*

X
No importa qué tan seguro hayas configurado tu cuenta de Facebook, ellos tienen todas las herramientas para que tus datos puedan ser compartidos aun sin tu consentimiento.

¿Sabías que las aplicaciones de Facebook son el principal enemigo que atenta contra la privacidad de los usuarios?

Con esta ola de nuevos diseños, quizá “mejore” la experiencia de navegación, pero la privacidad queda en entredicho, ya que los nuevos permisos no los brindas tú sino que automáticamente, con un solo click, puedes acceder a la aplicación y ésta, al mismo tiempo, a tus datos personales, así que no debe ser ninguna sorpresa que el nuevo Faceboook App Center sea un enorme banco donde el capital es la identidad de mis millones de usuarios.

 

#1 -  El sencillo truco del botón

En el antiguo diseño se utilizaban dos botones —“Permitir y “No Permitir— los que, en automático, te llevaban a tomar una decisión. En el nuevo App Center Facebook no hay elección, un click y toda tu información será entregada a los desarrolladores de la aplicación.

 

#2 -  El truco de las letras “sin importancia”

Los diseñadores de Facebook saben que para los usuarios de la red, el texto en color gris generalmente pasa desapercibido. Esta es la respuesta al cambio de negritas a letras grises.

#3 -  El truco del símbolo

Anteriormente, el diseño presentaba información detallada sobre las situaciones a las que el usuario se exponía al momento de agregar una aplicación. En la actualidad, esta información ha sido cambiada por un par de signos de interrogación: “¿?”.  

 

#4 - El truco de la línea de acción

Por simple estrategia, los diseñadores han colocado los permisos debajo del botón principal para que  pasen desapercibidos.

#5 El amigable truco que te lleva rápidamente a la acción

En el nuevo App Center Facebook, los permisos de solicitud han sido escondidos y, a cambio, se ha colocado un botón que rápidamente te lleva a accionar la aplicación.  Antiguamente, aparecía el permiso de solicitud que advertía al usuario. 

[Tech Crunch]

Te podría interesar:

¿Internet ha cumplido con sus ideales originarios? Diagnóstico de Tim Berners-Lee, fundador de la Web

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 08/28/2012

La World Wide Web Foundation, dirigida por Tim Berners-Lee, uno de los artífices de Internet, da a conocer un análisis del impacto que la Red ha tenido en el mundo, preguntándose si ha cumplido con los ideales de universalidad y conectividad con que nació este proyecto.

Tim Berners-Lee, fundador de la World Wide Web, recién dio a conocer, a través de la World Wide Web Foundation que él dirige, un diagnóstico en el que confronta los ideales con que inició el proyecto de Internet, y la realidad que a la vuelta de los años expresan los números y las estadísticas de su uso real.

¿Se han concretado la universalidad y la conectividad planteadas en los inicios de la web?

Para saberlo, la institución tomó en cuenta criterios como la disponibilidad de Internet (la calidad del servicio, las políticas que regulan su acceso); su uso (incluyendo la proporción de personas que acceden a la Red), su impacto (en lo social, lo económico, lo político), el contenido disponible y otros, realizando la evaluación en 61 países distintos.

Suecia, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Finlandia, Suiza, Nueva Zelanda, Australia, Noruega e Irlanda ocupan los primeros 10 lugares del listado, es decir, son los 10 países en que Internet de algún modo está cumpliendo con la función que originalmente pensaron sus fundadores.

En la parte baja se encuentran Nepal, Camerún, Mali, Bangladesh, Namibia, Etiopía, Benín, Burkina Faso, Zimbabue y al final Yemen. De América Latina, los mejor ubicados son Chile, México, Brasil, Colombia y Argentina, en los lugares 19, 22, 24, 26 y 38, respectivamente.

En cuanto al futuro de la Web, Berners-Lee asegura que “el mayor de sus retos” radica en “la creciente supresión de la libertad de expresión, tanto online como offline”.

Sin duda un reporte que vale la pena revisar dada la importancia que Internet tiene en el mundo contemporáneo. 

Un resumen en PDF en este enlace.

[The Atlantic]