*

X

La lectura es la clave del éxito: 7 consejos para ser un mejor lector

Libros

Por: PijamaSurf - 06/23/2017

Conviértete en un gran lector con estos sencillos consejos que harán de tu experiencia lectora una experiencia aún más constructiva

Se ha repetido millones de veces: leer es la clave del éxito. Un ejemplo de ello son Bill Gates y Elon Musk, quienes dedican grandes cantidades de su tiempo a leer. Musk incluso atribuye su “conocimiento” a la manera en que ordena su repertorio de lecturas, como si construyera una bomba, dice. Por otro lado, existen estudios que han comprobado que leer reduce el estrés, incrementa la concentración y mejora la memoria a corto y a largo plazo. Elon Musk comenta:

Los beneficios de hacer sentadillas con tus músculos lectores son bastante claros. Pero, si leer es tiempo, como profesional de los negocios te digo que eso no embona; porque, cuando los “deadlines” se acercan, es imposible tener tiempo para leer y a la vez mantener la atención para poder recoger los beneficios.

Afortunadamente, expertos de la Harvard Business Review (HBR), entre otras publicaciones, han descubierto algunos trucos para que tu único hábito no sea leer sino que con tu habilidad puedas aumentar radicalmente la cantidad de tiempo que tienes para la lectura, y así recoger sus beneficios.

 

Lee las siguientes siete maneras para mejorar tus hábitos de lectura:

 

Acepta que está bien renunciar

Muchas veces tiendo a abrir un libro y encontrar que me siento incómodo con su lectura o que sus significados se me escapan de las manos, me desbordan. Sin embargo, aun así no me venzo, porque no deseo quedarme en la derrota.

Gretchen Rubin, autora del best seller The Happiness Project, así como los expertos en hábitos de la Harvard Bussines Review encontraron que “los ganadores nunca se vencen”, mentalidad que no te ayudará mucho a leer.

Tal como Rubin señala, renunciar te “brinda más tiempo para leer buenos libros. Mientras menor sea el tiempo de la lectura, más te liberas del sentido de obligación”. Alrededor de 50 mil libros son publicados cada año. ¿Por qué gastar tu tiempo en libros que ni siquiera disfrutas?

Si últimamente no disfrutas una novela, libérate de la culpa y abandónala.

 

Lee en todas partes

Stephen King, autor y gran lector, aconseja leer 5 horas al día, si es que deseas andar sobre tus propios pasos.

La Harvard Bussiness Review hizo mención de los habitos de este escritor: King lee en el camino o en el patio o en la calle. Por ejemplo, él toma su tiempo como si viera un partido de béisbol.

Para un peatón promedio, sería una locura sacar a pasear un libro. Si ellos supieran que ese mismo hábito ayudó a King a vender más de 350 millones de ejemplares de sus obras, probablemente se sentirían inclinados a regalarte un libro de bolsillo la próxima vez.

Tal como señala Neil Pasricha, participante de esta investigación, “hay minutos escondidos en cada esquina y estos agregan minutos al tiempo”. Con esto no estoy diciendo que saques a pasear una novela a la boda de tu hermana, sino que aproveches que tienes la oportunidad de leer en casi cualquier lado.

 

Mantente silencioso

La ciencia ha comprobado que cuando trabajas para una tarea o meta puede ser contraproducente compartir tus intenciones con otros. Tendrás menos oportunidades de éxito.

En un estudio del 2009 se halló que cuando jóvenes estudiantes de psicología ponían por escrito las actividades a realizar en un experimento y se las compartían al sujeto de estudio, éste sentía menos ganas de realizarlas. En el grupo de control que no compartió su lista de actividades previstas con el sujeto de estudio, éstos dedicaron mucho más tiempo a las actividades diseñadas.

Cuando las personas comparten sus metas, pierden la motivación por el trabajo. Por eso, si estas comprometido a leer más libros, pon por escrito tus metas y los pasos para llegar a ello pero no los compartas, quédatelos para ti.

 

Limita las distracciones

Pasricha lo logró mandando la televisión al sótano y colocando el librero al centro y de frente; Neil se inspiró en el experimento del psicólogo Roy Baumeister, “Galleta con chispas de chocolate y rábano”.

En este experimento del hambre, se le pidió a los sujetos resolver un rompecabezas. A unos no se les ofreció comida y a otros, galletas (con la advertencia de no comerlas). Sorprendentemente, el grupo de las galletas fue el primero que se venció, pues habían gastado toda su energía evitando las galletas.

Evita las distracciones innecesarias y construye un entorno propicio para la lectura.

 

Lee libros físicos

El consejo anterior puede aplicar, estupendamente, para favorecer a los libros físicos sobre los e-readers. Toma en cuenta que leer libros físicos puede ayudarte a limitar la distracción y a ganar, en cambio, fuerza de voluntad; todo lo contrario a cuando ocupas un dispositivo conectado a Internet, donde te encuentras otras distracciones como checar tu correo electrónico o el recetario de Pinterest.

Sin embargo, limitar las distracciones es sólo una de las razones que pueden incentivar la lectura de libros físicos contra e-novels. En estos tiempos donde todo el entretenimiento se ha mudado a las pantallas, es bueno refrescar el cerebro sosteniendo un libro entre las manos.

