*

X

La ciencia explica el misterio del orgasmo femenino con datos duros en este video

Por: pijamasurf - 05/07/2015

70% de as mujeres necesita estimulación del clítoris para llegar al clímax, el sexo anal parece ser aún más efectivo y el punto G una invención moderna

El orgasmo femenino se ha convertido en el Santo Grial de los estudios sobre sexología y psicología evolucionista, principalmente porque en primera instancia no parece tener una función evolutiva (o al menos no una función conspicua) y porque, a diferencia del orgasmo masculino, es mucho más elusivo.

Wired ha hecho este fresco video en el que, en un par de minutos, dispara una serie de datos muy interesantes que permiten formar una imagen más cercana de la ciencia dura del orgasmo (al menos en un sentido numérico).

Sabemos que el clítoris es el gran centro del placer femenino, con más de 8 mil terminaciones nerviosas, una cifra ante la cual el pene palidece. 70% de las mujeres requiere algún tipo de estimulación en el clítoris; de otra forma, es probable que no obtenga un orgasmo. Sin embargo, algunas mujeres son muy sensibles y quizás la imaginación romántica les sirve, ya que 20% dicen haber obtenido un orgasmo sólo por besos, y una cifra similar haciendo ejercicio. 94% de las mujeres que han tenido sexo anal dicen haber logrado un orgasmo por esta vía, algo que no se debe al punto G, ya que este mítico centro de placer no es más que una caja de resonancia entre la vagina, el ano y el clítoris, una cámara de ecos y fantasmas, que produce supremo placer sin existir. El orgasmo libera un profuso coctel de neurotransmisores y hormonas, lo cual hace que una mujer llegue a aguantar 107 veces más dolor durante un orgasmo.

 

Los golpes en la cabeza pueden volver realmente loco a un boxeador

Por: pijamasurf - 05/07/2015

Los malos comentarios en la prensa y codearse con celebridades decadentes sólo son una parte (menor) de los peligros muy concretos que enfrentan los boxeadores profesionales

mayweatherpacquiao

Puedes estar a favor o en contra del boxeo profesional, pero hay gente que disfruta de ver millonarios desclasados produciéndose lesiones cerebrales en pago por evento una buena contienda deportiva entre dos atletas profesionales como Floyd Mayweather y Manny Pacquiao.

Si alguna vez has estado en un accidente de autos, probablemente entiendas lo que ocurre a nivel físico en tu cerebro cuando te golpeas fuertemente la cabeza: es como si tu cerebro fueran los pasajeros a una velocidad diferente que el auto en colisión.

El problema con nuestro cerebro es que no tiene cinturón de seguridad, por lo que rebota dentro de nuestro cráneo como si fuera gelatina. 

Esto se explica por la inercia: si el movimiento de tu cabeza y cuello se detiene abruptamente, el cerebro sigue moviéndose hasta que es detenido por las paredes que lo rodean. Tú sólo experimentas un flashazo, luz, negrura, visión borrosa y sonido seco y tal vez algo de malestar en los minutos siguientes pero, dependiendo de la severidad y continuidad de los golpes, el interior de tu cabeza podría nunca recuperarse del todo.

Según el British Journal of Sports Medicine, un boxeador olímpico tiene una fuerza promedio de 3,427 Newtons. Como referencia, se necesitan 3,200 Newtons para romper un ladrillo. Es por eso que muchos boxeadores sufrirán, en algún punto de su carrera profesional, lesiones traumáticas crónicas. Sus síntomas son parecidos a los del Alzheimer y el Parkinson. El cerebro no "explota" literalmente dentro de la cabeza gracias al movimiento del cuello y la cabeza, que atenúan la velocidad y contundencia de los golpes.

Después de una pelea, el daño a largo plazo sólo aparece días o incluso meses después. Las lesiones pueden presentarse en forma de cambios abruptos de personalidad, incluyendo (según el New York Times) comportamiento impulsivo, irritabilidad y alteraciones del juicio.

cerebros

Según el doctor David Hovda, del Centro de Investigación de Daño Cerebral de la Universidad de California, el cerebro puede recuperarse si se le permite descansar 1 año. Si no se le permite y las peleas se siguen sumando, la segunda etapa de las lesiones traumáticas se manifiesta en ira, impulsividad y depresión, seguidas de confusión, pérdida de memoria y demencia avanzada.

Tal vez por eso Floyd Mayweather no sea tan cobarde --después de todo-- al anunciar su retiro después de una pelea que tendrá en septiembre. Mayweather, por cierto, dijo que no le importa que lo llamen cobarde mientras le paguen bien. ¿Será que la lesión cerebral está surtiendo efecto?