*

X

John Titor: ¿un elaborado engaño o evidencias del viaje en el tiempo?

Por: pijamasurf - 05/08/2013

¿Pruebas dejadas para nuestra valoración por un viajero en el tiempo real o el elaborado engaño de alguien con mucho tiempo libre y cierto conocimiento de matemáticas avanzadas (y Photoshop)?
Portada del dispositivo de desplazamiento gravitacional C204 con su unidad de control

Portada del dispositivo de desplazamiento gravitacional C204 con su unidad de control

En el año 2015 los Estados Unidos y Rusia comenzarán la 3a Guerra Mundial con brutales ataques nucleares y tres mil millones de muertos. EU entrará en una segunda Guerra Civil y la capital pasará de Washington a Omaha; posteriormente, un virus que funcionaría según nuestras peores suposiciones para el Y2K del año 2000 terminará con los sistemas computacionales como los conocemos. Sólo un hombre podría salvar al mundo de la destrucción: su nombre, John Titor.

Desde el año 2000 un usuario con ese nombre posteó supuestas "evidencias" de sus viajes en el tiempo en diversos foros. Con los nombres de "TimeTravel_0" o simplemente "John Titor", uno o varios usuarios echaron a andar un rumor que se ha convertido desde entonces en una enorme leyenda urbana en la ciudad Internet.

IBM 5100

Como una mezcla de distintas películas de viajes en el tiempo (como Terminator Back to The Future), el usuario afirmaba ser un soldado enviado del año 2036 al año 1975 para recobrar una vieja computadora IBM 5100 (en la imagen), la cual sería la única que podría resistir al virus del futuro, todo esto a bordo de un Chevrolet 1967 con un sistema capaz de utilizar los hoyos negros de Kerr para recorrer uno de los dos multiversos que se abren cuando uno entra en uno de tales hoyos con gravedad hipermasiva.

Titor, en la historia, se desvía hacia el año 2000 para saludarse a sí mismo a los 3 años, lo que parecería desestimar todas las posibles paradojas del viaje en el tiempo que la ciencia ficción nos ha enseñado a respetar. Durante cuatro meses en el 2000, Titor respondió muchas preguntas en los foros de entusiastas del cronoturismo, describiendo eventos futuros con un giro que lo libraría de sospechas y daría sustento teórico a su historia, al menos en teoría: las realidades alternas existen, así que lo que ocurrió en el pasado de su línea temporal podría no necesariamente ocurrir en nuestro futuro. 

Titor recomendó también aprender todo lo que pudiéramos sobre primeros auxilio y dejar de comer carne (debido a una epidemia de la enfermedad de las "vacas locas"), además de publicar fotografías de su máquina del tiempo y algunas páginas del manual de usuario. En marzo del 2001, el usuario conocido como John Titor dejó un último consejo ("Lleva un bote de gasolina contigo cuando el auto se muera al lado de la carretera") y se desconectó para siempre.

Parche del Equipo de Reconocimiento Temporal 177 con una imagen de la Singularidad de Kerr (las eventualidades de los dos multiversos que se abren al aproximarse a un hoyo negro de Kerr.)

Parche del Equipo de Reconocimiento Temporal 177 con una imagen de la Singularidad de Kerr (las eventualidades de los dos multiversos que se abren al aproximarse a un hoyo negro de Kerr.)

Esta historia ha sido objeto de miles de publicaciones y blogs (350 mil al googlear "John Titor solution"), tanto de quienes quieren llegar al fondo de la elaborada broma como de quienes quisieran que el viaje en el tiempo fuese realidad. La coartada de Titor (la existencia de los multiversos que nacen cuando uno entra en una singularidad de Kerr, mismos que el usuario debe aceptar previamente antes de embarcarse en la aventura) no pueden ser probados con nuestros instrumentos actuales --pero aunque así fuera, ¿no nos encantaría creer que un viajero del tiempo vino desde el futuro para advertirnos de una terrible amenaza?