 

Cambia tu mentalidad

Ryan Holiday, estratega de medios y escritor, destaca que cambiar el punto de vista que tienes acerca de leer es la clave para leer más. “Lo que necesitas es dejar de pensar la lectura como algo que tienes que hacer… ésta deviene de manera natural, como respirar o comer lo es para ti. No es algo que haces porque lo sientes, sino porque es un reflejo, un defecto”, nos dice.

Un sueño no se logra deliberando sobre los cómos, sino, más bien, lo específico para llegar a lo exitoso: un deseo bien concebido siempre sucede. Esto lo puedes lograr hoy mismo cambiando tus hábitos. El truco está en desplazar la meta hacia conseguir lo que te propones para ese día, hasta lograr convertir la lectura en un hábito.

 

Busca listas previamente curadas

Decidir causa fatiga, es real. Sin embargo, esto puede devorar tu fuerza de voluntad a la hora de querer adoptar nuevos hábitos de lectura.

Además de esa decisión, también puede devorarte la abrumadora cantidad de nuevos libros que se publican cada año. Tu poder mental decaerá al leer sólo una página. Por ello, es recomendable buscar listas previamente curadas. Puedes comenzar, por ejemplo, con esta de 33 libros para leer antes de los 30 años que publicamos en Pijama Surf, o la lista de 83 libros de Joseph Brodsky para hacer de ti un conversador inteligente.

 

Es muy probable que no podamos leer 500 páginas al día como lo hace Warren Buffett, leer 50 libros en un año como Bill Gates, o devorar libros como comer galletas. No obstante, puedes utilizar estos tips para leer más libros por año, mejorar tu habilidad para absorber información, y así disfrutar los beneficios que sólo la lectura nos puede dar.

 

También en Pijama Surf: ¿Te cuesta mucho leer clásicos de la literatura? Con esta guía definitiva ya ninguno se te resistirá

La neurociencia te explica los beneficios de leer más libros al año

Libros

Por: PijamaSurf - 06/23/2017

Según la neurociencia, la lectura provocaría en el cerebro humano el óptimo funcionamiento de numerosos procesos mentales, tales como la percepción, la memoria y el razonamiento

La lectura, guarida ficticia de la realidad, es una herramienta poderosa que puede convertir la ignorancia en razonamiento, la imaginación en creatividad y el estancamiento en empoderamiento. De alguna manera, la lectura de libros resulta ser esa clave que permite “abrir los ojos” ante la realidad desde la subjetividad, siendo capaz de proyectar grandes ideas en torno a un bienestar global y general. 

Desgraciadamente, la lectura no es una de las actividades más populares en la actualidad. La Encuesta Nacional de Lectura 2012 realizada por la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura reveló que uno de cada dos hogares en México tiene entre uno y 10 libros no escolares, el 54% de los encuestados no lee cotidianamente, y el 34% no ha leído un solo libro en su vida. ¿Qué pasaría si ese 88% comenzara a leer? 

Según la neurociencia, la lectura provoca en el cerebro humano el óptimo funcionamiento de numerosos procesos mentales, tales como la percepción, la memoria y el razonamiento. Esto se debe a que al leer se activa el hemisferio izquierdo del cerebro y, por los tanto, los procesos del lenguaje y del análisis. Para Ignacio Morgado Bernal, director del Instituto de Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona de España: 

Decodificar las letras, las palabras y las frases y convertirlas en sonidos mentales requiere activar amplias áreas de la corteza cerebral. Las cortezas occipital y temporal se activan para ver y reconocer el valor semántico de las palabras, es decir, su significado. La corteza frontal motora se activa cuando evocamos mentalmente los sonidos de las palabras que leemos. Los recuerdos que evoca la interpretación de lo leído activan poderosamente el hipocampo y el lóbulo temporal medial. Las narraciones y los contenidos sentimentales del escrito, sean o no de ficción, activan la amígdala y demás áreas emocionales del cerebro. El razonamiento sobre el contenido y la semántica de lo leído activan la corteza prefrontal y la memoria de trabajo, que es la que utilizamos para resolver problemas, planificar el futuro y tomar decisiones. Está comprobado que la activación regular de esa parte del cerebro fomenta no sólo la capacidad de razonar, sino también, en cierta medida, la inteligencia de las personas.

Una vez que este conocimiento se “cristaliza” en la memoria a largo plazo, se experimenta una especie de satisfacción y bienestar debido a esta nueva información adquirida. Se trata de incluso del apareamiento de una actividad –la lectura– y una sensación –de placer– que generará la repetición de este patrón. 

Esto, en conjunto, refuerza las habilidades sociales y empáticas de las personas. En el trabajo de Keith Oatley, novelista y psicólogo de la Universidad de Toronto en Canadá, se destaca que la literatura de ficción simula en los humanos una interacción social. Oatley considera que “ese tipo de literatura, al ser como una exploración de las mentes ajenas, hace que quien lee mejore su empatía y su comprensión de los demás, algo de lo que estamos muy necesitados”. Además, debido a que la ficción trata con personajes y situaciones complejas, contribuye no sólo a disminuir el nivel de estrés del lector sino también los prejuicios generados en la cultura. 

En pocas palabras, la lectura es una especie de gimnasio mental que resulta más asequible y barato que uno para el cuerpo. Cada persona que lee (desde los niños hasta los individuos de la tercera edad) necesita elegir el tipo de lectura que más le llama la atención y le motiva –por supuesto, en función de su edad y facultades visuales.