*

X

“Arrugas de la ciudad”: artistas callejeros intervienen La Habana (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/13/2012

Con motivo de la Bienal de La Habana que se inauguró el pasado viernes, los artistas callejeros JR y José Parla muestran las arrugas de la capital cubana interviniendo sus espacios públicos.

En el marco de la Oncena Bienal de La Habana que se inauguró el pasado viernes, los artistas callejeros JR y José Parla (de nacionalidad francesa el primero y cubana-estadounidense el segundo), fueron invitados a participar de esta celebración del arte pero de una manera singular: cambiando las galerías y los museos por las calles de la capital cubana.

JR, que se define a sí mismo como “photograffeur”, y José Parla han convertido las paredes de La Habana en lienzos monumentales que si bien son todos de concreto y ladrillos, poseen por los motivos que exhiben una dinámica que difícilmente consiguen otras manifestaciones artísticas.

“En una sociedad de imágenes estamos constantemente bombardeados por caras de gente, muchas veces de gente famosa. Normalmente, esas imágenes no representan la opinión de la gente real. Yo quiero llevar al centro de la atención a personas anónimas. Llevar sus caras a las calles y redefinir la noción de héroes”, dice JR, cuyos rostros aparecen en este proyecto denominado “Wrinkles of the City”, “Arrugas de la ciudad”, en combinación con los trazos caligráficos de José Parla, una mezcla interesante de seriedad y jugueteo que entabla un elocuente diálogo con la melancólica cotidianeidad de La Habana. 

Nota cortesía de Arte y Callejero. Más imágenes en este enlace.

Crítica y humor multidisciplinarios: el colectivo cubano Los Carpinteros

Por: pijamasurf - 05/13/2012

En las últimas dos décadas Los Carpinteros han consolidado una identidad artística que destaca por un espíritu tan honesto como lúdico.

instalacion de los artistas cubanos de la habana los carpinteros

Utilizando el humor o la picardía para mediar en un diálogo entre lo práctico y lo abstracto, la forma y el fondo, o el observador y lo observado, Los Carpinteros crean instalaciones, esculturas, y otras piezas que resultan de su diestro experimento. Actualmente conformado por el dúo Marco Antonio Castillo Valdés y Dagoberto Rodríguez Sanchez, ambos originarios de Cuba, la obra de este colectivo es en si un manifiesto a la convivencia directa entre el arte y la sociedad –discurso que se opone a la tendencia que busca postular al arte como un lenguaje exclusivo, y excluyente, que merece regodearse en los distantes recovecos de una plano elitista. 

Además de este compromiso con la accesibilidad del arte, los aspectos más destacables de este ingenioso proyecto son, por un lado la ágil convivencia de disciplinas (entre ellas arquitectura, plástica, interiorismo, y diseño), ejercicio que deriva en una identidad artística honesta. En segundo lugar no podemos dejar de mencionar el que su nombre tributa a uno de los más lúcidos gremios en la historia humana, aquel que trabaja con la madera, y el cual implica una renuncia al crédito personal en favor de una colectividad creativa –algo que no puede dejar de aplaudirse en un medio donde el egocentrismo frecuentemente demerita el talento que supuestamente lo justifica.

Afortunadamente la obra de Los Carpinteros, con una bandera que si bien no deja de ser amigable tampoco niega su alma contracultural, ha sido reconocida en algunos de los más prestigiados museos y galerías del planeta: MOMA y Guggenheim (Nueva York), Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia (Madrid), Thyssen-Bornemisza Contemporary Art Foundation (Vienna), Los Angeles County Museum of Art, y el Museo de Bellas Artes (Habana), entre otros. Actualmente su trabajo se exhibe en el Faena Arts Center de Buenos Aires.