*

X

Descubren a Sylvester Stallone en pintura renacentista de hace 500 años

Por: pijamasurf - 05/13/2012

Estudiante de Harvard asegura haber descubierto el retrato del célebre actor estadounidense Sylvester Stallone en un fresco del pintor renacentista Rafael en un palacio de El Vaticano.

Se dice, no sin humor, que todos tenemos un doble que anda por el mundo, una persona sin ninguna relación natural ni de parentesco pero que es idéntica físicamente a nosotros. Famosa e inquietantemente, Edgar Allan Poe hizo de esta creencia uno de sus cuentos más terroríficos, “William Wilson”, haciendo del doppelgänger una especie de entidad persecutoria y siniestra.

En esta ocasión, sin embargo, el asunto es mucho más liviano e incluso con cierta posibilidad de humor. Todo inicia cuando un estudiante de Harvard viajó a Italia, específicamente a El Vaticano, y recorriendo las indescriptibles obras de arte que ahí se conserva, descubrió que en uno de los frescos más célebres del pintor renacentista Rafael, uno de los retratados guarda una semejanza increíble con la persona que menos se asociaría con todo este contexto de arte y refinamiento: el actor estadounidense Sylvester Stallone.

Anthony Zonfrell, de 20 años, descubrió al hombre detrás de Rambo y Rocky en “Las virtudes cardinales y teologales”, un fresco que Rafael concluyó en 1511 en el llamado Palacio Apostólico de El Vaticano, la residencia oficial del papa. Como su nombre lo indica, la pintura es una representación alegórica de las siete virtudes ―prudencia, fortaleza, justicia y templanza, las cardinales; fe, esperanza y caridad, las teologales― que en la doctrina católica se presentan como ejes rectores del comportamiento humano.

“Las virtudes cardinales y teologales”, por cierto, forma parte de la misma época, serie y lugar que “La Escuela de Atenas”, uno de los frescos más famosos de Rafael y sin duda uno de los mejor logrados.

"La Escuela de Atenas" (Detalle)

En cuanto al parecido entre el anónimo modelo de Rafael y el ahora sexagenario histrión, quizá sea una broma de la vida o de la realidad, una demostración de que la matriz de rasgos fisonómicos es limitada y que, por probabilidad, quizá bastan pocos siglos para que la apariencia física de una persona vuelva a tener la forma que alguna vez ya tuvo.

El hecho recuerda dos fotografías por las cuales los también actores hollywoodenses John Travolta y Nicolas Cage parecen ser reencarnaciones de personajes que vivieron hace cientos de años.

[IB Times]

¿Qué se bebe, se fuma y se aspira realmente en el mundo del cine?

Por: pijamasurf - 05/13/2012

Pocas, poquísimas y legendarias veces, las drogas que se consumen en el cine son drogas de verdad. Pero, entonces, ¿con qué se sustituyen a la cocaína, el crack o la marihuana?

La magia del cine mucho le debe a la falsificación, misma que estamos obligados a aceptar para participar de su hechizo. Efectos especiales, dobles, maniobras increíbles con la cámara y la iluminación, son solo algunos de los recursos que los realizadores cinematográficos utilizan para llevar la realidad más allá de sus límites convencionales.

En este sentido resulta interesante conocer los hilos que se agitan detrás de la pantalla, los elementos que vistos por medio de una cámara parecen verdaderos pero que, a veces por razones éticas o legales, como en el caso de las drogas, se esté obligado a utilizar sustancias que solo en su aspecto simulan la realidad.

Thomas Golianopoulos ha publicado para la revista Wired un breve recuento de los sustitutos más frecuentes para las sustancias prohibidas en el mundo del cine. Cuando vemos quealguien en una cinta se droga, ¿de verdad lo está haciendo? La mayoría de las veces no. Casi siempre se recurre a sucedáneos que no metan en problemas a nadie.

Así, si se fuma marihuana, lo más probable es que el actor o actriz en cuestión esté fumando una hierba especial que se ve como marihuana, se quema como la marihuana pero no es marihuana y ni siquiera tabaco. Un producto distribuido por la firma International Oddities.

En cuanto a la cocaína, aunque se dice que Al Pacino, en Scarface, efectivamente aspiró este alcaloide, lo más común es que se le cambie por inositol, un compuesto orgánico que pertenece al grupo de las vitaminas B.

El crack, de tan mala fama, al menos en la cinta Half Nelson, fue truqueado con el pedazo de un tazón roto que la producción tiño con café, a lo cual se añadió el humo de un cigarrillo para dar el toque final.

Las metanfetaminas quizá sean las más inocentes del mundo del cine, pues se les simula con nada más que caramelos sólidos.

[Wired]