*

X

Rara fotografía de la bomba nuclear sobre Hiroshima tomada casi en el instante de la explosión

Arte

Por: pijamasurf - 01/14/2013

En los archivos de la escuela primaria Honkawa, en Hiroshima, fue encontrada esta fotografía que tiene como rasgos principales el haber sido tomada solo un par de minutos después de la explosión y, además, desde una perspectiva a ras de suelo.

La explosión de sendas bombas nucleares sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945, marcan uno de los momentos más importantes de la historia moderna, una suerte de tope en la escala de (auto)destrucción de la que el ser humano es capaz.

Y si bien los testimonios y elaboraciones posteriores que intentan entender el suceso (destaca, por ejemplo, Hiroshima, mon amour, de Alain Resnais), en esta ocasión compartimos un documento poco conocido que pertenece al instante inmediatamente posterior a la caída de la bomba sobre Hiroshima.

La imagen fue encontrada en los archivos de la escuela primaria Honkawa, localizada en Hiroshima, y captura el momento de la explosión según fue avistado en Kaitaichi a casi 10 km al este de esta ciudad y que además del momento en que fue tomada, tiene como segunda particularidad que la nube radioactiva se mira desde una perspectiva a ras del suelo.

Según una nota escrita en la cara posterior de la fotografía, esta fue tomada dos minutos después del impacto. En 1988, cuando fue publicada en un libro, los editores marcaron el momento de su captura entre 20 y 30 minutos después de este. Nadie, sin embargo, ha podido decir si esta última suposición es cierta.

Sea como fuere, se trata de un testimonio valioso de, como decíamos, uno de los momentos más lamentables y también, por esto mismo, memorable, de la historia de la humanidad.

También en Pijama Surf: ¿Por qué una explosión atómica despliega una nube en forma de hongo?

[The Atlantic]

Esculturas anamórficas de Jonty Hurwitz: un desafío a nuestra percepción sensorial (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 01/14/2013

El anamorfismo es uno de los fenómenos ópticos más sorprendentes que existen, en el cual nuestra percepción se ve desafiada por la precisa manipulación de la perspectiva, célebre en las artes visuales tanto por el famoso cuadro Los embajadores, de Holbein, como por algunos de los dibujos y grabados del popular M. C. Escher.

Sirviéndose de esta técnica pero trasladándola a las tres dimensiones, el escultor Jonty Hurwitz, nacido en Johannesburgo pero residente en Londres, elaboró estas piezas que, a primera vista, no parecen nada más que objetos informes y carentes de significado visual o espacial, pero a las cuales basta poner frente a un cilindro metálico perfectamente pulido para que, en el reflejo, se revele el sentido de la escultura, o situarse en la perspectiva correcta para descubrir la cuidadosa labor del artista, que tiene como antecedente, como en todo trabajo anamórfico, exhaustivos cálculos matemáticos en los que el número irracional π tiene un papel protagonista.

Se trata, en suma, de un proceso que combina el desciframiento y la duda, el cuestionamiento de nuestra percepción sensorial como mecanismo de aprehensión del mundo y, al mismo tiempo, la pregunta por la realidad o la veracidad de eso que nuestro sentidos nos hacen percibir.

Las piezas de Hurwitz se exhibirán próximamente en Londres como parte de las actividades de la Kinetica Art Fair (28 de febrero a 3 de marzo; Ambika P3, 35 Marylebone Road, NW1 5LS).

[My Modern Met]