload hasta el día del bloqueo.

Según declaró DotCom, en varias ocasiones pidió a LeaseWeb que no borrara dichos contenidos en tanto su proceso judicial en las cortes estadounidenses no se resolviera, y al parecer la decisión se tomó sin avisarle y mucho menos consultarlo.

Con todo, los archivos alojados en LeaseWeb no son todos los que se encontraban disponibles en Megaupload. Carpathia Hosting y Cogent Communications Group son otras dos compañías cuyos servidores también utilizaba el sitio.

Desde cierta perspectiva legal, algunos grupos de activistas sostienen que los usuarios de Megaupload tienen todo el derecho de recuperar los contenidos almacenados, acaso un derecho mucho más legítimo al que una compañía tiene a eliminarlos.

[BBC]