*

X

Secuela de un accidente nuclear: Namie, el Pueblo Fantasma de Japón (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/11/2013

A principios de marzo del 2011 sucedió en Japón el peor accidente nuclear desde Chernóbil. A causa de un Tsunami,  el sistema de enfriamiento de la Planta Nuclear de Fukushima Daiichi colapsó, y el gobierno Japonés se vio forzado a evacuar a más de 45 mil personas.

Para no olvidar la tragedia de hace dos años, el fotógrafo japonés Toshiya Watanabe regresó a Namie, su pueblo natal para tomar fotografías que reflejen los estragos que el terremoto, el tsunami y el  desastre nuclear tuvieron sobre su hogar.

El fotógrafo no estaba en Namie cuándo sucedió, pero recuerda bien lo que su familia le dijo al respecto y recuerda que su familia junto con otros, pasaron la noche después del terremoto en un gimnasio. La planta nuclear aún no causaba problemas, por lo que al amanecer, las personas empezaron a ayudar a aquellos cuyas casas habían sido afectadas por el Tsunami.

Fue hasta el 12 de Marzo que el gobierno anunció que todas las personas que habitaran a menos de 11 kilómetros de planta debían evacuar sus hogares. No habría tiempo de recoger o empacar absolutamente nada. Debían partir lo antes posible, y así lo hicieron los habitantes de Namie. La primera explosión ocurrió a las 3 de la tarde.

Watanabe explica que decidió regresar y fotografiar todo porque “no sabía si iba a poder regresar otra vez así que decidí fotografiar todo lo posible de mi pueblo natal. La primera vez que me dieron permiso de regresar fue el 21 de Julio. Después me dieron permiso de regresar en noviembre y abril, junio y septiembre del 2012. Acompañaba a mi madre a recoger cosas que ella necesitaba y yo fotografiaba los cambios o falta de ellos en mi pueblo. Nada más.”

El fotógrafo recuerda que la primera vez que regresó fue como llegar a un set de películas de ciencia ficción “No había nadie. Me maree un par de veces. Si cerraba los ojos podía solo se escuchaba el viento y los pájaros, era como estar en medio de un bosque.” A pesar de los niveles de radiación el artista planea acompañar a su madre cada vez que ella necesite ir, está permitido que vayan las veces que quieran siempre y cuando no pasen más de 5 horas a la vez ahí.

En cuanto a la reacción de Japón al accidente nuclear, Watanabe siente que tanto el gobierno como TEPCO (Tokyo Electric Power Company), no han sido honestos. Él cree que la gente en Japón tiende a confiar más en expertos en Alemania, Francia y Estados Unidos porque el gobierno no ha cumplido con las promesas que ha hecho y adicionalmente no les ha dicho realmente cuales son los riesgos a los que se atienen. “Ya empezamos a ver cómo está afectando a los niños, y nadie sabe exactamente lo que está sucediendo. Realmente no hay forma de saber quién dice la verdad, y simplemente no sabemos en quién podemos confiar.”

A pesar de que Watanabe cree que su trabajo “no busca enviarle un mensaje al gobierno o a alguien en particular” es indudable que lo hace. Mientras que él dice que al cerrar los ojos se siente como estar en un bosque, el silencio del pueblo que lo rodea  realmente representa los gritos silenciados de los recuerdos que habitan a Namie, ahora un pueblo fantasma.

Si desean ver más fotos del proyecto de Toshiya Watanabe visiten su página o, si tienen  la fortuna de estar en Tokio visiten su exposición  18 meses en la Galería POETIC SCAPE en Nakameguro.

