*

X

¿Quién te posee? ¿Sabías que el 20% de tus genes están patentados?

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2010

En la era de las patentes, encabezada por Estados Unidos, existen miles que repercuten sobre el genoma humano y el documental Who Owns You? lo denuncia

En un dato que consagra el lado bizarro de nuestra actualidad, resulta que la libertad de tu genética no existe, al menos no para el gobierno de Estados Unidos, que ha permitido que sean patentados 40,000 rasgos genéticos incluidos en el genoma humano. Lo anterior equivale al 20% de nuestra constitución. Y lo peor es que aún existen tres millones de solicitudes similares todavía sin resolución.

Los genes son una especie de protocolos que definen nuestro programa genético y, por lo tanto, rigen nuestra fisiología y sus pautas conductuales frente a un entorno externo y frente a millones de estímulos. El cuerpo humano, según el conocimiento que se ha acuñado hasta ahora, cuenta con aproximadamente 25,000 genes, de ellos, aproximadamente sobre 5,000 ya pesa una patente. Otras 35,000 patentes genéticas imponen, ridículamente, propiedad sobre la constitución genómica de diversas plantas y animales, siendo uno de los casos más sonados el de Monsanto, corporación que no solo patenta especies de cultivo que han sido genéticamente modificadas en sus laboratorios, sino que también busca apropiarse de los derivados que de ellos resultan e incluso de lo que se alimenta de estos: cereales, aceites, cerdos, vacas.

¿Pero quiénes ejercen el acto de posesión sobre nuestra genéticas? ¿Quiénes son nuestros propietarios? En buena medida estas patentes han sido adquiridas por empresas de la siempre obscura Big Pharma. Sí, la industria farmacéutica adquiere estas patentes, a través de la inversión y el cabildeo de millones de dólares. Lo anterior les representa la monopolización de las investigación a profundidad de dichos genes, eliminando cualquier posibilidad de que grupos independientes se familiaricen con ellos y propongan tratamientos alternativos a los de las clásicas medicinas alópatas. De esta forma sus patentes genéticas se desdoblan en un control absoluto del mercado de la curación, ya que adquieren la exclusividad para investigar ciertas porciones de nuestra naturaleza genómica.

Actualmente está por concluir la producción del documental Who Owns You? (¿Quién te posee?), que denuncia el hecho de que Estados Unidos ha autorizado patentes sobre una buena porción de nuestro código genético. De seguir esta tendencia, pronto seremos propiedad fisiológica de las obscuras farmacéuticas. El documental, a su vez, está basado en el libro del mismo nombre del Dr. David Koepsell.

¿Será la era del copyright genético parte de nuestro futuro cercano?

 

Te podría interesar:

Control mental milenario: parásitos que influyen en la mente de sus anfitriones

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2010

El control mental no es una práctica exclusiva de gobiernos y corporaciones sino que fue inaugurada por ciertos parásitos hace millones de años

Una práctica que muchos de nosotros suponíamos monopolizada por algunos gobiernos y sus amigos (Big Pharma, Big Media…) resulta que también la comparten algunos otros seres, y no sólo eso, sino que la inauguraron hace millones de años: los parásitos. Anteriormente esta teoría ya se había manejado por diversos científicos, pero ahora ya han confirmado la existencia de estas dinámicas a través de fósiles.

Los parásitos son una variable obligada en todas las formas de vida que conocemos ya que aparentemente cualquier organismo vivo, con excepción de los propios parásitos, esta sometido a uno. Además, si bien el antropocentrismo científico nos condujo a pensar durante décadas que el ser humano era el último eslabón de la cadena de depredación, lo cierto es que ese codiciado lugar más bien esta controlado por estos seres microscópicos. “Ahora nos damos cuenta que la vida en la Tierra gira en torno de los parásitos, cada organismo vivo independiente es victimado por al menos un parásito” afirma David Hughes, ecologista conductual de la Universidad de Harvard.

Una gran variedad de parásitos ha evolucionado una notable capacidad para ejercer un avanzado neurocontrol en el cerebro de sus anfitriones, propiciando en el organismo que los alberga conductas que favorecen su supervivencia y propagación. Un ejemplo de este obscuro bio talento es el protozoario conocido como Toxoplasma gondii, que después de instalarse en el organismo de las ratas manipula su mente para que desarrollen una atracción casi fetichista por la orina de los gatos, materia ideal para que se propaguen rápidamente. Tras este encubador original estos parásitos pueden desdoblarse a otros felinos e incluso humanos, en este último caso provocando extraños episodios de neurosis en las personas contagiadas.

Otro caso de control mental generado por parásitos es el del hongo Ophiocordyceps unilateralis que, básicamente, transforma a las hormigas en zombies. Este microscópico manipulador orilla a las hormigas a devorar las venas de las hojas, propiciando una conducta que va en contra del sentido más elemental de supervivencia de estos animales ya que al ingerir este alimento sufren de una muerte casi instantánea. Una vez muerta la hormiga, el hongo se toma por asalto la cabeza del cadáver y a partir de ahí emite esporas que permiten infectar rápidamente a otras hormigas.

Recientemente de descubrió el fósil de una hoja en lo que alguna vez fueron bosques sub tropicales alrededor de un lago en Alemania. Un grupo de palenteobotánicos se cuestionó sobre las marcas que parecían en las venas de la hoja que parecían mordidas de hormigas carpintero (Camponotus leonardi) lo cual indicaba una conducta en contra de la naturaleza de este insecto. Y fue así como finalmente llegaron a la conclusión que se trataba de un típico ataque del hongo Ophiocordyceps unilateralis que había manipulado a las hormigas para suicidarse con ese alimento y así propagarse.

Con este suceso se confirma la naturaleza parasitaria de las agendas ocultas que históricamente han perseguido el control mental de la sociedad civil, en lo que representa uno de los casos más nocivos de mimetismo del ser humano frente a la naturaleza. ¿pero que podríamos esperar de las élites gubernamentales y financieras que utilizan las prácticas más sombrías de los parásitos como manual didáctico en la persecución de sus intereses?

via Live Science