*

X

La directora de DARPA deja el Pentágono para trabajar con Google

Por: pijamasurf - 03/13/2012

En una mudanza laboral controvertida, Regina Dugan, directora de la división de proyectos del Pentágono, dejará de trabajar para el gobierno estadounidense y se unirá a Google: "Hay un tiempo y un lugar para soñar, pero no en DARPA".

La directora de la DARPA (Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa, por sus siglas en inglés), Regina Dugan, dejará pronto su trabajo en el Pentágono y el gobierno estadounidense para unirse a las filas de Google.

Dugan es reconocida por su trabajo en seguridad cibernética y dispositivos de última generación, además de incursionar en el crowdsourcing y recurrir a hackers para fortalecer la seguridad del Pentágono.

“Hay un tiempo y un lugar para soñar, pero no en DARPA. DARPA no es el lugar para soñar o fantasear, tampoco para para entregarse a deseos o fantasías. DARPA es un lugar para hacer”, declaró Dugan hace un año durante un congreso.

Con su inminente salida también se han revelado ciertos manejos sospechosos del millonario presupuesto que recibe la agencia. Hace poco, por ejemplo, Dugan autorizó un contrato por cientos de millones de dólares con una empresa de la que ella es parcialmente propietaria.

Pero independientemente de esta situación, parece ser que el llamado gigante de Mountain View le ofreció una sólida propuesta de trabajo de la cual no se conocen los detalles.

[Wired]

Increíble video muestra a snowboarder con un traje de leds deslizándose en la noche

Por: pijamasurf - 03/13/2012

Una intrépida comunión entre la nieve y la luz es canalizada por un snowboarder que se desliza en la noche ataviado con un traje de leds.

snowboard_leds_nieve_noche

Como un fantasma desfilando ágilmente a través de un escenario misterioso, Will Hughes se monta en su tabla, ataviado con un traje de leds, y   surca la nieve nocturna con sutil destreza. El estético performance es documentado en una pieza dirigida por Jabob Suton, y musicalizada por Shervin Shaeri. A lo largo de los noventa segundos que dura Glowing Man, apreciamos una luminosa silueta practicando una especie de armónico ballet, que termina por dar vida a un sublime recorrido sobre la alba elegancia.