*

X

¿Caíste en un agujero negro? Este es el método Stephen Hawking para escapar (a otro universo)

Por: pijamasurf - 08/26/2015

Contrario a la creencia sostenida, Stephen Hawking asegura que existe al menos una forma de escapar a la legendaria fuerza devoradora de los agujeros negros
Black_Hole_Milkyway

Imagen: Ute Kraus, Un agujero negro (simulado) de 10 masas solares visto de una distancia de 600km, con la Vía Láctea en el fondo (ángulo horizontal de la abertura de la cámara fotográfica: 90°)(Wikimedia Commons)

De todos los misterios que aún posee el universo para el ser humano, los agujeros negros se encuentran entre los más desafiantes para nuestros horizontes de entendimiento. Sabemos, sí, que se trata de puntos en donde la gravedad es tan intensa que nada escapa a su fuerza de atracción, como si fuera una gigantesca e incesante aspiradora que arrasa con todo a su paso, de planetas a estrellas e incluso galaxias enteras. De acuerdo con la teoría de la relatividad, la gravedad en un agujero tendría tal potencia que incluso podría deformar el espacio-tiempo, con lo cual, al menos teóricamente, se presenta como una suerte de portal hacia otros planos del universo y quizá también del tiempo.

En términos generales, esta es algo de lo que se sabe sobre dichos fenómenos espaciales. Sin embargo, el reconocido astrofísico Stephen Hawking aseguró recientemente, durante una conferencia ofrecida en el Instituto Real de Tecnología KTH de Estocolmo, que existe al menos una posibilidad de salir de un agujero negro si su fuerza apresa a un hipotético cosmonauta; el problema es que el punto de arribo sería en un universo distinto a aquel del que partió.

De acuerdo con la paradoja de la información, la mecánica cuántica asegura que la información no puede ser destruida, ni siquiera si cae en un agujero negro, pero la teoría de la relatividad predice que la destrucción es el único resultado posible de dichas condiciones. Hawking, por su parte, propuso resolver este dilema suponiendo que la información no se encuentra en el interior del agujero negro, sino en sus límites, el “horizonte del evento”, una noción que se refiere a la esfera en torno al agujero en donde la información no se destruye, sino que sufre una especie de conversión de estado, como cuando un objeto tridimensional se describe en términos bidimensionales, un holograma de partículas entrantes en donde la información se conserva.

El problema de esta solución es que, es cierto, la información persiste, pero en la traducción pierde su forma original, esto es, se transforma a un estado “caótico e inútil”, al menos en términos prácticos.

Si caes en un agujero negro, ahora ya sabes gracias a Stephen Hawking dónde quedarte y qué hacer para que, al menos como información, sobrevivas, aunque nadie puede asegurar en qué condiciones últimas.

Estudiante alemana cambia su departamento por un pase ilimitado de tren

Por: pijamasurf - 08/26/2015

La joven Leonie Müller decidió vivir en un tren, y parece estar muy feliz haciéndolo

Haare1

Leonie Müller tiene mucho por qué sonreír. Esta joven alemana ha decidido dejar su apartamento, con una renta de 450 dólares al mes (y un gruñón casero), para comprar un pase mensual de 380 dólares que le permite viajar ilimitadamente en los trenes alemanes. Müller aprovechó esa inflexión para hacer su tesis universitaria sobre su vida en movimiento semipermanente en los trenes, desde donde escribe sus trabajos escolares a más de 100 km/h y se baña y asea. 

La joven de 23 años ha sido objeto de atención por parte de la prensa de su país, según explica el blog Boing Boing, ya que su caso sui géneris ha sido recibido con fascinación.

Müller señala que parte del truco es tener audífonos que cancelan el ruido; así, envuelta en la música y observando los cambiantes paisajes, la vida es mejor. "Leo, escribo, veo a través de la ventana y conozco gente amable todo el tiempo. Siempre hay algo que hacer en un tren". Sí, un tren para un espíritu curioso y despierto es mejor que un departamento, que después de todo está plantado inmóvil en una ciudad. Vivir de viaje, si se tiene la energía para hacerlo. ¿Qué cosa más estimulante puede haber?

Además, con los 70 dólares que se ahorra de la renta puede vivir (casi) como una reina de los trenes.