*

X

Biblioteca Pijama Surf: utopías, distopías, ucronías y otros relatos contrafácticos (PDFs)

Por: pijamasurf - 06/20/2013

Una selección de libros digitalizados y listos para descargar que tienen como rasgo común el fantaseo sobre la realidad social, si esta se encuentra condenada a ser peor de lo que es o si es posible mejorar la convivencia mutua.

castillo_dick

La realidad es, pero también puede ser. La realidad es acto y es potencia, simultáneamente. Y nuestro entendimiento se da cuenta de eso. La realidad puede ser mejor de lo que es, pero también peor, y somos capaces de imaginarlo.

En cierta forma la literatura (y las artes en general) están sostenidas sobre ese descubrimiento de la mente humana, sobre la capacidad de imaginar lo que no es a partir de lo que es, ver lo que no existe ahí donde algo sí existe. La metáfora incesante de una realidad que, por fortuna, no termina de satisfacernos.

Desde la perspectiva social, esta inclinación o comportamiento se ha expresado en unos cuantos géneros hermanados entre sí por su proyección de las circunstancias de personas conviviendo e interactuando, los casi siempre arduos mecanismos del acuerdo y la colectividad que para algunos pueden perfeccionarse y redundar así en beneficio de todos o, para otros, no están más que condenados al fracaso y la decadencia, con la consecuente instauración de regímenes caóticos o autoritarios que ello implica.

En esta ocasión compartimos algunos de los títulos más emblemáticos de la literatura utópica, distópica y contrafáctica, relatos animados por la duda y la esperanza, la sospecha de que las sociedades humanas pueden ser peores de lo que son pero el deseo de que no sea así.

Exploraciones que al sondear la posibilidad futura nos descubren, también, nuestro territorio presente.

 

Tomás Moro, Utopía

 

Francis Bacon, La nueva Atlántida

 

Aldous Huxley, La isla

 

Aldous Huxley, Un mundo feliz

 

George Orwell, 1984

 

William Golding, Señor de las Moscas

 

Ray Bradbury, Farenheit 451

 

Ray Bradbury, Crónicas marcianas

 

Philip K. Dick, El hombre en el castillo

 

William Gibson, Neuromante

 

Kazuo Ishiguro, Nunca me abandones

 

Otros post de Biblioteca Pijama Surf en este enlace.

En Faena Sphere: Utopía de Tomás Moro, la certeza de lo imposibe como estímulo de la perfección

Reformar o transformar la escuela y el papel de lo digital en México y América Latina: entrevista con Pablo Doberti

Por: Juan Manuel Ortega Riquelme - 06/20/2013

Pablo Doberti, de la organización UNO Internacional, habló con Pijama Surf sobre la necesidad de transformar la educación en América Latina pero de raíz, convirtiendo las escuelas en nodos de producción de conocimiento y no de mera reproducción.

Pablo Doberti, psicólogo argentino, es director de UNO Internacional, un proyecto de transformación de la escuela que Doberti define como “el primer modelo de gestión de la transformación de la escuela que hay en América Latina, estructurado e integral”. Doberti estuvo en México para participar en diferentes conferencias y Pijama Surf tuvo la oportunidad de entrevistarlo para conocer el diagnóstico que Uno Internacional hace de la escuela en esta región. El sistema UNO Internacional ha recibido el apoyo de la UNESCO y fondos del Banco Mundial para el desarrollo y la innovación.

En México el tema de la educación ha sido tratado con particular interés en las últimas semanas, resultado de las modificaciones constitucionales propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto y aceptadas por el Congreso, en materia de evaluación de la calidad educativa. Sin embargo, y a pesar de que el tema de la reforma educativa esta en boga, para Doberti la discusión no debe de ser entorno a la reforma de la educación sino de su transformación.

¿Por qué la transformación de la escuela en América Latina? Doberti afirma que hay varios factores que vuelven esto fundamental para la escuela latinoamericana. Por un lado, la escuela, en su historia institucional en América Latina, hace demasiado tiempo que no ha tenido un cambio. En los últimos cien años casi todas las instituciones han cambiando menos la escuela. La escuela mantiene su estructura histórica y parece ser el “reducto social de la no transformación”. La escuela piensa que su función social es la conservación, incluso la conservación moral. El otro elemento que complementa el problema y que genera un gran estrés en las escuelas es la evaluación mundial PISA, la cual pone a toda América Latina en el mismo rango y con evaluaciones muy bajas.

"¿Por qué estamos tan hermanados con el fracaso?", se pregunta Doberti.

