*

X

El campo de batalla del futuro: tu cerebro

Por: pijamasurf - 12/12/2012

La tecnología militar lleva la vanguardia históricamente en la innovación y la intersección entre la neurociencia y la cibernética parece ofrecer un interesante campo de desarrollo: en el futuro ti cerebro podría ser hackeado por el enemigo

Joint Base Lewis McChord / Flickr

La guerra ha sido una de las actividades que más caracterizan a la especie humana, una de las formas en que evolucionó el afán de supervivencia, la lucha perpetua por los recursos que aseguren la subistencia en este mundo. Y si bien, por siglos, el campo de batalla fue el territorio mismo, el terreno como tal, en el futuro, en los años que se encuentran más cerca de lo que quisiéramos, la guerra se librará en las personas mismas (¿como ya sucede?), en su interior, en el órgano que defines quiénes somos: nuestro cerebro.

Ese es el objetivo de varias entidades enfocadas en el desarrollo de biotecnología, de interfaces cerebro-computadora que generan una simbiosis entre el cuerpo y las máquinas.

Por ejemplo, el proyecto Human Conectome Project, que si bien tiene propósitos humanitarios, en su propósito de conectar al cerebro con sistemas robóticos tiene, paralelamente, implicaciones bélicas. Si bien una de estas interfaces podría ayudar a que un soldado opere una prótesis robótica para un miembro perdido en el combate (un brazo, una pierna), este mismo recurso puede hackearse y reconfigurarse para matar.

Barnaby Jack, experto en seguridad, ha demostrado la vulnerabilidad de estos sistemas, la facilidad con que la biotecnología de estimulación craneal profunda o nerviosa puede volverse en contra de su propio usuario.

Otros experimentos han probado que es posible controlar drones aéreos y exoesqueletos de metal solo con la mente, lo cual llevaría el combate a un nivel muy distinto del que se ha ejercido hasta ahora, planteando escenarios en los que una guerra, desde cierta perspectiva, se libraría solo con el pensamiento.

La imaginación es poderosa y no parece descabellado suponer mecanismos que permitan manipular a las personas, obligar a soldados a que disparen el arma que llevan contra su voluntad, o que alguien revele información que había jurado mantener en secreto (con procedimientos mucho más sencillos que la tortura, mucho más efectivos y que quizá no dejarían rastro).

La neurociencia, en efecto, tiene un cariz sumamente admirable, que podría traer consigo beneficios que nunca antes el ser humano había creído posibles, pero igualmente, como ha sucedido a lo largo de la historia con el conocimiento científico, sus descubrimiento y desarrollos podrían volverse perjudiciales y alimentar esa parte de nuestra civilización que mantiene una tensión perpetua entre quienes buscan erradicarla y quienes obtienen beneficio del conflicto.

[Wired]

Suicidio masivo de calamares en las costas de California (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/12/2012

En días recientes han aparecido cientos de cadáveres de calamares de Humboldt en las costas del norte de California, probablemente como consecuencia del cambio climático en los océanos.

En los últimos días algunas costas de California han sido testigos de un fenómeno lamentable: la aparición de cientos de calamares muertos, al parecer una especie de suicidio masivo cuyas razones aún se investigan.

La zona donde esto se ha observado es el norte de California, especialmente en las inmediaciones de Santa Cruz. En cuanto a la especie, se trata de la Dosidicus gigas, o calamar de Humboldt, un cefalópodo sumamente inteligente, carnívoro, que recibe este nombre por ser natural de la región marítima dominada por la corriente de Humboldt, que cubre buena parte de las costas de Sudamérica, aunque dicha especie también es común en las aguas californianas, tanto en Estados Unidos como en México.

El hábitat natural de estos calamares son las aguas profundas, pero en años recientes especialistas han notado que hay ocasiones, cuando emprenden la colonización de nuevos territorios marinos, en que cientos de especímenes se lanzan en una especie de actitud kamikaze hacia las costas, en un comportamiento del cual solo se tienen indicios que pueda explicarlo.

De acuerdo con Hannah Rosen, investigadora en Stanford, es posible que esto se deba al “El Niño”, el conocido fenómeno meteorológico que, entre otras consecuencias, altera la temperatura promedio del océano, de ahí que los calamares viaje en busca de aguas más frías.

En esta conjetura, los animales podrían haberse desorientado y encallado en las playas mientras cazaban.

Sin embargo, existe otra circunstancia que también confunde a los científicos: el hecho de que en los cuerpos  se han encontrado restos de algas rojas, cuyas neurotoxinas también podrían haber influido en la pérdida de rumbo de los cefalópodos.

El calamar de Humboldt es una especie particularmente agresiva que nunca se ha podido mantener en cautiverio, pues cuando esto sucede, los animales se estrellan contra las paredes de su jaula hasta matarse.

Aquí un video del desolador panorama que ofrecen las playas californianas:

 

[io9]