*

X

Beyond Dirt: un proyecto de cine documental, minería y alquimia

Arte

Por: pijamasurf - 12/24/2012

La película Beyond Dirt del escritor Jason Horsley y el buscador de oro Indian Joe plantea un memorable viaje paralelo entre la búsuqeda de oro material y la búsuqeda de oro espiritual

La conexión entre buscar oro en la tierra y buscar la iluminación es el motivo de un proyecto documental que examinará el encuentro o hasta colisión del mundo material y el mundo espiritual, en esta relación complementaria que  expresa el adagio hermeético "como arriba, es abajo" (y que puede también extrapolarse : como adentro, es afuera).

Beyond Dirt reúne al escritor y colaborador de Pijama Surf, Jason Horsley (Aeolus Kephas) y a viejo buscador de oro Indian Joe, trazando su historia en paralelo, la búsuqeda de oro que se convierte en una búsqueda espiritual (the Quest for Go(1)d), con una impredecible narrativa.

"La idea de Beyond Dirt es sencilla: para encontrar oro, debes de ver ir más allá de solo la tierra. Para el buscador amateur, todo lo que hay es tierra, porque hasta el oro parece tierra sin los ojos para ver. El truco para encontrar oro es mantener tu atención en el oro aunque no lo puedas ver. Desarrollar los ojos (la sabiduría) para discernir el oro de la tierra es lo que se trata la búsqueda.

"La búsqueda espiritual es muy similar. En lugar de oro, tenemos a Dios o a la iluminación. En lugar de la tierra, tenemos "el mundo". La iluminación significar moverse más allá del mundo, no trascendiéndolo, sino llegando hasta el núcleo, el corazón nuclear del oro derretido que es el centro espiritual vivo de la existencia. Sólo yendo hasta el fondo de la sangre y la suciedad de nuestros seres corporal podemos minar el "átomo de dios" de nuestra herencia olvidada y hallar el antiguo oro de los antiguos".

Apoya la realización de esta película por entregas en la página de Indiegogo

 

Las pinturas del joven Hitler: ¿hizo bien la Academia de Viena al considerarlo un inepto?

Arte

Por: pijamasurf - 12/24/2012

La historia es conocida: un joven austriaco con inclinaciones artísticas, específicamente pictóricas, huérfano de padre, acudió a Viena para inscribirse en una de las escuelas de arte más prestigiosas del circuito europeo, la Academia de Bellas Artes de la ciudad donde esperaba perfeccionar eso que creía un talento suyo. El adolescente, entonces con 18 años, sufrió sin embargo el rechazo de la institución, que por dos ocasiones (en 1907 y 1908) le negó la entrada por la simple razón de que adolecía de “ineptitud para la pintura”. El director le recomendó estudiar arquitectura, pero lamentablemente el joven carecía de la formación previa que le permitiera inclinarse hacia esta alternativa.

El incidente es uno de los favoritos de la llamada historia contrafáctica, aquella que elucubra una secuencia histórica hipotética a partir de un suceso que pudo haber sido. Como sabemos, el joven de la historia es Adolf Hitler, personificación de la maldad por mucho tiempo, insoslayablemente, unos de los líderes más temibles que han existido en la historia del poder político.

¿Qué hubiera pasado si el juicio de la academia hubiera sido menos estricto? ¿Ahora Adolf Hitler sería un nombre más en la historia de la pintura occidental?

Por otro lado, igualmente resulta interesante reflexionar sobre la noción de “juicio estético”: ¿cómo afecta nuestra percepción sobre determinada acuarela o dibujo saber que su autor es Adolf Hitler? ¿Lo consideramos más o menos “bello”? ¿O ni siquiera admitimos que esa categoría pueda aplicarse a una obra suya?

[Environmental Graffiti]