*

X
Una joya poética grabada en 1950 recupera al Dr. Jung leyendo una metarreferencia a la piedra filosofal en su casa de Suiza

Quizás la historia recodará en un futuro a Carl Jung como parte de la tradición de filósofos naturales que conocemos como alquimistas. Su aportación fundamental fue entender que la búsqueda de la piedra filosofal o de transmutar los metales en oro simbolizaba una búsqueda inmaterial que podía ser mapeada en procesos psíquicos de sublimación o destilación. El concepto de Jung de individuación es equivalente a la obtención del lapis philosophorum. "Para los alquimistas, el proceso de individuación representado por el opus era una analogía de la creación del mundo”, escribió Jung. La aportación de Jung a la alquimia tiene que ver con una formulación detallada al límite de lo arqueológico de la psique humana como el gran microcosmos que espejea al macrocosmos.

La brillantez y la enorme amplitud intelectual de Jung es indudable. Sin embargo, hay que mencionar que muchos alquimistas que realmente han practicado el arte consideran que su reducción de la alquimia a lo meramente psicológico (aunque en el caso de Jung el alma brille con esplendor) es una interpretación un tanto corta. Si bien la alquimia no es algo meramente materia, como la transformación solamente metales pesados en oro, no se puede negar la importancia del trabajo en el laboratorio y la producción de medicinas. La alquimia va más allá del dualismo entre espíritu y materia y espiritualiza la materia y materializa el espíritu. 

En este raro material vemos a Jung en la campiña suiza cándidamente hablando sobre alquimia, en 1950. La atención del viejo Jung se dirige a una inscripción de piedra. Jung traduce del latín, el agua corre y la cámara: "La piedra habla ahora, personificada, y dice, 'Yo soy huérfana, estoy sola y sin embargo me encuentro en todas partes. Soy una pero soy contraria a mí misma, soy un hombre joven y un viejo al mismo tiempo, no necesito madre o padre, porque debo de ser levantada de la profundidad, como un pez, o caigo del cielo como la piedra blanca. En bosques y montañas camino, pero permanezco oculta en lo más profundo del hombre. Soy mortal para todos y sin embargo yazgo intocada por la mutación del tiempo'".

La voz de Jung tiembla al leer este texto críptico que dice contiene el secreto de la alquimia. Jung admite que este texto hermético necesita comentario; el enigma permanece. De cualquier manera, es un documento hermoso ver a al gran científico del alma que ha tenido el siglo XX ensoñar con el lapis philosophorum entre el murmullo del agua y el cielo, en su última morada.

Twitter del autor: @alepholo

Un libro hecho con tweets de personas diciendo que están "trabajando en su novela"

Arte

Por: pijamasurf - 07/31/2014

Cory Arcangel cuestiona la procrastinación y la forma en la que compartimos en las redes sociales en un libro sobre cómo escribimos sobre estar escribiendo

working-on-my-novel-1

En nuestro mundo existen muchos más escritores que lectores. Casi todos en algún momento estamos "trabajando en nuestra novela"; esta es la tesis que inspiró el nuevo libro del comediante-artista provocateur Cory Arcangel. Todos creemos que podemos escribir una novela, que nuestra vida es súper interesante y que podemos transmutarla en ficción --para separarnos objetivamente de la confesión y sublimarnos como artistas-... todos procrastinamos.

Working On My Novel es un libro sobre la no-creación en lasitud, que recopila tweets que contienen la frase "trabajando en mi novela". Según Cory Arcangel, el concepto es el de "elevator pitch" o esa propuesta de idea que hace una persona en un elevador o en la más mínima oportunidad para convencer a un editor de publicar su novela o a un productor de hacer su guión. Generalmente pensamos que nuestras ideas son geniales y deben llegar a las masas sin falta. Arcangel precisa (o quizás ironiza):

El libro es sobre el acto de creación y la brecha entre las diferentes formas en las que nos expresamos hoy en día. Explorando los extremos de hacer arte, desde la satisfacción hasta incluso la euforia y esos días y noches donde nada nos sale, es la historia de lo que significa ser una persona creativa, y por qué seguimos tratando.

Y no está de más preguntarnos si realmente estamos escribiendo la nueva gran novela de la literatura latinoamericana o sólo estamos actualizando Twitter, leyendo notas de celebridades o bajando nueva música de blogs. Y al final del día, ¿cuánto tiempo dedicamos a crear y cuánto a perseguir información que apareció en nuestro feed y a compartir lo que pasaba por nuestra mente en Facebook y Twitter?

working-on-my-novel-5-620x465

De cualquier forma, Arcangel prueba que a veces, más que perseguir una obra épica y ambiciosa, sólo se necesita tener una buena y sencilla idea para hacer un libro que conecte con los lectores. Quizás, más que pensarnos como escritores en progreso, podemos concebirnos como editores. Es más útil y menos pretencioso.