*

X

Sobre la relación proporcional entre agradecimiento y emociones positivas

Por: pijamasurf - 10/20/2015

Estudios científicos recientes correlacionan el incremento de emociones positivas (felicidad, dicha, alegría) con actos de gratitud

praying-hands-1379173607ePZ

Cuando bebas agua, recuerda la fuente.

Proverbio chino

El sentimiento de gratitud ante la vida cotidiana no sólo puede ser parte de una filosofía de vida loable, funcional y que irradia conciencia; también conlleva beneficios puntuales en la psique y los flujos emocionales de aquel que lo practica.  

Tras numerosos estudios, en la prestigiosa Universidad de Berkeley en California se ha encontrado que la gratitud baja la presión arterial y disminuye los síntomas de depresión. El GGSC (Greater Good Science Center) es el centro de investigación que desde hace un par de años ha buscado conocer las ventajas derivadas de la gratitud desde diferentes enfoques: sociología, psicología y medicina.

Su objetivo ha sido dilucidar hasta qué punto la gratitud puede afectar nuestra salud y las formas en las cuáles nos relacionamos con los otros, en qué manera puede ser insertado en políticas de desarrollo y bienestar.

Thnx4.org forma parte del proyecto lanzado por el GGSC, que cuenta con un presupuesto de 5.6 millones de dólares para los 3 años de duración proyectados para realizar y analizar el diario de gratitud colaborativo con el cual pretenden demostrar que la gratitud conlleva una mayor resiliencia hacia el estrés diario.

Aparentemente algo ocurre en nuestro cerebro, y por lo tanto en nuestra realidad, cuando ejercemos el agradecimiento. Como si se tratase de una actitud o trinchera existencial que nos deja bien parados frente a, por qué no decirlo, el cosmos. Además no podemos dejar de mencionar que a fin de cuentas la gratitud, sobre todo cuando se implementa de forma tangible y habitual, termina dando vida a una herramienta ritual. Y si consideramos que los rituales funcionan –algo científicamente comprobado, entonces el acto palpable de agradecer adquiere aún mayor incidencia en nuestro mundo interior y termina proyectado en la realidad compartida. 

La idea radica en registrar los momentos y acciones por los cuales los participantes sienten gratitud, mediante publicaciones diarias vía redes sociales o correo electrónico. Los participantes reciben una respuesta inmediata en forma de tips acerca de la mejor manera de mantener ese sentimiento.

La interacción online se encuentra diseñada para no demorar más de 5 o 10 minutos diarios. Los participantes deben completar una serie de encuestas sobre tendencias afectivas antes de involucrarse en el proyecto.

El equipo de investigación del GGSC planea formar una base de datos sobre la gratitud con la información de más de mil voluntarios para a la vez socializar el poder tangible de este sentimiento, mientras se analiza el fenómeno desde una perspectiva científica e interdisciplinaria.

¿Evidencia de la existencia de aliens grises en un manual de ginecología de 1895?

Por: pijamasurf - 10/20/2015

Dibujos con escalofriante parecido a las descripciones de los aliens grises en un manual de ginecología de 1895 escrito por el obstetra y ginecólogo sueco Thure Brandt

20881327171_969ee2a08d_o

Los grises son un tipo de aliens también conocidos como “extraterrestres de Roswell”, que se definen por ser una de las formas de vida extraterrestre más conocidas en la actualidad.

Estos extraterrestres son comúnmente descritos por la ufología y las comunidades de la Nueva Era como seres cuasi antropomorfos, delgados, asexuados, de grandes ojos y de “piel” color gris que habitualmente visitan la Tierra desde planetas lejanos. Se sabe que estos aliens grises a veces secuestran a algunos seres humanos para llevar a cabo experimentos médicos y sondear sus cuerpos.

La idea de estas criaturas se enlaza con mayor frecuencia con el incidente UFO de Roswell en 1947 y la supuesta abducción alienígena de Betty y Barney Hill en 1961. Los ufólogos creen que hay al menos dos tipos diferentes de estos aliens grises.

En el libro El hombre del año un millón, de finales del siglo XIX, el escritor británico de ciencia ficción H. G. Wells describe a una humanidad transformada en una raza de seres de piel grisácea, raquíticos y cabezones. También habla de seres similares en su libro publicado en 1901 Los primeros hombres en la Luna; allí los seres nativos de la Luna (selenitas) son descritos como seres grises, con prominentes cabezas y ojos grandes y rasgados.

Si bien este tipo de seres existía en la cultura popular, incluyendo cómics y películas, es en la serie de ciencia ficción The Outer Limits donde se presenta a un grupo de personajes de aspecto grisáceo secuestrando a unas personas, esto el 10 de febrero de 1964, sólo 12 días antes de que se diera el primer reporte oficial de un encuentro con aliens grises. Los supuestos abducidos: Betty y Barney Hill.

Sin embargo, medio siglo antes de que los aliens grises echaran raíces en la conciencia popular, una serie de ilustraciones notables fueron publicadas en Die Heilgymnastik in der Gynaekologie: Und die Mechanische Behandlung von Erkrankungen des Uterus und Seiner Adnexe nach Thure Brandt, en 1895. El título, traducido del alemán como La fisioterapia en la ginecología y el tratamiento mecánico de las enfermedades del útero y sus apéndices por Thure Brandt es un manual de ejercicios ginecológicos escrito por el obstetra y ginecólogo sueco Thure Brandt.

Las ilustraciones de este texto tienen un parecido sorprendente con los aliens grises descritos por un sinnúmero de ufólogos y personas que aseguran haber tenido un encuentro cercano con alguno de estos seres. ¿Es sólo coincidencia? ¿Existen realmente estos extraterrestres? ¿Son en realidad, como algunos teorizan, una forma de la parálisis del sueño? ¿Un ginecólogo sueco de 1800 sabía algo sobre estos visitantes?

 headeraliengyno
20881324291_a08debb46f_o
20881324851_f33e0d5a74_o
20847835956_9e7dce9208_o
20687365999_6d24173447_o
20686049730_39492fd612_o
20686049330_51729b7552_o
20251519614_95768f3b0a_o
20686046060_33528afc04_o
20686047300_5061081c37_o
20686047680_d54369a5d4_o
20686048700_934ca8a42f_o
20881324411_949d778af8_o