[Vice]

Entrevista con integrantes de la iniciativa "Internet para Todos"

Por: Ana Paula de la Torre - 03/11/2013

Pijama Surf entrevistó a miembros de Internet para Todos, una movilización ciudadana que recaudó las firmas necesarias para presentar una iniciativa de ley en México.

zooms-944-0

Sin duda los involucrados en la movilización ciudadana Internet Para Todos (para conocerla a detalle, haz click aquí), registrada recientemente en México, han dado una lección para entender que un cambio es creado mediante acciones. Esta representa la primera vez que una iniciativa popular, una propuesta de ley organizada por ciudadanos a través de reunir firmas, ocurre en este país. Nadie de ellos está seguro si su esfuerzo dará resultado –falta la aprobación en la cámara–, aún así llevaron a cabo las acciones necesarias para presentar una propuesta de ley, inspirados en la premisa de que una nueva realidad se construye caminando, de forma concreta, hacia ella.

A continuación presentamos una entrevista con Ruth Arellano, una de las principales promotoras de esta histórica iniciativa.

¿Cómo surgió la idea de la iniciativa?

Óscar Mondragón, experto en tecnologías de información y activista, tuvo la idea desde hace aproximadamente 5 años. Después de la promulgación de la Reforma Política -en agosto de 2012-, se reunieron otros expertos en el ramo, abogados y activistas, conformaron un equipo jurídico y otro de planeación y redactaron el documento que consta de 17 hojas.

¿Cómo se animaron a iniciar la recolección de firmas pues no estaba aún reglamentado el proceso para presentar la iniciativa?

Nosotros debíamos cumplir el requisito Constitucional. El artículo 71, fracción IV indicar que para presentar una iniciativa ciudadana “se debe contar por lo menos con el 0.13 por ciento de la lista nominal de electores”.

Tengo entendido que lograron la recolección de firmas con 40 personas de base. ¿Cómo fue toda la estrategia en internet?¿Cuántas personas participaron incluyendo a voluntarios?

Participaron muchas personas de diversas ciudades del país, es complicado dar una cifra exacta porque hubo muchos voluntarios que sólo nos hicieron llegar los paquetes de firmas; aventurándonos a dar un número aproximado serían unas 80 personas las que colaboraron en la recolección.

¿Qué ventajas encontraron en el proceso para la presentación de iniciativa gracias a las herramientas del mundo digital, redes sociales y demás?

Por un lado, tuvimos el respaldo de los mejores expertos en materia de telecomunicaciones que hay en México, como Alejandro Pisanty, Óscar Mondragón y Erick Huesca. Por el otro, al ser la primera vez que los ciudadanos se organizan para respaldar una iniciativa de ley, el apoyo y la difusión en nuestras redes sociales fue muy participativo. Voluntarios que con tan sólo ver nuestras publicaciones en redes, se organizaron por su cuenta y recabaron firmas.

 

¿Qué sugerencias harían a algún ciudadano que quisiera presentar una iniciativa?

Lo principal para que una iniciativa surta efecto es la organización, además de buscar todas las alianzas posibles con los diferentes actores sociales y políticos correspondientes.

¿Cómo darán seguimiento a la iniciativa en el Congreso –cámara de diputados y senadores-?

El 6 de marzo presentamos la iniciativa en ambas cámaras junto con 127 mil firmas, ahí solicitamos reuniones de trabajo con los legisladores para darle seguimiento al proceso. Esperamos que la iniciativa sea turnada a la o las Comisiones correspondientes, a fin de que el IFE comience el proceso de verificar las firmas entregadas y empezar a trabajar en el proyecto de Dictamen. La ley dice que cada iniciativa deberá ser discutida y votada por el Pleno de la Cámara de su origen en un plazo máximo de 30 días naturales, en caso de ser aprobado o modificado por la Cámara de su origen, el respectivo proyecto de ley o decreto pasará de inmediato a la Cámara revisora, la cual deberá discutirlo y votarlo en el mismo plazo.

En Pijama Surf enfatizamos nuestro respaldo a acciones como la anterior, estaremos publicando los avances de esta propuesta que nació de un grupo de mexicanos que decidieron atender de manera tangible a su responsabilidad cívica: a fin de cuentas el cambio debe originarse en la sociedad.

Twitter del autor: @anapauladelatd