¿No nos encantaría estar en su lugar? ¿Desviar el curso de las carabelas de Colón y de todos los conquistadores europeos para que el continente americano evolucionara de un modo distinto? ¿Matar a Hitler siendo niño para prevenir el Holocausto? ¿Ayudarnos a nosotros mismos a conquistar a esa chica que nos gustaba en la preparatoria? Las posibilidades son, como el tiempo, infinitas. Verdad o ficción, aquí algunas de las supuestas evidencias que el usuario John Titor dejó en el Internet como prueba de que el ser humano conquistará, en un futuro no lejano, a su más evasivo enemigo e inevitable referente: el tiempo.

Página del manual del C204, mostrando de nuevo la singularidad de Kerr.

Página del manual del C204, mostrando de nuevo la singularidad de Kerr.

 

Supuesta foto de Titor demostrando la curvatura de gravedad de su máquina del tiempo en un rayo láser

Supuesta foto de Titor demostrando la curvatura de gravedad de su máquina del tiempo en un rayo láser

 

Página del manual de usuario del C204, la supuesta máquina del tiempo de John Titor

Página del manual de usuario del C204, la supuesta máquina del tiempo de John Titor

 

La Unidad de Distorsión Gravitacional C204 en el auto de Titor, supuestamente un Chevrolet 1967.

La Unidad de Distorsión Gravitacional C204 en el auto de Titor, supuestamente un Chevrolet 1967.

[PSMag con imágenes de Conviction of a Time Traveler]

La fascinante historia de los 28,800 patitos de hule que se perdieron en el mar

Por: pijamasurf - 05/08/2013

Hace 21 años un contenedor cayó al Océano Pacífico con 28 mil patitos de hule; dos décadas después los patitos siguen brotando en diferentes playas del mundo.

rubberduck

Al principio eran 28,000 patitos de hule y otros juguetes de plástico, navegando por el Océano Pacífico en el calor de la colectividad --como en un gran vientre maternal-- empacados juntos en un container. Pero un giro del destino hizo que el 10 de enero de 1992 una tormenta sorprendiera al buque en el que iban cerca de las Islas Aleutiana y su contenedor cayó, arrojando al agua miles de juguetes de la compañía china First Years Inc. Los patitos quedaron entonces indefensos antes las corrientes marinas y se fueron dispersando por los mares del mundo --probablemente aterrados.

Más de 20 años después los patitos de hule siguen apareciendo en las playas, entre conchas, basura y  osamentas de animales marinos muertos. Muchos de ellos han cruzado el mundo, apilando experiencias inefables en su piel de goma: sus rostros tiernos y mortificados han surgido en los litorales de Alaska, Hawai, Sudamérica, Escocia e incluso en los desiertos de hielo del Ártico.

Su improbable éxodo transoceánico, además de conseguirles una base de fans  y coleccionistas, ha permitido que oceanógrafos desarrollen nuevas investigaciones sobre corrientes marinas circulares conocidas como giros oceánicos. Reconstruyendo los trayectos de los patitos el investigador Curtis Ebbesmeyer pudo determinar el punto exacto en el que su contenedor había caído y establecer que un objeto tarda tres años en completar un círculo --o giro oceánico en estas corrientes.

Friendly_Floatees

"Friendly Floatees": Mapa de la navegación de los patitos

La conmovoedora histiora de los patitos náufragos --la mayoría de ellos amarillos y con una serie de marcas que los hace reconocibles-- inspiró al periodista Donovan Hohn a escribir el libro "Moby Duck " recuento literario e investigación de campo de los múltiples destinos de estos juguetes de baño, que de paso reflexiona sobre la inmensa cantidad de basura que se desposita en el mar, y que, como muchos de los patitos, sigue flotando a la deriva.  "La imagen más encantadora de todo esto es la de un minúsculo pato amarillo que desafía en solitario al océano salvaje. Varias veces me he imaginado estar tumbado en la playa y de repente ver aparecer en el horizonte un patito amarillo".

Quizás inspirados en la hueste de patitos desperdigados, en una mística reunión --como la del pájaro Simurg (el ave conformada por miles de aves, tantas como plumas), hace unos días el patito de hule más grande del mundo entró en la Bahía de Hong Kong, cerca de donde los patitos habían emprendido su viaje a alta mar. 

Con información de El País y Mother Nature Network