El diseño institucional de la escuela tiene un desfase estructural entre aquello que entendemos es educar y lo que PISA considera educar y solicita que sea la educación del siglo XXI. El paradigma escolar en América Latina apunta para un lado y PISA para el otro. Esto significa que aunque lo tratemos de mejorar, nunca llegaremos a los criterios definidos por PISA. En otras palabras no se trata de optimizar la escuela, sino de redefinirla.

Redefinir la escuela es lo que UNO ha ido construyendo a través de modelos alternativos. Bajo el principio de la conceptualización misma de la transformación, el modelo UNO se preguntó de qué manera hago que el profesor, la familia y el niño acompañen esa transformación. ¿Cómo cambiamos los patrones de conducta y manejamos la angustia de la escuela por el cambio? ¿Cómo cambio la auto-percepción de la escuela? El temor de la escuela al cambio genera una angustia institucional. Ese cambio tiene aspectos sociales, psicológicos e institucionales

¿Hacia dónde cambiamos? En primer lugar, dice Doberti, pasar del positivismo al constructivismo. Pasar de “una epistemología que supone la estructura del conocimiento y la verdad como una verdad establecida, fija e inmaculada y la escuela como un aparato más o menos eficiente de transmisión de ese sistema de saber” a un sistema constructivista que supone lo contrario: “la escuela como aparato productor de conocimiento [...], y no hay manera de asimilar conocimiento sin producirlo, es decir, apropiarse de él”. El conocimiento es una consecuencia. El niño esta ahí, en la escuela, para producir conocimiento, eso es aprendizaje. Pasar de la información a la formación.

La escuela no es un aparato eficiente para transmitir información. La institución debe de ser un aparato eficiente para gestionar la información: ordenarla, clasificarla, ponderarla y criticarla.

La docencia debe de pasar de la pasividad a la actividad. Hacer del niño alguien capaz de realizar acciones en la producción de conocimiento. El niño debe de crear, proponer, argumentar y decidir. El estudiante tiene que aprender a proponer, apropiarse, re-escribir, producir. Para Doberti es esencial sacar de la escuela el Tótem del saber. El docente juega aquí un papel esencial: no esta ahí para hablar, sino para incentivar la conversación.

El niño tiene que aprender a problematizar lo que tiene sentido dentro de su realidad o que toca a su realidad. El proceso de exploración es el proceso de resolución de un problema que le acusa. El arte de la enseñanza es guiar en la construcción del problema, pero generalmente los profesores no son formados para problematizar. Desarrollar competencias es pues una parte esencial de la educación.

Si bien en América Latina han existido intentos de transformación del sistema educativo (Montessori, Waldorf, Freire), la institución es muy inteligente en su resistencia. Cuando hay lineas inquietantes el sistema les da el carácter de experimental como un mecanismo o válvula de escape. No hemos salido de la lógica de que siempre “la innovación es experimental”. Esto ha ocurrido con lo digital. La escuela como está hoy construida no resiste el tránsito hacia lo digital. Pero ante esa amenaza la escuela se cierra. No niega rechazando, “niega encapsulando”, es decir, la escuela crea el laboratorio o el taller de computación pero no lo integra al proceso educativo.

Hoy en día se hace una pregunta retórica o neurótica: ¿Será útil lo digital para la escuela? Un absurdo, ya que esto es algo dado: está ahí. La institución cree gobernar un proceso que se ha desbordado, vive la ilusión que aún puede decidir cuándo se digitaliza su entorno, cuando en realidad lo digital esta ya por debajo de los escritorios del salón de clase.

La falta de la integración de lo digital en los colegios es un síntoma del fracaso de la educación y ahí interviene el sistema UNO. El sistema UNO crea conciencia (crea una crisis) de que una cosa no está completa en la escuela: lo digital. Para UNO lo digital es una especie de caballo de Troya y utiliza el iPad como este agente de transformación que se inserta en el salón de clase. Cuando el iPad llega al salón de clase y se enciende, ya no cumple la función del papel, es mucho más incisivo: el niño dialoga, interactúa con el iPad. A diferencia de la Televisión que pasivisa, el iPad activa.

Lo digital trae consigo dos ejes de transformación muy poderosos, uno el ético y otro el epistemológico. En lo ético transforma conductas, activa la creación, la discusión, la participación. En lo epistemológico, lo digital rompe con el monopolio de la verdad. Es el fin del acervo fijo del saber y con ello el maestro deja de tener el monopolio del saber. El conocimiento se consume y se produce en el salón de clase.

En este enlace, el sitio de UNO Internacional.

Twitter del entrevistador: @juanmortega