*

X

¿Quién te posee? ¿Sabías que el 20% de tus genes están patentados?

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2010

En la era de las patentes, encabezada por Estados Unidos, existen miles que repercuten sobre el genoma humano y el documental Who Owns You? lo denuncia

En un dato que consagra el lado bizarro de nuestra actualidad, resulta que la libertad de tu genética no existe, al menos no para el gobierno de Estados Unidos, que ha permitido que sean patentados 40,000 rasgos genéticos incluidos en el genoma humano. Lo anterior equivale al 20% de nuestra constitución. Y lo peor es que aún existen tres millones de solicitudes similares todavía sin resolución.

Los genes son una especie de protocolos que definen nuestro programa genético y, por lo tanto, rigen nuestra fisiología y sus pautas conductuales frente a un entorno externo y frente a millones de estímulos. El cuerpo humano, según el conocimiento que se ha acuñado hasta ahora, cuenta con aproximadamente 25,000 genes, de ellos, aproximadamente sobre 5,000 ya pesa una patente. Otras 35,000 patentes genéticas imponen, ridículamente, propiedad sobre la constitución genómica de diversas plantas y animales, siendo uno de los casos más sonados el de Monsanto, corporación que no solo patenta especies de cultivo que han sido genéticamente modificadas en sus laboratorios, sino que también busca apropiarse de los derivados que de ellos resultan e incluso de lo que se alimenta de estos: cereales, aceites, cerdos, vacas.

¿Pero quiénes ejercen el acto de posesión sobre nuestra genéticas? ¿Quiénes son nuestros propietarios? En buena medida estas patentes han sido adquiridas por empresas de la siempre obscura Big Pharma. Sí, la industria farmacéutica adquiere estas patentes, a través de la inversión y el cabildeo de millones de dólares. Lo anterior les representa la monopolización de las investigación a profundidad de dichos genes, eliminando cualquier posibilidad de que grupos independientes se familiaricen con ellos y propongan tratamientos alternativos a los de las clásicas medicinas alópatas. De esta forma sus patentes genéticas se desdoblan en un control absoluto del mercado de la curación, ya que adquieren la exclusividad para investigar ciertas porciones de nuestra naturaleza genómica.

Actualmente está por concluir la producción del documental Who Owns You? (¿Quién te posee?), que denuncia el hecho de que Estados Unidos ha autorizado patentes sobre una buena porción de nuestro código genético. De seguir esta tendencia, pronto seremos propiedad fisiológica de las obscuras farmacéuticas. El documental, a su vez, está basado en el libro del mismo nombre del Dr. David Koepsell.

¿Será la era del copyright genético parte de nuestro futuro cercano?

 

Prosopagnosia: cuando te ves en el espejo y no te ves a ti

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2010

Esta rara e incurable enfermedad hace que los que la padecen no se acuerden de los rostros de los demás, hasta el punto de que ellos mismo pueden parecer como extraños nunca vistos

Imagina ver en el espejo y ver un extraño, esa podría ser la situación existencial más bizarra –casi insondable, la otredad permamente-. Esta condición es parte de la vida cotidiana de algunas personas con una rara enfermedad incurable, conocida como prosopagnosia.

La gente con prosopagnosia, también conocida como ceguera facial, no pueden reconocer las caras, algunas veces incluso la de sus amigos y su familia y hasta la de sus amigos.

En la edición de esta semana del New Yorker, el famoso neurólogo, Oliver Sacks, habla de su lucha con esta enfermedad. De cómo es muy bueno para describir la ropa, la voz, y otros aspectos, pero no le pidas que se acuerde de tu cara.

Sacks relata el caso de un hombre que agarró la cabeza de su esposa pensando que era un sombrero: The man who mistook his wife for a hat. O el de la modelo Zoe Hunn que podría caer en una paradojo estilo Nárciso, al no reconocer su rostro y ver una linda chica en el espejo visitándola desde un mundo interior como el País de las Maravillas, podría enamorarse de sí misma.

Como diría la vieja frase popular mexicana: estás viendo y no ves.

Más info en CBS