*

X

Rara fotografía de la bomba nuclear sobre Hiroshima tomada casi en el instante de la explosión

Arte

Por: pijamasurf - 01/14/2013

En los archivos de la escuela primaria Honkawa, en Hiroshima, fue encontrada esta fotografía que tiene como rasgos principales el haber sido tomada solo un par de minutos después de la explosión y, además, desde una perspectiva a ras de suelo.

La explosión de sendas bombas nucleares sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945, marcan uno de los momentos más importantes de la historia moderna, una suerte de tope en la escala de (auto)destrucción de la que el ser humano es capaz.

Y si bien los testimonios y elaboraciones posteriores que intentan entender el suceso (destaca, por ejemplo, Hiroshima, mon amour, de Alain Resnais), en esta ocasión compartimos un documento poco conocido que pertenece al instante inmediatamente posterior a la caída de la bomba sobre Hiroshima.

La imagen fue encontrada en los archivos de la escuela primaria Honkawa, localizada en Hiroshima, y captura el momento de la explosión según fue avistado en Kaitaichi a casi 10 km al este de esta ciudad y que además del momento en que fue tomada, tiene como segunda particularidad que la nube radioactiva se mira desde una perspectiva a ras del suelo.

Según una nota escrita en la cara posterior de la fotografía, esta fue tomada dos minutos después del impacto. En 1988, cuando fue publicada en un libro, los editores marcaron el momento de su captura entre 20 y 30 minutos después de este. Nadie, sin embargo, ha podido decir si esta última suposición es cierta.

Sea como fuere, se trata de un testimonio valioso de, como decíamos, uno de los momentos más lamentables y también, por esto mismo, memorable, de la historia de la humanidad.

También en Pijama Surf: ¿Por qué una explosión atómica despliega una nube en forma de hongo?

[The Atlantic]

¿Amor por el abismo y sensualidad autodestructiva? Autorretratos de Ahn Jun (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 01/14/2013

Un elemento importante de la experiencia estética es, desde Aristóteles, el shock al que conduce la obra de arte, ese impacto que sacude al espectador, que atenta contra la estabilidad de lo que cree y lo que piensa, que de algún modo lo lleva, así sea por instante, más allá de sus propias limitaciones.

En este sentido, la obra fotográfica de la coreana Ahn Jun confunde, desde el primer vistazo, por la delicada composición visual de los elementos, y no en un sentido metafórico, pues se trata de verdaderos retratos del riesgo y la amenaza, escenas que hacen imposible no pensar en el suicidio --en este caso con una cierto guiño erótico, reverso del thanatos--, la autodestrucción, esa aparente asequibilidad del fin de todas las cosas a la que se alude en el célebre monólogo de Hamlet:

¿quién soportaría los azotes

y escarnios de los tiempos, el daño del tirano,

el desprecio del fatuo, las angustias

del amor despechado, las largas de la Ley,

la insolencia de aquel que posee el poder

y las pullas que el mérito paciente

recibe del indigno, cuando él mismo podría

dirimir ese pleito con un simple punzón?

Asimismo, el hecho de que estas imágenes tengan de fondo un escenario esencialmente metropolitano, recuerda la soledad propia de las grandes urbes, la condena de la modernidad que a todos reduce al anonimato de la multitud.

Un trabajo que, paradójicamente, está dominado por la elocuencia del silencio.

También en Pijama Surf: El suicidio más bello (FOTO).

[My Modern Met]