*

X
Assimilating the Shadow, el nuevo álbum del brasileño Ricardo Donoso, promueve una experiencia invaluable: entender, y abrazar, tu dualidad nocturna.


Cuántos de nosotros no hemos sido literalmente envueltos en la euforia de la noche, un caudal de experiencias abstractas, intensamente sensoriales, que desbordan nuestros procesos conscientes. Acto seguido, en ocasiones, sucede a esa vivencia un momento suspendido en el que este caos sensibilizado comienza a arrojar respuestas, las abstracciones se desdoblan en lúcidas siluetas y un cierto entendimiento de nuestra naturaleza más profunda comienza a florecer.

Assimilating the Shadow es un álbum que parece explícitamente diseñado para digerir las enigmáticas revelaciones de ese cíclico eclipse individual: nuestro andar nocturno. Sencillas escalas sintetizadas van entretejiéndose hasta dar vida a una magnética acompañante. Con sutiles alusiones al más delicado morning trance que tuvo su época dorada hace unos quince años, en combinación con pinceladas de  ambient ‘club-nightero’ y, por qué no, un poco de house profundo, el segundo LP de Ricardo Donoso se instala sin duda entre los mejor logrados de este 2012. Album cover Ricardo Donoso Assimilating the Shadow

“Algún día todos tendremos que acudir a una cita con nuestra sombra; de nosotros depende que ella sea un aliado evolutivo o una asfixiante compañera” mencionábamos hace unos meses en un texto dedicado a este invariable arquetipo, al tiempo que advertimos que el encuentro con nuestra sombra es un requisito ineludible en el proceso de alcanzar la plenitud. Assimilating the Shadow es precisamente es una especie de estético manifiesto mediante el cual el brasileño Donoso nos comparte una lúcida herramienta para consumar ese diálogo (el coqueteo con nuestro propio anti-héroe).

El tomar de la mano a la sombra, a la nuestra, mientras recorremos el camino, dota nuestra vida con un tinte de épica introspección, y nos recuerda que somos seres esencialmente mitológicos (venimos a contar rítmicas historias que, como hebras palpitantes, terminan por convertirse en la materia prima de nuestra existencia). Y creo que por eso los diez tracks que conforman este álbum, resuenan tan adentro de nuestra experiencia sensorial: como música diseñada para amenizar ese encuentro tan intrigante como necesario, el momento en que habremos de sentarnos a tomar té con nuestras respectivas sombras. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

 

Breaking Bad y la guerra contra las drogas: el gusto del público por la simulación de su hiperrealidad

Por: pijamasurf - 10/13/2012

Las similitudes entre el desarrollo de Breaking Bad, la conocida serie de televisión, y el tráfico de drogas según se presenta en Estados Unidos, muestra que quizá el público estadounidense cree más en lo que sucede tras una pantalla que en lo que anuncian los periódicos, sin darse cuenta de que una y otra son simulacros intercambiables.

Las relaciones entre ficción y realidad son más estrechas de lo que comúnmente se cree, y este es un poco el caso de Breaking Bad, la conocida serie de televisión que, al parecer, está incidiendo en el tráfico real de metanfetaminas en territorio estadounidense.

Frazier Moore, en el sitio The Huffington Post, encuentra una serie de inquietantes similitudes entre la serie y el trasiego ilegal de esta droga, en particular en asuntos como la supuesta pureza de que la se distribuye en el mercado y la manera en que esta se produce clandestinamente.

De entrada, Moore recupera un reporte reciente de Associated Press según el cual la nueva metanfetamina que está inundando el mercado estadounidense tiene un color blanco azulado y un supuesto 88% de pureza; en la serie, Walter White, uno de los personajes principales, trafica con un producto también azul de pureza casi total (99%).

Por otro lado, los “super-laboratorios” clandestinos que recientemente se han encontrado en México dedicados a la sintentización de la droga, administrados por personas con sólida formación química, encuentran también su réplica en el relato televisivo.

Finalmente, las particularidades en la distribución del producto también parecen trasladadas de los periódicos a la pantalla sin mayor variación.

Estas coincidencias hacen dudar a Moore del potencial suspenso de Breaking Bad, del desarrollo de su trama y los recursos con que pretende mantener cautivo a su público. “Quizá una manera de crackear cómo la serie podría terminara sea seguir las noticias sobre la demasiado real guerra contra las drogas”, escribe.

Por otro lado, es posible que esta sea una expresión del gusto tan característico del público estadounidense por el simulacro y la hiperrealidad (según los conceptos del filósofo Jean Baudrillard), su inclinación a creer más en lo que sucede tras una pantalla que lo que sucede a las puertas mismas de sus hogares, su incapacidad para darse cuenta de que uno y otro se han convertido no en realidades intercambiables entre sí, sino en un mismo simulacro multiplicado hasta la náusea en la ficcionalización de la realidad.

«Disneylandia existe para ocultar que es el país “real”, toda la América “real”, una Disneylandia», sentenció en alguna ocasión el francés.

[Huffington Post]