*

X

6 simples ejercicios para incrementar tu salud mental en pocos minutos

Salud

Por: Pijama Surf - 06/06/2017

Tu mente te agradecerá estos hábitos tan sencillos como maravillosos

Todos queremos sentirnos bien (anímica y físicamente). En esta finalidad compartida existen diversos caminos para acercarnos a ello; medios, hábitos que pueden ayudarte a que sientas avances cada día. Para la mente hay tanto ejercicios físicos que refuerzan este misterioso órgano como otros que parecieran no tan ligados a éste, pero cuyos beneficios se manifiestan generosamente en su salud.

 

Mindfulness

La meditación activa las las regiones del cerebro de orden más alto, incluyendo las cortezas orbitofrontal y cingulada. También está comprobado que disminuye el estrés y, asombrosamente, tan sólo 8 semanas de meditación continua son capaces de cambiar la morfología del cerebro en las áreas de materia gris relacionadas con la memoria, la empatía y el estrés.

 

Agradecimiento

Según la ciencia el agradecimiento es básico, ya que no hace más que generar emociones positivas en ti, como felicidad, dicha y alegría. Así que comienza; siempre hay algo que agradecer, sólo es cuestión de aprender a verlo.

 

Escribir tus emociones

A veces cargamos con traumas porque no hemos sido valientes para ponerle nombre a eso que sentimos respecto a ciertas experiencias. Escribir una especie de diario de tus emociones hará que te conozcas a ti mismo y te ayudará a entenderte y a (quizá lo principal) reconocer aquello que ha sido importante en tu vida, aunque intentes bloquearlo y lo consideres como negativo.

 

Haz manualidades

Hacer algo manual, como cocinar, tejer, dibujar, etc., hace que tu cerebro produzca dopamina, la horma de la recompensa, la cual genera una sensación muy placentera; también producirás endorfinas y serotonina, la hormona del buen humor.

 

Lava tus dientes con la mano que menos usas

Está comprobado que hacer cosas con la mano que menos utilizas resulta en la expansión de la corteza de tu cerebro que procesa el sentido del tacto.

 

Haz deporte

Las personas deportistas tienen más desarrollado el hipocampo y los ganglios basales, asociados a la memoria, la acción, la conducta, la toma de decisiones y el sentido espacial.

3 claves para evitar enojarte, según la neurociencia

Salud

Por: Pijama Surf - 06/06/2017

Bloquear el enojo es contraproducente, pero existen otros métodos para cambiar este sentimiento que puede hacer que se nos nuble el panorama

El enojo, la rabia, la ira, son sentimientos en distintos niveles que pueden sacarnos de lo racional para convertirnos en seres reaccionarios, desde un lugar que carece de claridad. Si bien está comprobado que dejar ser a las emociones negativas (no estancarte en ellas sino dejar que se disuelvan) es benéfico para la salud, lo cierto es que un sentimiento como la ira puede hacerte pasar un muy mal rato con consecuencias lamentables, incluso a largo plazo.

Por ello, aprender a manejar el enojo es imprescindible en el camino de conocimiento de uno mismo. Cada día podemos acceder a herramientas que nos permitan lidiar con momentos malos, y, según la neurociencia, la clave yace bajo el hermoso velo de la compasión. Cuando una persona se sobrepasa con otra, por ejemplo (una de las principales situaciones que generan enojo), esta actitud (según dictan muchas tradiciones como el budismo) tiene su origen en la ignorancia. Es decir, alguien que comete una falta contra otro (incluso aunque sepa que está haciendo daño o disfrute del daño infringido) en realidad está siendo ignorante respecto a la propia naturaleza de la sabiduría, que es la compasión.

En lo anterior coinciden tradiciones espirituales y la ciencia, y para lograrlo distintos estudios sugieren que puedes calmar la ira haciendo un cambio de enfoque al momento de experimentar este sentimiento. Y aunque quizá lo primero que pienses es que esto es imposible, ya que te encuentras en un estado irracional, las siguientes recomendaciones podrían ayudarte a conseguirlo:

1. Distráete: si bien es cierto que cuando estás inmerso en un gran enojo es casi imposible, piensa cualquier otra cosa, como una operación matemática.

2. Ahora, no reacciones.

3. Cambia de enfoque: ten compasión por esa persona que te agrede o por los actores que provocan tal situación; piensa que el origen de su actitud es la ignorancia y sus propios problemas. Está comprobado que cambiar de enfoque hacia uno compasivo hace que tu mente experimente sentimientos más positivos.

Estudios neurocientíficos señalan que lo importante es que reenfoques la situación, no bloquear la ira, ya que ello puede ser contraproducente, pues esos sentimientos se guardan y pueden desembocar en enfermedades futuras. Así como el budismo y otras tradiciones lo señalan, la empatía y la compasión son la clave para modificar el sentimiento de ira. Recuerda: siempre hay ignorancia detrás de aquel que desemboca una situación que nos indigna. De hecho, está comprobado que cuando la mente experimenta compasión se produce la frecuencia vibratoria más alta en la mente.