*

X
Ese panóptico ambulante que es el automóvil de Google Street View capturó el momento en que una pareja tenía relaciones sexuales sobre el cofre de su auto en una autopista del sur de Australia.

The Telegraph / Pasa el mouse sobre la imagen para revelarla

Street View es un servicio de Google que oscila entre lo admirable y lo temible, un logro de la tecnología pero también la evidencia de que el llamado Gigante de Mont View se ha convertido ya, acaso irreversiblemente, en el mejor dispositivo panóptico jamás imaginado.

Un ejemplo de esto (uno un tanto risible, eso sí) es esta pareja que fue sorprendida por el automóvil de Google ―esa especie de Argos ambulante― mientras tenían relaciones sexuales al pie de una carretera del sur de Australia.

Como se sabe, las tomas de este transporte son definitivas, por lo que el momento coital de la pareja quedó ya en los registros de Street View para la Dukes Highway, que fue el lugar de esta improbable coincidencia.

También en Pijama Surf:

Los instantes poéticos de Google Street View

Google Street View: fantasmagoría, psicodelia, extravagancias y poesía visual

Mapeando prostitutas con Google Street View

[Telegraph]

Gobierno de Estados Unidos obliga secretamente a Verizon a entregar registros telefónicos de todos sus clientes

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 04/13/2013

Si eres cliente de Verizon, el gobierno de Estados Unidos te está espíando; filtran documento secreto que muestra que la Agencia Nacional de Seguridad obliga a una de las más grandes telefónicas de Estados Unidos a entregar todos los datos de las llamadas que registran sus clientes (sin importar si son sospechosos o no).

NSA_eagle

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos recolecta información telefónica de millones de clientes de Verizon, una de las telecoms más grandes de ese país, bajo una orden secreta emitida por la corte en abril. La orden que le permite al gobierno de Estados Unidos espiar todos los días a todas horas a millones de sus ciudadanos en llamadas dentro y fuera de Estados Unidos ha sido obtenida por el diario británico The Guardian y constituye la prueba más grande de vigilancia estatal en tiempos recientes, en una alianza que disuelve la frontera entre corporaciones y gobierno.

La información que se registra no está restringida a sospechar de acción ilícita y otorga autoridad ilimitada al gobierno para obtener y analizar la metadata de los teléfonos por un periodo de tres meses que concluye el 19 de julio. En otras palabras si usas Verizon el gobierno de Estados Unidos sabe todo lo que haces --ya que actualmente con los datos de nuestro teléfono se pueden saber saber con quién hablamos, a dónde vamos, qué cosas compramos, que sitios de Internet navegamos y mucha otra información sensible.

El tamaño de los registros que están siendo enviados a la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la naturaleza ilimitada de la requisición no tiene paralelos en la historia moderna --constituye un esfuerzo de vigilancia masivo de proporciones sólo encontradas entre estados totalitarios.

La Casa Blanca por el momento ha declinado comentar al respecto; Verizon, que también declinó réplica, tiene una orden de la corte que le prohíbe revelar la existencia del requerimiento del gobierno o  de la misma orden de la corte.

Más allá de que esta información sea usada solamente para proteger a los ciudadanos de la sombra invisible del terrorismo o sea usada como una mina de datos para conocer conductas y vigilar a todo tipo de individuos --no sólo criminales o terroristas--, queda claro que cada pantalla, cada gadget, cada nodo es un ojo (encendido o apagado) del tan anticipado Big Brother. El rizoma tecnológico es el cuerpo perfecto de la vigilancia aparentemente descentralizada pero que remite toda la data de regreso a la Gran Oficina de la Policía del Pensamiento.