*

X

Rara fotografía de la bomba nuclear sobre Hiroshima tomada casi en el instante de la explosión

Arte

Por: pijamasurf - 01/14/2013

En los archivos de la escuela primaria Honkawa, en Hiroshima, fue encontrada esta fotografía que tiene como rasgos principales el haber sido tomada solo un par de minutos después de la explosión y, además, desde una perspectiva a ras de suelo.

La explosión de sendas bombas nucleares sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945, marcan uno de los momentos más importantes de la historia moderna, una suerte de tope en la escala de (auto)destrucción de la que el ser humano es capaz.

Y si bien los testimonios y elaboraciones posteriores que intentan entender el suceso (destaca, por ejemplo, Hiroshima, mon amour, de Alain Resnais), en esta ocasión compartimos un documento poco conocido que pertenece al instante inmediatamente posterior a la caída de la bomba sobre Hiroshima.

La imagen fue encontrada en los archivos de la escuela primaria Honkawa, localizada en Hiroshima, y captura el momento de la explosión según fue avistado en Kaitaichi a casi 10 km al este de esta ciudad y que además del momento en que fue tomada, tiene como segunda particularidad que la nube radioactiva se mira desde una perspectiva a ras del suelo.

Según una nota escrita en la cara posterior de la fotografía, esta fue tomada dos minutos después del impacto. En 1988, cuando fue publicada en un libro, los editores marcaron el momento de su captura entre 20 y 30 minutos después de este. Nadie, sin embargo, ha podido decir si esta última suposición es cierta.

Sea como fuere, se trata de un testimonio valioso de, como decíamos, uno de los momentos más lamentables y también, por esto mismo, memorable, de la historia de la humanidad.

También en Pijama Surf: ¿Por qué una explosión atómica despliega una nube en forma de hongo?

[The Atlantic]

Cloud Machine: una caja mágica que te permite hacer nubes en el cielo

Arte

Por: pijamasurf - 01/14/2013

Una máquina para hacer nubes es la materialización de un notable proyecto de arte ambiental --y la materialización de un añejo sueño.

Uno de los oficios más mágicos de la historia es el de hacedor de nubes, chamanes, brujos y príncipes, históricamente han experimentado con técnicas para manipular la naturaleza. Hacer llover, empañar el ambiente o dibujar ominosos signos en el cielo es en sí mismo una labor de poder y poesía. Pero la magia en nuestra era es reemplazada por la tecnología --lo mejor que esperamos es que la tecnología tenga algo de arte. Y es el caso de la Cloud Machine.

Cloud Machine es un proyecto de arte ambiental desarrollado por Karolina Sobecka para la organización Amateur Human. Según su autora "un aparato de modificación del clima personal", capaz de sembrar nubes de unos cinco metros en el cielo. "Aunque, con la conjunción atmosférica adecuada, puede potencialmente empezar una reacción en cadena de lluvia". Así jugando al clima como demiurgos tirando los dados.

CLOUDMAKER from amateurhuman on Vimeo.

Esta máquina de nubes consiste de un par de globos aerostáticos equipados con una consola inteligente Arudino, GPS, cámaras, y un altímetro. Al llegar a una altura predeterminada desprende "núcleos de condensación nubosa" --semillas de nubes (en realidad, sal de mar-)- junto con vapor de agua. Si todo sale bien, la humedad se condensa y crea una nube: un ser etéreo.

Como sucede en otros ámbitos: hacer algo solo es únicamente un proyecto de arte --el individuo-- pero si se sembrarán muchas nubes, entonces se convertiría en un movimiento social, quizás uno que podría combatir el cambio climático, bloqueando los rayos del sol. Por ahora y quizás siempre, nos quedamos con la nube como arte.

[FastCoDesign]