*

X

The Light, una lámpara inteligente y open source que lleva la iluminación a una nueva frontera

Por: pijamasurf - 12/08/2012

Habla con la luz, el fuego digital ha llegado. The Light, un elegante proyecto de iluminación interactiva inteligente diseñado por Mark Pesce.

El Internet de objetos ya está aquí y The Light, de Moore's Cloud (la nube de la singularidad tecnológica) es uno de los heraldos.  Combinando una lúcida estética con una adaptabilidad informática de punta de lanza, este gadget es capaz de acercarte a una deliciosa inteligencia ambiental. 

The Light, luz de luces, está disenada en su interfaz por Mark Pesce, una de las mente más activas en la innvoación tecnológica, pionero de la realidad virtual. La idea del Internet de cosas es crear una red de información intercomunicada entre los objetos de la vida cotidiana, de una manera que  no sea invasiva, que incremente la funcionalidad y , como en este caso, lleve un poco de ese lado mágico que tiene la tecnología a la experiencia diaria. The Light se conecta a Internet vía Wi-Fi y responde a comandos de un smartphone o tableta --aunque estén del otro lado del mundo (puedes programar un show de iluminación para tus hijos aunque estés de viaje en Hong-Kong). Puedes hacer esto programando a The Light para que refleje automágicamente la temperatura de Vladivostok en California. The Light puede capturar el color del vestido de una mujer en una habitación, de las flores, del cielo de una película, o un DJ puede sincronizar su música para crear efectos ambientales complementarios.

Puedes usar The Light para armonizarte con la naturaleza. Seguir el curso del sol, teñir la habitación con el atardecer, sincronización biorrítimica para la sociedad alejada de la naturaleza. En vez de usar un despertador The Light puede recrear el sol y encenderse sutilmente para despertarte de manera menos abrupta. 

Las cosas que se pueden hacer con The Light aún no han sido sondeadas: con una interfaz a código abierto. Con una computadora Linux embebida, un acelerómetro, una interfaz REST Y 52 LEDs con dos millones de colores las posibilidades son innumerables. Algunas de las aplicaciones que se están haciendo ya: un indicador de niveles de contaminación y rayos ultravioleta, animaciones, una paleta de colores touchscreen y la creación de fuego digital.

The Light en Kickstarter

Como muchas otras cosas, el silencioso y selecto arte del ninjitsu está por desaparecer en su veta tradicional en Japón, ante la inundación de la cultura global electrónica.

Mitificados por la cultura pop moderna, los ninjas son considerados lo más avanzado y hermético de las artes marciales japonesas, asesinos secretos cuya destreza se acerca a lo supernatural. Y si bien, una versión menos fantástica de esta selecta y furtiva sociedad marcial, sigue existiendo, según reporta la BBC, esta parece ser la última generación.

Históricamente existe mención de este clan en el periodo Edo, alrededor del año 1600, aparentemente lo ninjas, que manejaban el arte del ninjitsu, eran contratados por nobles samuraís para espiar, sabotear y hasta matar, y mimetizaban la sombra, en sus atuendos negros, casi invisibles, hasta atacar desapercibidamente. Utilizaban armas legendarias, como la famosa estrella shuriken, o el arco fukiya, silenciosas y mortales. Aunque también utilizaban espadas --algunos eran una versión nocturna del samurai-- y sus propias armas para trepar castillo y penetrar fortalezas.

La BBC identifica a dos ninjas sobrevivientes --quizás los verdaderos ninjas siguen en la maleza, fuera de los reflectores. Uno de ellos es Jinichi Kawakami, jefe 21 en una larga lista de miembros de la familia Ban, una de las 53 que formaban parte del clan ninja Koka. Kwakami aprendió ninjitsu desde los sies años de su maestro Masazo Ishida, primero pensando que lo estaban preparando para convertirse en un ladrón. Curiosamente otro de los talentos que le enseñaban a los ninjas era mezclar medicinas, algo que teneía que ver con la posibilidad de hacer daño a sus enemigos pero que también tenía una aplicación a la propia salud, añadiendo a la disciplina una dimensión como la que tiene el qi-gong por ejemplo.

Junto con Kwakami, un ingeniero de día, el título de último ninja pertenece a Masaaki Hatsumi líder del clan ninja Togakure. Hatsumi es el fundador de una multitudinaria organización de artes marciales llamada Bujinkan y ha trabajado como asesor de numerosas pelíulas, incluyendo alguna de James Bond. 

Ni Kwakami ni Hatsumi  cuentan con un heredero a quien transmitir sus conocimientos. Los silenciosos y discretos conocimientos del verdadero ninjitsu se ven opacados por los excitantes programas de televisión, las armas de fuego o las abundantes olas de información del Internet: el misterio ya no permanece y pocos tienen la dedicación. Al menos de que exista otro clan en la sombra --su lugar natural-- es posible que los ninjas desaparezcan (y eso es lo que mejor saben hacer).