*

X

Howard Schatz captura impresionantes retratos de boxeadores antes y después de las peleas

Por: pijamasurf - 11/18/2012

Howard Schatz es un fotógrafo que ha capturado el cuerpo humano muchas diferentes formas: desnudos, danzas o embarazos. Ahora en “At The Fights” ha fotografiado los rostros de los boxeadores antes y después de las peleas.

Howard Schatz es un fotógrafo que ha capturado el cuerpo humano en diferentes formas: desnudos, danzas, nadadores, actores o mujeres embarazadas. Su trabajo ha aparecido en revistas como Sports Illustrated, ESPN Magazine, The Ring Magazine, The New York Times Magazine y Vanity Fair. En At The Fights, su 19° libro, realizó una serie de retratos de boxeadores antes y después de las peleas, además de otros a árbitros, promotores, doctores y comentadores involucrados en este deporte.

Las imágenes de “At The Fights” pretenden capturar la esencia de este controversial deporte.

 Cecilio Santos, superpluma

  

Howard Schatz es un fotógrafo que ha capturado el cuerpo humano muchas diferentes formas como desnudos, danzas, nadadores, actores o mujeres embarazadas.

 Andy Lee, medio

  

Dimitry Kirilov, super flyweight

 Dimitry Kirilov, supermosca

 

“At The Fights” es el 19° libro de Howard Schatz.

 Don Mouton, supermedio

  

Fabian Luque, welterweight

 Fabian Luque, wélter

  

Además de las imágenes de los boxeadores, Howard Schatz también ha fotografiado y entrevistado a árbitros, promotores, doctores y comentadores deportivos.

 Jesse Feliciano, mediano ligero

 

Octavio Narvaez, light middleweight

 Octavio Narvaez, mediano ligero

  

El trabajo de Howard Schatz ha aparecido en revistas como Sports Illustrated, ESPN Magazine, The Ring magazine, The New York Times Magazine y Vanity Fair.

 Orlando Lora, wélter

 

Pavel Wolak, middleweight

 Pavel Wolak, medio

 

Terrell Nelson, heavyweight

  Terrell Nelson, pesado

 

Autoridades de la India no pueden explicar el avistamiento de cientos de esferas flotando en el cielo

Por: pijamasurf - 11/18/2012

Personal militar ha levantado más de 100 reportes relacionados con el avistamiento de esferas amarillas flotando en Aksai Chin, una región al norte de India colindante con Pakistán y China, enigma que astrónomos, personal del ejército y de la inteligencia gubernamental no han podido resolver.

En 2004 un fantasma recorrió el norte de India: el espectro de numerosos OVNIs cuyo avistamiento reportaron soldados destacados en la zona, más de 100 informes que hablaban de esferas amarillas flotando en el cielo.

Ahora, 8 años después, la explosión de avistamientos vuelve a repetirse, y esta vez la policía de la frontera tibetana, las fuerzas armadas de India, el Observatorio Astronómico del país, la Organización Nacional para la Investigación Tecnológica y la Organización para el Desarrollo de la Investigación en Defensa, se han abocado a desentrañar el misterio.

“Algo está claramente mal si nuestros recursos científicos combinados no pueden explicar el fenómeno”, declaró un oficial del ejército al diario India Today.

El avistamiento de OVNIs comenzó el pasado 1 de agosto en las inmediaciones de Aksai Chin, la región donde se unen las fronteras india, paquistaní y de la China ocupada. Para el 15 de octubre, los reportes sumaban más de un centenar, todos coincidiendo en la descripción de “objetos luminosos no definidos” que se observaban del lado chino de la zona, flotando durante lapsos de entre 3 y 5 horas antes de partir y desaparecer.

La singularidad de la circunstancia fue tal que los informes llegaron hasta la oficina del primer ministro indio, quien desplegó 14 cuerpos armados que instalaron una unidad de radar y un analizador de espectro en una montaña cercana al lago Pangong, dispositivos que se revelaron inútiles, pues no captaron ningún tipo de señal al momento de que uno de estos objetos se avistaba. Incluso se dio el caso de que un dron fue enviado para perseguir un supuesto OVNI pero en vano, pues lo perdió cuando alcanzó su altura máxima de vuelo.

Los astrónomos que se involucraron en la resolución del enigma, después de 3 días de investigaciones, tampoco pudieron definir la naturaleza de los objetos y solo atinaron a calificarla como “no celeste”.

El personal de inteligencia de India fue quizá el más sensato al suponer que todo esto podría ser “una cruda operación psicológica por parte de China”.

Así, hasta ahora, al menos públicamente, nadie puede explicar el origen de estas esferas brillantes que sobrevuelan una región que, históricamente, ha estado asociada a creencias mitológicas.

[Wired]