*

X

Biblioteca Pijama Surf: Libros de Haruki Murakami digitalizados y listos para descargar (PDFs)

Por: pijamasurf - 01/26/2016

Un autor que no podía faltar en nuestra Biblioteca Pijama Surf: Haruki Murakami, cuyas obras nos invitan a cuestionar los límites de la realidad

Ahora, el nombre de Haruki Murakami es bien conocido. Cabría decir incluso, sin faltar a la verdad, que es internacionalmente conocido. Sus obras se han traducido incluso a los idiomas menos esperados a pesar de que se trata de un autor que escribe en japonés, un idioma del que, a diferencia de otros hegemónicos (en especial los europeos), podría pensarse que presenta mayores dificultades para entrar al mercado global de la edición y la literatura.

Sin embargo, no ocurre así con Murakami. Hubo un momento en el que importantes editoriales del mundo occidental voltearon a ver la obra de un joven japonés y, a partir de entonces, lo catapultaron al polémico escenario de los bestseller. Es sabido y público que el momento de quiebre fue Tokio Blues, quinta novela en la bibliografía del escritor (originalmente de 1987, posterior a El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de 1985, y anterior a Baila, baila, baila, de 1988), que fue escrita expresamente para venderse por millones. Según cuenta Murakami (en una historia que puede ser cierta o no), hubo un momento de su trayectoria como escritor en que se planteó la pregunta de si quería permanecer como un oscuro autor japonés, conocido y quizá incluso elogiado por una minoría (su tercera novela, La caza del carnero salvaje, ganó el Noma Bungei Shōun, uno de los premios literarios más prestigiosos de Japón) o si, por el contrario, quería algo más. Por los resultados, sabemos que optó por esta otra vía. A diferencia de otras que le precedieron o le sucedieron, Tokio Blues es una narración soft de Murakami, light en el sentido de que carece de elementos conflictivos y no del todo asequibles para cualquier lector como la depresión, el suicidio, la confusión emocional, historias que no se cierran, el cuestionamiento a los límites entre realidad y los muchos mundos de la ficción y la fantasía, etcétera.

La decisión, con todo, fue afortunada para muchos. Más allá de las críticas que podría recibir en términos literarios, sociológicos y quizá incluso políticos (por la forma en que el ejercicio de la forma dominante del poder se realiza en literatura), es imposible negar que Murakami tiene obra y, todavía más, que al menos por un par de novelas, tiene ya esos “dos ochavos de lengua toscana” que nos hacen prestarle atención a su obra.

A continuación compartimos enlaces a los archivos de libros que se encuentran disponibles en Internet. En esta ocasión, gracias a la popularidad de Murakami, el material para esta entrada de nuestra Biblioteca Pijama Surf fue sumamente fácil de recabar, lo cual agradecemos a las personas que desinteresada y anónimamente hacen circular estas digitalizaciones en la red. Para corresponder a este gesto, te invitamos a ti que descargarás alguno de los archivos (o todos) a subirlo también a alguna plataforma y permitir así que la información que contribuye a la formación de todos siga siendo accesible.

 0817318d27a15a5bb99c772410af2d49

Novelas (en orden cronológico de publicación)

La caza del carnero salvaje

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas

Tokio Blues, Norwegian Wood 

Baila, baila, baila

Al sur de la frontera, al oeste del sol

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

Sputnik, mi amor

Kafka en la orilla

After Dark

1Q84 (Libros 1 y 2)

 

Cuentos

Sauce ciego, mujer dormida

 

En inglés

Pinball, 1973 (novela)

The Elephant Vanishes (cuentos)

What I Talk About When I Talk About Running (ensayo autobiográfico)

 

En este enlace otras entradas de Biblioteca Pijama Surf

Correos electrónicos convertidos en hermosas cartas escritas a mano

Por: pijamasurf - 01/26/2016

Hackeando la estética autómata de la inmediatez: proyecto en línea transcribe la comunicación electrónica en cartas escritas a la vieja usanza

Screen Shot 2016-01-30 at 9.49.59 AM

Hace poco reflexionábamos sobre la posibilidad de que la escritura a mano desaparezca, con las implicaciones culturales y estéticas que ello significaría. En su proyecto Snail Mail My Email, el artista estadounidense Ivan Cash convirtió correos electrónicos mandados entre extraños en tradicionales cartas escritas a mano. Tras apenas 4 días de haberlo sacado al aire, Cash ofreció transcribir al papel y mandar a cualquier lugar del mundo todos los e mails que recibiera en el transcurso de 1 mes. El resultado fue de proporciones virales, con alrededor de 11 mil e mails, lo que lo forzó a reclutar alrededor de 200 escribanos voluntarios para lograrlo.

Como la mayoría de los proyectos en Internet, el proyecto de Cash duró muy poco; pero ahora vive en una antología que contiene las más bellas e interesantes cartas que se mandaron durante ese tiempo.

Cartas dobladas en forma de aviones o de pájaros, post-its con poemas, pedazos de hojas de colores con caligrafía antigua o besos pintados con lápiz labial son algunos ejemplos de esta colección. La única regla fue que las cartas no contuvieran más de 100 caracteres cada una, para poder crear con ellas cualquier cosa que a los voluntarios les viniera a la imaginación.

En una entrevista, Cash apuntó que esperaba que el proyecto “sirviera en general como una campaña para escribir cartas, e inspirar a los participantes a acuñar este casi extinto arte en una era en la que hablar es barato y mandar mensajes de texto es aún más barato”. Cash concibe el proyecto como una admirable manera de forjar “dinámica y colaboración forzada entre extraños”.

El encanto del proyecto, más allá de que regrese (aunque sea por un corto período de tiempo) el formato manual de la carta al mundo, es que la intimidad inherente a las cartas está en las manos de completos extraños. Es decir, una declaración de amor o incluso una propuesta de matrimonio pueden ser transcritas a la pluma por algún bienintencionado extraño. Quizá los intermediarios resten intimidad al mensaje, pero la forma sin duda tiene un valor encantador. 

Screen Shot 2016-01-30 at 9.54.37 AM