*

X

Canguros trazan crop circles en Australia tras consumir opio

Por: pijamasurf - 08/11/2011

Confirman que figuras geométricas trazadas en cultivos de Australia no fueron obra de extraterrestres sino de canguros viajando en opio.

canguro dopado con opio

Al parecer la relación entre la estética y los opiáceos también se aplica a los canguros. Recientemente se hallaron en Australia diversas muestras de crop circles (trazos o círculos en los cultivos) y muchos se apresuraron a adjudicar la autoría de estos dibujos a inteligencias extraterrestres. Sin embargo, aparentemente las obras no fueron realizadas por seres de otro planeta, sino por canguros que, después de consumir opio, dieron rienda suelta a sus nociones artísticas.

En Australia se cultiva el 50% de la producción legal de opio que se utiliza en miles de medicamentos alrededor del mundo. Y al parecer estos marsupiales se sienten atraídos por los poéticos campos de amapola y, tras devorar sustanciosas raciones, se entregan a efusivos recorridos en patrones circulares que terminan por trazar extraños diseños en los campos.

Pero este no es el único caso de animales salvajes a los que su instinto impulsa a consumir sustancias psicoactivas para, posiblemente, expandir su conciencia animal.  Entre otros ejemplos podemos incluir a elefantes y gorilas asiduos al consumo de moras fermentadas o cerdos salvajes y puerco espines que gustan de degustar una raíz africana llamada Iboga, considerada como uno de los más potentes psicodélicos naturales. Para más información sobre prácticas psicotrópicas entre animales salvajes te recomendamos leer la nota "Instinto psicoactivo: animales salvajes que consumen drogas".

crop circles o circulos en el cultivo hechos por canguros en opio en australia

[Huffington Post]

 

Viuda genera adicción por comer las cenizas de su difunto esposo

Por: pijamasurf - 08/11/2011

Casey vive un peculiar y compulsivo luto tras enviudar a los 26 años: no puede dejar de comer las cenizas de Shawn, su difunto esposo.

mujer cargando urna de cenizas de su esposo

La muerte de un ser querido sin duda es una de las experiencias más fuertes que puede enfrentar una persona. De ahí que esa etapa emocionalmente ritual que conocemos como "guardar luto" sea un proceso tan importante para aquellos que han experimentado una perdida sensible, por ejemplo, la de un cónyuge. Sin embargo, también es cierto que estos procesos pueden llegar a generar, debido a la intensidad con que se viven, ciertos trastornos o incluso brotes psicóticos.

Tal es el caso de Casey, una joven de 26 años que perdió a su esposo luego de un fatal ataque de asma. El evento fue comprensiblemente traumático para la joven, aunque ella nunca imagino en qué derivaría el luto que guardaba. Todo comenzó cuando la imposibilidad de Casey por desapegarse de la figura de su amado se manifestó en una extraña práctica: llevar a todos lados la urna con las cenizas de Shawn, incluyendo restaurantes, tiendas  y compromisos familiares.

Pero pronto las cosas comenzaron a tomar un tinte más surreal. Un día Casey derramó una pizca de funestas cenizas en su mano y en lugar de simplemente desecharlas decidió, como un supuesto gesto de respeto a la memoria de su esposo, lamerse el dedo para evitar tirarlas. "No quería tirarlas porque son mi esposo y no quiero eliminarlo. Así que solo lamí mi dedo", confesó la joven viuda. Y desde entonces, en un acto de psicótica y compulsiva melancolía, Casey no ha podido evitar seguir consumiendo las cenizas de Shawn. De hecho calcula haberse ya comido poco menos de medio kilo.

Curiosamente Casey describe el sabor de su tétrica botana como una mezcla entre "huevos podridos, arena y lijas", no obstante lo cual su adicción por el polvo de la muerte (en este caso empleando el adjetivo de manera literal) se ha consolidado.

[Daily Mail]