*

X

En caso de explosión, la nube radioactiva de Japón puede llegar a las costas de México y Estados Unidos

Por: pijamasurf - 03/14/2011

En caso de una explosión masiva del reactor nuclear de la planta de Fukushima Daiichi, la nube radioactiva podría llegar hasta las costas de México y los Estados Unidos de acuerdo con expertos en meteorología.

Ver números y estadisticas del terremoto/tsunami de Japón

Autoridades del departamento de Salud Pública del estado de California monitorean de forma muy cercana los eventos en Japón. Es de particular preocupación el peligro que podría significar para la costa este de los Estados Unidos una eventual fisión del reactor de Fukushima y una explosión, liberando gases radiactivos que, debido a las corrientes de aire podrían llegar a las costas del pacífico del hemisferio norte del continente Americano, incluido México.

Las autoridades de California han afirmado que, a diferencia de México, tienen un sistema de monitoreo de radiación para agua, aire y tierra, en caso de que una nube radioactiva llegará a las costas.

La dirección de viento puede ir de la zona de Miyagi hacia Tokio pero la corrientes tienden a ir hacia América. De hecho expertos afirma que es común encontrar partículas de contaminantes chinos en la bahía de San Francisco.

Algunos expertos en asuntos nucleares dudan de que esto pueda ocurri ya que las radiaciones se dan a nivel del suelo y una nube nuclear tiene un efecto limitado sobre las costas de América por las dimensiones del Océano Pacífico. Otros científico, sin embargo, aclaran que Japón se encuentra a sólo 8 mil kilómetros de los Estados Unidos.

En Japón la pesadilla nuclear no se desvanece ya que si bien se esta inyectando agua de mar para bajar la temperatura del rector 2 de la planta de Fukushima, esto ha sido dificil y que otra explosión ha ocurrido en el reactor 3 de la planta.

La situación no es optimista y información no es oportuna. El afán de Pijamasurf no es el de crear pánico entre la población sino informar y exigir a las autoridades transparencia e información.


Con información de Prision Planet

Iniciativa de ley en uruguay porpone que los consumidores de marihuana cultiven sus propias plantas y se independizen así del narcotráfico organizado.

Las encuestas más recientes señalan que cerca del 20% de la población mundial consume o ha consumido alguna vez marihuana o hachís, y sin embargo los diálogos sobre legalización siguen siendo ambiguos y la mayor parte de los países se mantienen escépticos. Han existido innumerables propuestas de manifestantes y legisladores para legalizar esta planta  aduciendo que la legalización traería consigo la desaparición de grandes fuentes de ingresos para el narcotráfico.

Sin embargo, aquellos que están en contra y a favor de la legalización coinciden en que legalizar la marihuana podría traer consigo múltiples problemáticas, especialmente en cuanto a su comercialización. La posibilidad de que el mercado del cannabis sea rápidamente absorbido por corporativos -que al igual que con el alcohol y con el tabaco, encontrarían la manera de obtener la mayor cantidad de ingresos comercializando el producto de una manera masiva e irresponsable-, ha mantenido a políticos y a activistas a la espera de nuevas propuestas.

Bajo este panorama, y conscientes de que los sistemas carcelarios están abarrotados de  consumidores menores de marihuana, Uruguay lidera ya las iniciativas en cuanto al uso de este planta, introduciendo el primer proyecto de ley en Latinoamérica que despenaliza el autocultivo. Hasta 25 gramos de marihuana y ocho plantas podrá tener una persona en su poder si prospera el proyecto de ley que la semana próxima presentará el frenteamplista Sebastián Sabini, diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP). El primero en proponer esta ley fue el diputado nacionalista Luis Lacalle Poe, que presentó la propuesta el 10 de noviembre del año pasado y que se ha granjeado el favor de legisladores de distintos partidos e incluso del secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Milton Romani.

La propuesta no es una ley que legalizaría la comercialización de la marihuana. Al contrario, el diputado Lacalle insiste en que aquellos que comercialicen o distribuyan marihuana serán sancionados con penas aún mayores a las hoy existentes, limitando la marihuana al mero uso personal y privado. Considerando que el 85% de los usuarios en las cárceles de Uruguay son consumidores que fueron condenados por portar menos de 20 gramos, esta propuesta ha movilizado a cientos de jóvenes usuarios a favor de la legalización del consumo personal y autocultivo.

La mayor de estas movilizaciónes a favor de la propuesta de ley comenzó cuando la jueza letrada de Atlántida, Adriana de Aziz, procesó con prisión a la psicóloga y escritora argentina Alicia Castilla, de casi 70 años, líder de opinión del movimiento internacional por la liberación de la marihuana y autora de dos best-sellers como Cultura cannabis y Cultivo cannabis, libros que instruyen sobre el uso apropiado de la planta y su cultivo.  Ella fue apresada en su casa por cultivar marihuana, mientras que fue denunciada por vecinos –cobardes- anónimos.

En este sentido, es necesario que reflexionemos sobre la introducción del autocultivo como una opción que derrocaría los argumentos prohibicionistas que encasillan a la marihuana dentro del marco de propulsora del crimen. Si el consumidor tiene la posibilidad de producir la misma marihuana que consume, no acudirían al crimen para obtenerla, no existiría negocio alguno  y por lo tanto nadie podría obtener ganancias a través de esta planta (lo cual sabemos que para muchos y muy poderosos intereses esto es un enorme problema). Esto sería el comienzo de una era de sustentabilidad en materia de política de drogas.

Bien por Uruguay.

Más información