*

X

El boom de la clínicas de ibogaína en México

Por: pijamasurf - 04/19/2012

El boom de las clínicas de iboga contra el tratamiento de las drogas florece en México: adictos de todo el mundo visitan las playas de este país para tomar un psicodélico africano que promete despojarlos de los mundos infernales de las drogas duras

Una sustancia psicodélica usada tradicionalmente en ritos religiosos en Congo y Gabón promete convertirse en una de las alternativas más efectivas para tratar las adicciones a las drogas duras. La raíz africana Tabernathe iboga, ilegal en Estados Unidos, aún es permitida para uso clínico en México y Canadá y aparentemente está atravesando una especie de boom, debido a la efectividad de esta planta operar una transformación en los adictos. 

Milenio publica una nota sobre la proliferación de centros para tratar adicciones en base a la ibogaína. Heroinómanos, adictos a la cocaína, al crack, los opiáceos, la metanfetamina y alcohólicos de distintos países acuden a diferentes clínicas en México, algunas en paradisiacas playas.

Según la Asociación de Ibogaína esta sustancia, cuyo alcaloide pertenece a la familia de las triptaminas,"es una droga psicodélica... una mejor descripción de los efectos de la ibogaina seria 'oneirofrénica' o‘crear un sueño'. Para un espectador pareciera que la persona solo esta acostada, en un estado de sueño parcial, mientras que, esta soñando. Algunos pacientes reportan sus experiencias como si hubieran visto la película de su vida, o como si hubieran reorganizado los cajones de documentos en su cerebro. La experiencia es personal y única, sin embargo, todos los pensamientos y el poder penetrar en tu inconciente puede ser una fundación muy valiosa para un futuro sin drogas".

Por otro lado se han llevado a cabo estudios científicos que parecen comprobar la efectividad de la iboga: “las ratas adictas a la morfina se liberan de su adicción pocas semanas después de consumir extractos de Iboga” afirma Stanley Glick, del Centro de Neurofarmacología y Neurociencia del Albany Medical College. 

Además de sus propiedades curativas, celebradas como una especie de panacea contra las adicciones, la iboga también tiene una veta psicodélica e incluso erótica. Según el avezado psiconauta Terence Mckenna, esta planta es el único verdadero afrodisiaco que existe en la Tierra. La iboga apareció en un lugar preferencial en nuestro Top 10 drogas para tener sexo.

 

¿Quién tendrá el derecho a eliminar tu identidad digital cuando mueras?

Por: pijamasurf - 04/19/2012

Por lo menos tres estados de la Unión Americana ya poseen legislaciones precisas sobre el destino de la vida digital cuando su usuario fallece; por un tiempo, los deudos del difunto tienen derecho a administrar, por ejemplo, la cuenta de Facebook de su ser perdido.

Actualmente es innegable que la vida de millones de personas en todo el mundo se ha escindido en por lo menos dos grandes momentos: aquella que todavía, por comodidad, llamamos vida real, la cotidiana, la usual, más o menos la misma que se ha vivido desde siempre y en todas las épocas y, por otro lado, algo que podríamos llamar una vida digital, sostenida a fuerza de tweets, actualizaciones de Facebook, fotografías compartidas en Flickr, posteos en blogs y tumblrs y un sinfín de rastros dejados en nuestro paso por Internet. «Habitar significa dejar huellas», escribió Walter Benjamin en alguno de los borradores de su París, capital del siglo XIX.

Pero la vida digital, hecha a imagen y semejanza de la real, igualmente llegará un día a su fin y, una de tantas preguntas que pueden formularse al respecto es qué pasará con todo ese legado depositado entre las redes del alterespacio. ¿Quién tiene derecho a conservar o eliminar esa otra parte de uno mismo que permanece después de la muerte física?

Por lo menos en Estados Unidos se han estado impulsando desde hace un par de años leyes que otorgan a los deudos un control temporal sobre el perfil de Facebook de una persona difunta, sobre todo porque en esta red social es común que cuando se toma conocimiento de la muerte de uno de sus afiliados simplemente cambia la contraseña del usuario y cierra su página.

Los estados de Nebraska, Oregon y Oklahoma ya cuentan con legislaciones al respecto, hechas en consideración a personas que de alguna manera no quieren perder esos recuerdos de sus seres queridos (algunos hasta entonces desconocidos), de la misma manera que se guardan celosa o cariñosamente sus pertenencias más personales.

El asunto, por supuesto, es mucho más amplio, y forma parte de una conciencia concientizadora sobre la última voluntad, el deseo o la intención que una persona tiene hacia lo que tanto tiempo le toma formar en esa especie de vida alterna que inicia cuando se conecta a Internet.

[NPR]