*

X

Mujer roba tren en Suecia para probar si podía manejarlo y lo estrella contra un edificio

Por: pijamasurf - 01/15/2013

En Suecia, en el sistema suburbano de trenes que corre entre Estocolmo y Saltsjöbaden, una trabajadora de limpieza se puso al frente de los controles de un tren y probó suerte para saber si podía manejarlo; después de un rato terminó sacándolo de vía y estrellándolo contra una edificio de departamentos.

La gente roba coches, autobuses en algunos casos, aviones incluso (al menos en las películas hollywoodenses de terroristas), pero pocas veces se había escuchado de alguien que robara un tren.

Esto fue lo que sucedió en Saltsjöbanan, un sistema de trenes suburbano que corre entre las ciudades de Estocolmo y Saltsjöbaden, en Suecia, y al cual una joven mujer encontró sensato, viable y totalmente posible probar suerte en una de sus máquinas para saber si era capaz de manejarla.

La mujer, de veintidóss años según el periódico local GP y trabajadora de limpieza en el sistema ferroviario, condujo el transporte poco más de kilómetro y medio hasta que lo sacó de sus vías y lo estrelló en una casa, inesperadamente sin que nadie salvo ella resultara herido.

“Nos despertamos a las dos y media por un impacto terrible, como si un avión se hubiera estrellado. Miré por la ventana y vi, para mi sorpresa, que el tren había entrado en la casa. Es terrible y muy impactante”, declaró Bertil Grandinson, residente en el tercer piso del edificio.

La mujer fue arrestada y enfrenta cargos por poner en riesgo a otras personas. Por su parte Tomas Hedenius, vocero de la compañía Arriva, operadora del sistema, declaró que no se sabe con certeza cómo consiguió la mujer las llaves del tren y que si bien es necesario cierto entrenamiento previo para conducir uno, siempre es posible ver a otras personas o buscar en Internet para darse una idea de su manejo.

[Guardian]

La nueva moda en California: clases de yoga potenciadas con cannabis

Por: pijamasurf - 01/15/2013

La marihuana puede ayudar a relajarse y profundizar en la práctica del yoga según algunos controversiales instructores del estado de California.

Liz McDonald, maestra de yoga en el estudio Brazilian Yoga, inicia su clase a las 4:25 de la tarde como cortesía e invitación a los stoners de Glendale, California --no muy lejos de ahí, en San Rafael, Los Waldos acuñaron el hábito de reunirse a las 4:20 a fumar marihuana. La clase, "4:20 Remedy Yoga",  se mueve con lentitud; McDonald invita a sus alumnos a relajarse y sentir que su mat es una alfombra mágica.

Este guiñó a la marihuana viene de que, en una sociedad donde la marihuana médica está ampliamente difundida, McDonald ha descubierto que ésta puede ser una herramienta útil para potenciar el aprovechamiento del yoga, una disciplina donde la relajación y la introspección son claves. "He descubierto que [la marihuana] es una herramienta valiosa en la ensañanza. La incredulidad es mi más grande obstáculo. La gente no cree que puede sentir su propio latido o que puede enviar aire a sus apéndices. Un poco de marihuana los relaja hacia la comprensión. Y si quieres solamente echarte en el suelo en mi clase, eso está bien", dice McDonald.

En San Franciso, la instructora Dee Dussault imparte la clase Ganja Yoga, en donde mezcla las técnicas ancestrales del tantra, el yoga y la estimulación psicoactiva sagrada. "El yoga tántrico dice que debes de usar las herramientas que están disponibles para llegar a la trascendencia", sostiene Dussault. Algunos promotores de esta fusión argumentan que en los sutras se habla de la "hierba" como uno de los cinco métodos para alzar el velo de la ignorancia, o la barrera entre la mente consciente y la mente  inconsciente --pero los críticos señalan que esa hierba podría ser cualquier otra.

Este tipo de prácticas sincréticas tienen numerosos opositores más puristas. "Una de las cosas que enseña el yoga, incluso en que algo que puede ser tan simple como sostener una posición incómoda, es cómo tolerar la realidad", dice la instructora Nancy Romano. "Cualquier sustancia que altera nuestra habilidad de estar con aquello que realmente está pasando debería ser evitada". 

Sin duda un tema polémico, border del doping, de lo profano y sagrado, de lúdico, lo irreverente y lo tradicional. ¿Quién tiene la mente más abierta, el que admite que se puede beneficiar del uso de drogas como la marihuana para aumentar su capacidad de entender y explorar una disciplina ancestral, o el que no necesita de un aditamento para profundizar en el presente, relajándose y asimilando la totalidad de una práctica? ¿O en realidad hay conflicto entre estas dos visiones?

El yoga sin duda es una de las disciplinas físico-espirituales que más innovación ha generado en su propio ejercicio: yoga con marihuana, yoga teórico en el espacio sideral, o doga (yoga con perros), son algunas de las más estimulantes recreaciones de esta tecnología de unión espiritual a través del cuerpo.

[NY Times]