*

X

Mujeres, no están solas: los hombres también fingen orgasmos

Por: pijamasurf - 02/20/2012

A pesar de que es poco sabido, lo cierto es que los hombres también fingen orgasmos y, curiosamente, lo hacen por razones similares a las mujeres.

rostro hombre durante orgasmo masculino

Mucho hemos escuchado respecto a que las mujeres eligen fingir en diversas ocasiones un orgasmo o aderezar, con incitantes gemidos, el encuentro copulatorio. Encuestas realizadas durante las último cuatro décadas, señalan que entre 50 y 65% de las mujeres admite haber fingido un momento orgásmico, por lo menos durante una ocasión en la vida.  Sin embargo, pocas veces se habla de las artes teatrales a las que también recurren los hombres durante estos momentos.  

Hace un par de años, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Kansas, comprobó que, si bien el fingir un orgasmo era más recurrente entre ellas, con un 67%, mientras que más de una cuarta parte, 28%, de los hombres también había recurrido a esta íntima puesta en escena. En ambos casos, aquellos que fingían, reportaban un mayor curriculum sexual, y eran más aventurados a la hora de explorar variantes.  Curiosamente, ambos géneros comparten razones para incurrir en esta práctica:

El orgasmo estaba tardándose mucho en llegar o tal vez jamás llegaría: Mujeres (71%) - Hombres (84%)

Querían que la sesión terminara: Mujeres (61%) - Hombres (82%)

No querían lastimar los sentimientos de su pareja en cuestión: Mujeres (69%) - Hombres (47%)

Se sentían cansados, aburridos, o tenían sueño: Mujeres (56%) - Hombres (72%)

 

Internet hace más inteligente a la gente inteligente y más tontos a los tontos

Por: pijamasurf - 02/20/2012

En un fenómeno que podría equiprarse a la desigualdad económica propiciada por la globalización, analista sugiere que Internet hace más inteligentes a los inteligentes y más tontos a los tontos, ampliando así la brecha de la "desigualdad cognitiva".

En un postulado que quizá tomé por sorpresa a algunos pero, en cambio, confirme lo que muchos otros ya sospechaban, Kevin Drum sugiere en el sitio Mother Jones unas de las posibles transformaciones que Internet está operando en las mentes humanas —de tan sostenido y cotidiano como es su uso—, volviendo a la gente inteligente más inteligente y a la gente tonta más tonta.

Esto tomando como referencia por lo menos una práctica más que frecuente cuando se navega en la Red: la acción de buscar. “Un sitio provee una respuesta sumamente precisa pero espectacularmente equivocada”, escribe Drum.

Y es que dice el articulista que Internet contribuye a ampliar lo que llama la “desigualdad cognitiva”, una brecha cada vez más amplia que separa a los inteligentes de lo que no lo son tanto en un aspecto muy particular: la capacidad de formular las preguntas correctas para obtener la respuesta correcta.

La moraleja de la historia: Internet hace más tonta a la gente tonta y más inteligente a la gente inteligente. Si no sabes cómo usarlo o no tienes el contacto para realizar las preguntas correctas, terminarás con la cabeza llena de sinsentidos. Pero si sabes cómo usarlo, es un compendio infinito de información.

Drum equipara este fenómeno a la desigualdad económica propiciada por los procesos globalizadores, por lo cual, en el mismo sentido, por supuesto que es un fenómeno en el cual no debiéramos regodearnos sino, por el contrario, intentar incurrir en él lo menos posible.

[Disinfo]