*

X
Assimilating the Shadow, el nuevo álbum del brasileño Ricardo Donoso, promueve una experiencia invaluable: entender, y abrazar, tu dualidad nocturna.


Cuántos de nosotros no hemos sido literalmente envueltos en la euforia de la noche, un caudal de experiencias abstractas, intensamente sensoriales, que desbordan nuestros procesos conscientes. Acto seguido, en ocasiones, sucede a esa vivencia un momento suspendido en el que este caos sensibilizado comienza a arrojar respuestas, las abstracciones se desdoblan en lúcidas siluetas y un cierto entendimiento de nuestra naturaleza más profunda comienza a florecer.

Assimilating the Shadow es un álbum que parece explícitamente diseñado para digerir las enigmáticas revelaciones de ese cíclico eclipse individual: nuestro andar nocturno. Sencillas escalas sintetizadas van entretejiéndose hasta dar vida a una magnética acompañante. Con sutiles alusiones al más delicado morning trance que tuvo su época dorada hace unos quince años, en combinación con pinceladas de  ambient ‘club-nightero’ y, por qué no, un poco de house profundo, el segundo LP de Ricardo Donoso se instala sin duda entre los mejor logrados de este 2012. Album cover Ricardo Donoso Assimilating the Shadow

“Algún día todos tendremos que acudir a una cita con nuestra sombra; de nosotros depende que ella sea un aliado evolutivo o una asfixiante compañera” mencionábamos hace unos meses en un texto dedicado a este invariable arquetipo, al tiempo que advertimos que el encuentro con nuestra sombra es un requisito ineludible en el proceso de alcanzar la plenitud. Assimilating the Shadow es precisamente es una especie de estético manifiesto mediante el cual el brasileño Donoso nos comparte una lúcida herramienta para consumar ese diálogo (el coqueteo con nuestro propio anti-héroe).

El tomar de la mano a la sombra, a la nuestra, mientras recorremos el camino, dota nuestra vida con un tinte de épica introspección, y nos recuerda que somos seres esencialmente mitológicos (venimos a contar rítmicas historias que, como hebras palpitantes, terminan por convertirse en la materia prima de nuestra existencia). Y creo que por eso los diez tracks que conforman este álbum, resuenan tan adentro de nuestra experiencia sensorial: como música diseñada para amenizar ese encuentro tan intrigante como necesario, el momento en que habremos de sentarnos a tomar té con nuestras respectivas sombras. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

 

Mujer recibe factura de € 11.721.000.000.000.000 por el uso de teléfono

Por: pijamasurf - 10/13/2012

Cuando Solenne San Jose canceló el contrato de su teléfono celular, jamás imaginó cuánto tendría que pagar por su última factura.

 

Esta mujer originaria de Pessac, Francia, decidió cortar relaciones con Telecom Bouygues antes de que su plazo obligatorio se cumpliera. Esto implicaría un costo que ella estaba dispuesta a pagar, pero nunca se imaginó la cantidad que su cancelación conllevaría. Al ver su factura, el monto ascendía a € 11.721.000.000.000.000, el equivalente a un cuatrillón de dólares, cifra que se traduce en 5872 veces el PIB anual de Francia, ni siquera en toda la Unión Europea existe circulando tal cantidad de dinero.

Tras ver la estratosférica suma, la mujer se comunicó a la compañía para reclamar la irreal cantidad de dinero, pero Telecom Bouygues no se detuvo en la cobranza ni corrigió la suma. Ella continuó llamando insistentemente, pero en realidad esto solo empeoró su situación, ya que con cada llamada su factura aumentó € 12.50. Previamente a la confesión de que habían tenido errores a la hora de imprimir, la compañía telefónica ofreció atractivos planes de financiamiento para que la mujer liquidara su deuda.

Aunque el caso de Solenne San Jose solo se trate de una equivocación, existen otros en que los proveedores de comunicaciones han cobrado miles de dólares por altos consumos de sus clientes. En 2006, una compañía reclamó a un hombre malayo la cantidad de $218 trillones de dólares, que tendría que pagar en un lapso máximo de 10 días. Recientemente T-Mobile exigió a una mujer de Florida $201 mil dólares por cargos de datos y mensajes de texto que consumió durante un viaje a Canadá, aunque finalmente se redujo su saldo total a $2.500 dólares gracias a que la afectada se manifestó en una cadena de noticias.

[Time]