*

X

El “Copianismo”, la religión de los archivos compartidos, celebra su primer matrimonio

Por: pijamasurf - 05/22/2012

Con la consigna de copiar sus archivos personales y dar vida a un nuevo ser, una rumana y un italiano se unieron en matrimonio ante la Iglesia del Copianismo, la religión del libre flujo de información.

La institucionalización es una faceta que toda creencia debe pasar para convertirse en religión, al menos en el sentido en que históricamente se han entendido estas. En este sentido no debe sorprendernos que el copianismo (Kopimism), la iglesia fundada en 2010 por miembros del Partido Pirata y fundada únicamente en la creencia del libre flujo de la información, anuncie que celebró en su seno el primer matrimonio de dos de sus adeptos.

A mediados de mayo pasado, en la ciudad de Belgrado, una rumana y un italiano se unieron en matrimonio siendo Isak, el líder misionero de la Iglesia del Copianismo, uno de los testigos del enlace.

Esperamos que copien y mezclen algunas de sus células de ADN y creen un nuevo ser humano. Ese es el espíritu del copianismo. Sientan el amor y compartan esa información. Copien todos los archivos de su santidad.

[Disinfo]

Cabaretera de 70 años busca hombre millonario para entregarle su virginidad

Por: pijamasurf - 05/22/2012

"La sexacional Pam", cabaretera inglesa de fuertes principios morales, busca un millonario apuesto, moreno y alto a quien entregarle su septuagenaria virginidad.

En el suburbio inglés de Greater Manchester vive Pam Shaw, una mujer de 70 años de edad a quien también conocen con el alias de “La sexacional Pam”, curioso apodo que se deriva de la profesión que ha ejercido durante prácticamente toda su vida: cabaretera.

Pero contrario a los prejuicios que comúnmente se asocian al demi-monde, la septuagenaria mujer dice oponerse a las relaciones sexuales fuera de matrimonio y, como ella misma no está casada y actúa conforme a sus creencias, asegura que a su avanzada edad todavía conserva su virginidad.

No por falta de oportunidades, claro, sino solo por una especie de rectitud insobornable: “Los hombres ven la ropa que visto y piensan que soy fácil, pero realmente no he intimado con ningún hombre, solo unos cuantos besos”, confiesa Pam.

Ahora, sin embargo, piensa que el tiempo ha llegado y se muestra lista para “dar el paso con el tipo correcto”. De preferencia, dice, “un millonario alto, moreno y guapo”.

[Gawker]