*

X

Millonario ruso lanza billetes por la ventana ¿Es este acto un grito desesperado de la élite?

Por: Javier Barros Del Villar - 05/31/2012

Joven empresario ruso lanza aviones de papel hechos con billetes y ríe al ver como la gente se pelea por ellos ¿Podría este gesto anunciar el final de una era en la que el 1% controla todas las riquezas y oportunidades?

empresario ruso lanza aviones de papel en forma de billetes

En un acto ciertamente denigrante, un oligarca ruso lanzó aviones de papel hechos con billetes de cinco mil rublos (equivalentes a $160 dólares) desde su lujosa oficina frente a una plaza en San Petersburgo. Se trata de Pavel Durov, fundador de VKontakte, una red social conocida como "el Facebook ruso" y quien al ver como la gente se arrebataba ansiosa los billetes, reía entretenidamente en compañía del vicepresidente de su empresa.

"Las personas se convirtieron en perros mientras literalmente se abalanzaban sobre los billetes. Se rompían mutuamente la nariz, escalaban los semáforos con su presa, como si fuesen monos. Que vergüenza de Durov" afirmó un testigo en declaraciones a Russia Today.    

Sobra decir que las críticas no se hicieron esperar atribuyendo a este acto una “notable crueldad”. Durov respondió que su intención era generar una “atmósfera festiva” y que cesó de hacerlo en el momento que vio a “la gente transformarse en animales”. Sin embargo, también advirtió que “habrán más de estas acciones”.  

Pero mas allá de condenar el patético gesto de este empresario, lo cual se presenta como una reacción automática, resulta interesante analizar lo que este acto representa a nivel simbólico: un clímax del cinismo por parte de una clase que se beneficia de la jodidez de la gran mayoría de la población.

A sus 27 años y con una fortuna valuada en $260 millones de dólares, el torpe Durov inconscientemente acelera la posible extinción de esta tribu, la elite financiera, suceso masivamente deseado a partir de la  indignación consciente de millones de personas (llámense 'ocupistas' estadounidenses, parados españoles, o universitarios mexicanos).

Y con el riesgo de pecar de optimista creo que podríamos estar ante el próximo declive de un sistema socioeconómico que ha fomentado los peores aspectos de la naturaleza humana (ambición, avaricia, competencia, injusticia, etc). Y al enterarme de este gesto bufonesco por parte de un nuevo rico ruso que, quizá sin saberlo, encarna a la perfección la faceta más condenable de este fenómeno social llamado el 1%, el cinismo, no pude evitar considerarlo como una espontánea señal: la suerte está echada, la ruta de extinción de oligarcas y corporaciones, de voraces banqueros y economistas, es más clara que nunca y podría, con un poco de suerte, consumarse a la brevedad.

Mientras Durov y sus amigos se divierten manufacturando avioncitos de billetes, millones de personas están enfocando su energía y su intención en forjar un rediseño del actual escenario, un a misión cuyo cumplimiento podríamos estar celebrando más pronto de lo que imaginamos. Y sin ánimo revanchista, el cual a mi juicio condenaría la “nueva era” que intentamos construir, ojalá en unos meses pudiésemos agradecerle a este empresario el que sus aviones de papel hayan contribuido a este despertar. Y para concluir solo quiero recalcar que si bien un amanecer dorado parece perfilarse en el horizonte, también sería bueno aclarar que es lo que tenemos pensado hacer para resonar con este 'nuevo' sol. 

 

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune 

 

Los niños psíquicos de los videos de M83

Por: pijamasurf - 05/31/2012

Niños mutantes con poderes telekinéticos se enfrentan a una banda opesora de adultos en una lucha épica, como parte de la videonarrativa del grupo francés de synthpop onírico, M83

La banda de dreampop M83 reincide en su obsesión por la infancia y la inocencia en una serie de videos con narrativas que se centran en niños psíquicos mutantes de ojos astrales que luchan contra una mafia de adultos. Los temas Reunion y Midnight City del último álbum del shoegazer francés Anthony Gonzales,  Hurry Up, We're Dreaming, se concatenan en paisajes distópicos donde los chicos liberan sus poderes, como si fueran aquel grupo piloto de Fringe en el que participaba la agente Olvia Dunham, solo que habiendo superado el trauma de ser parte de los experimentos secretos del gobierno. El cliché es evidente --una historia similar aparece en Heroes o en Escape To Witch Mountain--; se  reconsolida el arquetipo en la conciencia colectiva, de la mano de la ciencia ficción: son los niños los que, con su pureza explotando sus cualidades psíquicas innatas, salvan o salvarán a los adultos de su decadencia.

Pop etéreo, sintetizadores y guitarras de euforia melancólica impulsan persecuciones sobre la ciudadn nocturna, el duelo entre la luz y la oscuridad, y en la franja del planeta se entreve una luz numinosa.