*

X

Miembros del ejército alemán sufren enfermedad que hace crecer sus senos anormalmente

Salud

Por: pijamasurf - 01/24/2013

Al menos 7 de cada 10 miembros del Wachbataillon, una unidad de élite del ejército alemán, sufren de ginecomastia, una anormalidad que ha hecho crecer sus senos patológicamente, al parecer como resultado de sus ejercicios físicos.

En un fenómeno que ha sorprendido tanto a los involucrados como a la opinión pública de Alemania y otros países, se dio a conocer que casi 7 de cada 10 miembros de la unidad de élite Wachbataillon del ejército alemán han desarrollado recientemente una condición médica que se conocen como ginecomastia, la cual se caracteriza por el crecimiento anormal, en los hombres, de las glándulas mamarias.

El hecho fue descubierto por investigadores del Deutsche Gesellschaft für Plastische und Wiederherstellungschirurgie, quienes realizaron un estudio en dicha división castrense para explicar la patología que ya había alarmado a sus miembros.

De acuerdo con los científicos, la ginecomastia de estos hombres se debe a las rutinas de entrenamiento que realizan cotidianamente, en particular el constante golpear del rifle de cargo contra el lado izquierdo de su pecho, que es justamente el afectado, aquel donde se observa el engrandecimiento del seno, lo cual provoca que las glándulas se activen y comiencen a secretar hormonas, de donde resulta el crecimiento anormal de la zona. Este movimiento se realiza sobre todo en paradas militares y desfiles.

Bjorn Krapohl, uno de los responsables de la investigación, aconsejó “cambiar la forma de desfilar” para reducir la incidencia del fenómeno.

[Austrian Times]

Médicos curan a niño de 2 años que nació con VIH: no volverá a tomar medicamentos en toda su vida

Salud

Por: pijamasurf - 01/24/2013

En un caso médico que ya se califica de histórico, médicos en Estados Unidos consiguieron erradicar el VIH en un niño de dos años, el letal virus que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Este domingo, en el marco de la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas que se celebró en Atlanta, Estados Unidos, se dio a conocer un caso médico que ya se ha empezado a calificar de histórico, pues se trata de la cura de un niño de 2 años y medio que desde su nacimiento portaba el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), probablemente una de las enfermedades más letales de las últimas décadas y contra la cual, se pensaba hasta ahora, no había remedio definitivo, sino tratamientos que solo la mantenían a raya.

Los detalles de identidad del pequeño no se dieron a conocer. Lo poco que se sabe es que nació y reside en Mississippi, en donde también recibió atención médica durante todo este tiempo.

Asimismo, tampoco fue revelado el tipo de tratamiento que recibió el paciente, y al parecer tampoco se sabe con precisión qué suscitó su cura, la cual tomó por sorpresa al personal médico que vigilaba su evolución. Lo único que se ha podido confirmar es que, en efecto, se trata de un paciente “funcionalmente” curado, término que se da a las personas en quienes todos los exámenes estándar de VIH dan negativo, a pesar de que es posible que queden algunos residuos de este en el cuerpo.

En este caso se tomó la decisión de administrar una serie de tres antiretrovirales al recién nacido, una decisión médica arriesgada, pues usualmente se inyecta uno solo. Sin embargo, en vista de que ni la madre no había recibido ningún tipo de tratamiento contra el VIH durante su embarazo, sus doctores recurrieron a dicha medida.

Y si bien en ese momento la infección no pudo evitarse, los médicos continuaron con el tratamiento. Casi un mes después, el virus comenzó a desaparecer de la sangre del bebé. Durante el año siguiente este y su madre acudían regularmente a recibir atención y medicina. Después dejaron de asistir y regresaron solo hasta que el pequeño tenía poco más de 2 años de edad; exactamente, 23 meses después de haber iniciado su tratamiento. Contra todo pronóstico, la siguiente revisión mostró que el pequeño seguía “funcionalmente” libre del virus (es decir, aunque hay trazas de este, su presencia no es suficiente como para multiplicarse).

“Ahora, después de al menos un año de no tomar medicina, la sangre del niño se mantiene libre del virus, incluso para los exámenes más sensibles disponibles”, declaró al respecto la Dra. Hannah Gay, una de las responsables de la salud del pequeño en el centro médico de la Universidad de Mississippi.

Según los doctores, de ahora en adelante el menor no necesitará medicamentos contra el VIH, tiene ya una esperanza de vida normal y, lo que es aún más sorprendente, es altamente probable que no vuelva a contagiarse del virus.

Por otro lado, se espera que esta situación pueda emularse con otros niños recién nacidos y considerados de alto riesgo por ser portadores del VIH.

Niños mayores y adultos no son susceptibles de esta cura porque una de las particularidades del comportamiento el virus es que infecta células de glóbulos blancos conocidas como CD4, caracterizadas por su longevidad y las cuales pueden albergar el VIH por muchos años, ayudándole a reproducirse. Una vez que el VIH alcanza las CD4, la infección es irreversible ―al menos con el conocimiento y los recursos con los que se cuenta hasta ahora.

[Guardian]